• Buscar
Publicidad

Las primeras papillas del bebé

Las primeras papillas del bebé

Todos los expertos recomiendan la leche materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé. A partir de ese momento, ya se podrá iniciar la ingesta de sus primeras papillas. Es muy probable que al principio le cueste adaptarse a la nueva forma de comer y a la nueva textura y sabores. Necesitarás paciencia y una serie de consejos para que resulte una tarea sencilla. 

Publicidad

Índice

 

¿Cuándo empezar a dar papillas al bebé?

La alimentación del bebé es fundamental para que tenga un desarrollo y crecimiento correcto, por esta razón, hay que tener mucho cuidado con su dieta. Para ello, debes seguir las indicaciones de tu pediatra a partir del sexto mes, puesto que comienza la alimentación complementaria y necesita diversos aportes nutricionales.

Esta alimentación complementaria consiste en sus primeras papillas. No obstante, debes tener en cuenta que todavía no serán la base de su alimentación. Como su propio nombre indica, es un refuerzo o complemento de la leche materna o de fórmula.

Esta alimentación complementaria se suele empezar a los 6 meses ya que, a partir de esta edad, la leche materna sola no cubre todas las necesidades nutricionales del bebé, sobre todo respecto al hierro y el zinc. Además, el bebé ya está preparado para comer otros alimentos y ha desaparecido el reflejo de extrusión, por lo que es un buen momento.

No obstante, en bebés alimentados con leche de fórmula es posible que el pediatra recomiende empezar con esta alimentación complementaria a los 5 meses. Haz caso siempre a tu pediatra.
 

¿Qué alimentos ofrecerle primero?

En sus primeras papillas se recomienda la introducción de los siguientes alimentos:

- Los cereales son casi siempre lo primero que se incorpora en la alimentación del bebé. Se debe empezar por los que no tienen gluten –proteína presente en el trigo, la avena, la cebada y el centeno– porque los bebés no lo toleran bien y puede derivar en una celiaquía. En un primer momento, deben incorporarse en un biberón mezclados con la leche materna. Una vez introducidos estos, puedes darle cereales con gluten.

- Con la papilla de frutas también se puede empezar a partir del sexto mes. Las más empleadas son la manzana, el plátano, la pera y la manzana. Normalmente se prepara el puré para la hora de la merienda en una cantidad de entre 100 y 150 gramos. Recuerda que no debes añadir ni azúcar ni miel a la papilla de frutas.

- La verdura en puré es la primera ingesta de alimentos salados del bebé. Se introduce en el sexto mes y es aconsejable comenzar a crear el hábito en la hora de la comida. Para el primer preparado prueba a cocer una patata, media zanahoria y un poco de puerro y calabacín junto a una pequeña cucharada de aceite de oliva (en crudo). Cuando esté listo, bátelo para que no queden grumos y no le añadas sal.

- La carne puede empezar a introducirse hacia finales del sexto mes. Primero pollo, y más adelante, ternera. El pescado también se puede introducir desde los 6 meses, primero pescado blanco y luego, pescado azul.

Recuerda que debes esperar dos o tres días entre cada alimento nuevo que introduzcas por si se presentan problemas. 
 

Consejos para dar las primeras papillas

Por último, para que acepte bien su nueva forma de alimentación tienes que seguir los siguientes trucos:

- Intenta darle la primera toma cuando no tenga sueño, esté activo y sano, sin presentar ninguna molestia. La hora de la merienda es una buena opción para empezar. Después, puedes darle las papillas de cereales para merendar o cenar y, a la semana, empezar con las papillas de verduras al mediodía.

-  Se recomiendan de 2 a 3 papillas al día entre los 6 y 8 meses (desayuno, comida y cena).

- Ponle un babero que le cubra bien para impedir que se manche. Tienes que estar preparado porque el pequeño seguramente ponga todo perdido y le cueste tragar al principio, escupiendo parte de la comida.

- Compra una cucharita que sea adaptada al bebé para que no le provoque daño en sus encías y sea cómoda para él.

- Enséñale a abrir la boca para darle su primera cucharada y sonríele en esos momentos para que le parezca divertido.

- Si se niega a tomarlo, inténtalo un par de veces más, pero nunca le obligues. Tienes que tener paciencia e ir poco a poco. Prueba otro día con otro alimento.

- La AEP recomienda ofrecer los nuevos alimentos después del pecho, hasta que el bebé tenga 12 meses, para no crearle ansiedad cuando tiene hambre. A partir del año, debe ofrecerse antes para asegurar que no existe déficit nutricional.

 


Glosario

Celiaquía

Definición:

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune caracterizada por una inflamación crónica de la parte proximal del intestino delgado o yeyuno, causada por la exposición a algunos cereales con gluten en la dieta (proteína presente en el trigo, cebada, centeno, triticale, kamut, espelta y posiblemente avena -por cuestiones de contaminación cruzada-). Al ser expuesto a esta proteína, la enzima transglutaminasa tisular modifica la proteína y el sistema inmune del individuo hace una reacción cruzada en contra del intestino delgado, causando una reacción inflamatoria que causa aplanamiento de las vellosidades que recubren el intestino e interferencias en la absorción de nutrientes.

Síntomas:

Pérdida de las vellosidades normales del intestino delgado, con la consiguiente disminución de la superficie de absorción de nutrientes. Importante mejoría cuando se retira el gluten de la dieta. Síndrome de malabsorción intestinal debido a la diarrea en el 50% de los pacientes. Carencias nutritivas de hierro, vitamina B12, vitamina D. Distensión abdominal, esteatorrea y desnutrición. Talla baja (afecta el crecimiento en los niños no tratados). Dolor abdominal recurrente. Diarrea, vómitos. Vientre hinchado. Erupciones en la piel. Fatiga habitual. Depresión. Irritabilidad.

Tratamiento:

El único tratamiento a día de hoy para la celiaquía es la total y estricta ausencia de gluten en la dieta.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×