¿Con cuántos meses empiezan a comer los bebés?

¿Con cuántos meses empiezan a comer los bebés?
comparte

Los bebés comen desde que nacen, solo que, hasta los 6 meses más o menos, solo se alimentan de leche materna o de fórmula ya que no pueden asimilar otro tipo de alimentos. A partir del medio año se producen una serie de cambios en el bebé que le permiten ir introduciendo en su dieta muchas más opciones.

Los recién nacidos solo pueden alimentarse de leche materna o de leche de fórmula de iniciación ya que su sistema digestivo no es capaz de asimilar otro tipo de alimentos. Además, la leche materna es el mejor alimento posible para los bebés ya que le aporta todos los nutrientes, anticuerpos, factores de crecimiento, etc. que necesita para crecer y desarrollarse. Y las leches de fórmula imitan lo más posible a la leche materna, por lo que se acercan bastante a sus maravillosas propiedades. Por eso, el bebé solo debe alimentarse de estas leches hasta que cumpla los 6 meses.


¿Y por qué 6 meses? Por varios motivos. Por una parte, a los 5 meses el sistema digestivo del bebé madura lo suficiente como para aceptar nuevos alimentos como cereales sin gluten, fruta, verduras… pero los estudios que se han llevado a cabo en los últimos años afirman que la leche es el alimento más completo hasta los 6 meses, momento en el que el bebé requiere algunos nutrientes que la leche materna ya no puede aportarle, por eso, aunque podría empezar a comer otros alimentos antes de los 6 meses, esto no supondría ningún beneficio para él, por lo que se recomienda seguir con la lactancia materna exclusiva hasta que cumple medio año.

No te puedes perder ...

El desarrollo de tu bebé con 7 meses

El desarrollo de tu bebé con 7 meses

A esta edad, lo más frecuente es que le empiecen a salir los dientes a tu bebé, influido también por el cambio en la alimentación y la introducción de semisólidos. Su movilidad cada vez es mayor y comienza a ponerse de pie, aunque sólo con ayuda. Dentro de poco empezará a gatear y a moverse con independencia por toda la casa


Además, hacia los 6 meses se producen otros cambios en el bebé que favorecen la introducción de otros alimentos, como que desaparece el reflejo de extrusión que hace al bebé escupir comida distinta de la leche, el bebé ya puede estar sentado y es capaz de agarrar con sus manitas la comida. Por eso, todos los expertos, asociaciones y organizaciones están de acuerdo en que, aunque el bebé puede comer antes de los 6 meses otros alimentos sin que esto le cause daño, es mejor esperar a los 6 meses para beneficiarse el mayor tiempo posible de los beneficios de la leche materna. Solo en algunos casos se empezará antes con otros alimentos si el pediatra lo considera necesario.


¿Qué alimentos ofrecer primero?


Hasta hace unos años se seguía un estricto orden de introducción de los alimentos porque se pensaba que así se podía evitar el desarrollo de una alergia o una intolerancia alimenticia, pero se ha comprobado que, salvo algunos alimentos y salvo casos de niños con muchos antecedentes de alergias alimentarias, no es necesario seguir ningún orden específico. Lo que sí es fundamental es dejar pasar unos 3 o 4 días entre la introducción de un alimento y otro para comprobar que no causa ninguna reacción al bebé.


El orden habitual antes era:


5 meses: cereales sin gluten, fruta

6 meses: verdura y carne blanca

7 meses: cereales con gluten y carne roja

8 meses: pescado blanco

9 meses: yema de huevo

11 meses: clara de huevo

12 meses: leche de vaca y legumbres

18 meses: pescado azul


De hecho, es posible que tu pediatra todavía te dé un listado parecido a este para la introducción de los alimentos de tu bebé y, si bien puedes seguirlo ya que no es malo, tampoco aporta ningún beneficio extra. Lo que es importante es que no le des antes de los 12 meses leche de vaca, miel, verduras flatulentas, verduras de hoja ancha y frutos secos (que no se deben ofrecer nunca antes de los 2 años). Por lo demás, puedes empezar por el alimento que quieras, aunque lo habitual es hacerlo con los cereales sin gluten en forma de papilla. También puedes darle papilla de frutas o trocitos de fruta blanda o cocida como pera o plátano.


Una vez que el bebé se vaya acostumbrando a ingerir otros alimentos, ya sea mediante purés o trocitos, puedes ir introduciendo gradualmente carne, huevo, cereales con gluten, verduras, pescado… Las legumbres se pueden dar desde los 6 meses, pero se recomienda esperar a los 9 o 10 meses ya que pueden resultar un poco indigestas.


Si vas a seguir el método del Baby Led Weaning o alimentación dirigida por el bebé, ten cuidado con los alimentos que le ofreces ya que deben ser lo suficientemente largos para que pueda agarrarlos bien con la mano mientras se los lleva a la boca y blanditos para evitar atragantamientos. Nunca le dejes solo mientras come ya que puede ser peligroso.


Además, debes ser paciente los primeros días ya que algunos niños aceptan muy bien los nuevos alimentos, pero a otros les cuesta más, por lo que debes elegir un momento del día que esté tranquilo y hacer de este momento un juego. No puedes darle de comer con prisas y debes prepararte para que se manche tanto el niño como la trona o la cocina.


Ten paciencia y verás cómo poco a poco come más y mejor. No te preocupes por si come mucho o poco de primeras ya que la leche seguirá siendo su sustento principal.

 

 


Te puede interesar:
Muchos padres se preguntan "¿cómo calcular la altura de mi hijo?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico tales como radiografías, análisis de hormonas, etc.


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 04-10-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>