¿Cada cuánto debe comer un bebé de 4 meses?

¿Cada cuánto debe comer un bebé de 4 meses?
comparte

Con 4 meses los bebés ya son capaces de seguir unos horarios y rutinas y suelen hacer 4 tomas diurnas y una o dos por la noche, comiendo cada 3 o 4 horas. A esta edad muchas madres vuelven al trabajo y abandonan algunas tomas de lactancia materna, a pesar de que se recomienda seguir con este tipo de alimentación hasta los 6 meses.

Los bebés de 4 meses tienen estómagos un poco más grandes, comen más cantidad en cada toma y lo hacen de manera más rápida, por lo que algunas tomas pueden durar menos de 10 minutos en total. Sus horarios son más regulares y ya es posible tener unas horas más o menos fijas para darles de comer, por lo que ya sabrás cuándo te toca darle el pecho o el biberón. Lo normal es que a esta edad aguanten hasta 4 horas entre toma y toma y coman a las 8, a las 12, a las 16, a las 20 y a las 24, por lo que hacen unas 4 tomas diurnas y otra antes de irse a dormir. En cuanto a las tomas nocturnas, algunos bebés aguantan ya del tirón de 24 a 8, mientras que otros siguen despertándose al menos una vez en medio de la noche para comer. No obstante, esto no es igual para todos los bebés y algunos siguen comiendo cada 3 horas y pueden hacer 7 tomas en total.


Lo que sí es cierto para todos los bebés es que las tomas se espacian y es raro que sigan comiendo cada dos horas. Aunque sea muy comilón, lo normal es que las tomas ya no sean tan frecuentes como los meses anteriores.

No te puedes perder ...


Si toma biberón es más posible que respete estos horarios y coma solo 5 veces al día, aunque igualmente la alimentación con biberón debe ser a demanda. En cuanto a las cantidades, lo normal es que el bebé ingiera unos 74 ml de leche por cada 450 g de peso corporal al día. Es decir, si tu hijo pesa 6.000 g deberás darle casi un litro de leche repartido entre todas las tomas. Normalmente, con 4 meses toman 4 biberones al día de 200 ml y uno por la noche. Para calcularlo, puedes usar nuestra calculadora de cantidad de leche. 


Pero, como decíamos, estas son solo cantidades orientativas, debes guiarte siempre por las necesidades concretas de tu bebé y darle de comer con la frecuencia que lo requiera y las cantidades que necesite. Lo importante es que crezca de manera adecuada y su desarrollo sea correcto.


¿Y si vuelvo al trabajo?


La baja de maternidad en España es de 16 semanas, así que, a no ser que juntes días de vacaciones o los días de lactancia, tendrás que volver al trabajo cuando tu hijo apenas tenga 4 meses. Por lo tanto, no podrás seguir dándole el pecho directamente ya que habrá varias tomas en las que no estés con él, pero eso no significa que tengas que abandonar la lactancia, aunque es cierto que se vuelve más complicada.
 

Para continuar con la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses como recomienda la OMS debes sacarte leche desde las dos semanas previas a la vuelta al trabajo e ir almacenándola para tener leche guardada para que se la pueda dar su cuidador al bebé en las tomas que tú no estés presente. De igual modo, tienes que sacarte leche durante la jornada laboral para que la producción de leche no disminuya y puedes asegurarte las cantidades necesarias para el bebé, así como ir renovando la leche conservada para que siempre haya leche suficiente.


No obstante, si no puedes o no quieres sacarte leche en el trabajo, puedes optar por la lactancia mixta, es decir, darle leche materna cuando estés con el bebé y leche de fórmula en las tomas que no estés delante. Lo importante es que continúes con la lactancia, aunque no sea exclusiva, el mayor tiempo posible.


La crisis de los 4 meses


A lo largo de la lactancia se producen una serie de crisis o periodos de transición en los que se producen diversos cambios en el bebé que afectan a las tomas, pudiendo causar que el niño esté irritable y nervioso al mamar, lo que hace pensar a la mamá que no tiene suficiente leche o hay algún problema con esta.


Una de estas crisis es la de los 4 meses, que está causada por un cambio en el sueño del bebé. Esta crisis se conoce también como falsa crisis porque su causa no es un cambio en la producción de leche, sino que se debe a un cambio en las fases del sueño del bebé. A esta edad, muchos bebés que ya dormían 6 o 7 horas seguidas empiezan a despertarse más a menudo por la noche y se muestran nerviosos cuando la mamá los pone al pecho, lo que le hace pensar que se están quedando sin leche y el bebé se queda con hambre, pasando a la leche de fórmula o introduciendo los cereales sin gluten en su dieta para “saciarlos”.


Sin embargo, hay que tener en cuenta que el bebé no se despierta más porque tenga más hambre de repente por la noche, sino porque a esta edad comienzan a tener todas las fases del sueño, lo que les hace pasar más rato en un estado de semivigilia que los hace despertarse más a menudo por la noche.


Por lo tanto, no debes cambiar su alimentación nocturna ni ponerle más al pecho si ves que no tiene hambre, lo rechaza o se pone nervioso, lo que debes hacer es cogerlo, darle la mano o calmarlo con el chupete ya que lo que demanda es tu presencia y tu cariño, no más comida. En cuanto notes que se despierta y se empieza a quejar, cógelo y ponlo al pecho. Si quiere comer, bien; si no, no lo obligues y ayúdale a dormirse de nuevo. Ten mucha paciencia ya que esta fase pasará en unos días y volverá a dormir y comer como antes.

 

 


Puedes estar interesado en:
TodoPapás ha desarrollado un test para la identificación de altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.


Fuentes:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>