×
  • Buscar
Publicidad

Bebés y queso, ¿cuál es el mejor para ellos?

Bebés y queso, ¿cuál es el mejor para ellos?

El queso es un derivado de la leche que, al igual que esta, contiene calcio, por lo que es un alimento muy completo recomendable en la dieta de un bebé desde los 12 meses, aunque debes evitar los quesos muy grasos y ofrecerle queso fresco o semicurado.

Publicidad

Indice

 

¿A partir de qué edad puede comer queso un bebé?

El queso es un derivado lácteo elaborado a partir de leche cuajada de vaca, cabra, oveja u otro mamífero, mediante la acción del cuajo animal o vegetal. Además, llevan cultivos lácteos que fermentan la lactosa, y, en el caso de los quesos azules, también llevan hongos.

El queso tiene un valor nutricional muy similar al de la leche, por lo que es un alimento muy completo y recomendable para niños ya que aporta calcio, fósforo, zinc, proteínas de alta calidad y vitaminas D y A que ayudan al crecimiento de los huesos.

Sin embargo, algunos quesos tienen un alto contenido en sal y grasa saturada, por lo que conviene controlar las cantidades y los tipos de queso que ingiere el niño.

No te puedes perder ...

Y tambien:

A partir de los 12 meses los bebés ya pueden tomar leche de vaca, por lo que también pueden empezar a comer derivados de la misma como el queso o los yogures. Incluso hay pediatras que afirman que desde los 9 meses se les puede ofrecer este tipo de derivados lácteos ya que su nivel de proteínas es menor al de la leche, por lo que pueden digerirlos sin problemas desde antes del cumplir el año de edad.

Para evitar que se atragante, debes ofrecerle quesos blandos cortados en trocitos pequeños y dejar que sea él el que se los lleve a la boca, los chupe y los pruebe.

En cuanto a los bebés alérgicos, el queso no es un alimento muy alergénico ya que contiene poca cantidad de lactosa, aunque sí que podría causarle una reacción si su intolerancia a la misma es muy grave. Por eso, en estos casos es mejor darle queso sin lactosa, aunque puedes consultarlo con tu pediatra antes.


¿Qué quesos son los mejores?

- Asegúrate siempre de que el queso sea pasteurizado ya que los leches elaborados con leche cruda pueden transmitir al bebé la bacteria listeria, que puede causarles enfermedades muy serias.

- Los quesos frescos son bajos en grasas, sal y proteínas, por lo que suelen ser bien aceptados por los niños y son un buen complemento a la leche.

- Los quesitos contienen grasas de baja calidad, por lo que no son recomendables más de una vez a la semana.

- Los quesos semicurados se dejan madurar en la cámara para su secado entre 2 y 3 meses. Tienen una cantidad de agua más elevada que los quesos curados y sus macronutrientes están menos concentrados, por lo que contienen menos grasas y sal. Son los más recomendables para los niños.

- Los quesos curados tardan entre 4 y 7 meses en madurar, por lo que sus nutrientes están mucho más concentrados y contienen menos agua, lo que hace que tengan más proteínas, sal y grasas, por lo que solo se deben dar de vez en cuando a los niños.

- Los quesos viejos, cuto proceso de curación dura más de 7 meses, tienen aún más cantidad de sal y grasa, además de un sabor muy fuerte, por lo que no deben darse a los niños.

- Los quesos azules o con hongos en su elaboración no suelen estar pasteurizados, por lo que no son recomendables para niños. Su contenido en grasas y proteínas es variable y su sabor también es muy fuerte y suele resultar desagradable a los niños, por lo que tampoco se aconsejan en edades tempranas.

- A partir de los 2 años se puede empezar a dar al niño queso de cabra y de untar o quesos más grasos como cheddar o brie.

Si a tu hijo no le gusta el queso pero toma mucha leche y yogures, no hay problema, es un alimento del que puedes prescindir, aunque también puedes probar diversos tipos y presentaciones para que forme parte de su dieta. 


Te puede interesar:

La cantidad de leche para un bebé de 2 meses debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fecha de actualización: 14-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.