Bebés y azúcar

Bebés y azúcar
comparte

Los adultos tenemos que hacer un control del azúcar que ingerimos porque un exceso podría desencadenar problemas de salud, como la diabetes o la obesidad. Lo mismo ocurre con los niños y, por este motivo, hay que educarlos desde un primer momento porque, como ya todos sabemos, el azúcar es adictivo y perjudicial para la salud.

Para empezar, el azúcar es una fuente de calorías innecesarias porque no nos aporta ni vitaminas ni minerales. Sin embargo, los bebés consumen nada más empezar su alimentación complementaria una cantidad de azúcar superior a la recomendada. Esto es debido a que el azúcar ocupa una suma considerable entre los compuestos que forman parte de los alimentos aptos para bebés, como los zumos y papillas de frutas envasadas, al igual que los cereales comerciales.


Igualmente, cuando van creciendo, se les van añadiendo nuevos alimentos entre los que se encuentran las galletas, las chocolatinas, las chucherías, el cacao en polvo para la leche o los caramelos, que son casi en su totalidad azúcar. Además, muchos padres piensan que, sustituyendo el azúcar blanco por el azúcar moreno, todo se soluciona. Lo cierto es que el azúcar moreno posee vitaminas, minerales y aminoácidos, pero sus cantidades son muy insignificantes y, para que formase parte de la dieta por su aporte nutricional, habría que consumir cantidades desorbitadas del mismo.

No te puedes perder ...


Azúcar en la dieta del bebé


Partamos de la base de que no es lo mismo el azúcar que se encuentra de forma natural en los alimentos, como el caso de la fruta, que el azúcar de caña, aunque ambos lo posean en forma de glucosa y fructosa. La función y el metabolismo que se produce con ellas no es el mismo para nuestro organismo.


Además, el consumo de azúcar de un niño entre 1 y 3 años como mucho debe ser de 17 gramos de azúcar al día, alrededor de un 8% de las kcal totales que necesita tu bebé.


Consecuencias del exceso de azúcar en bebés


- En primer lugar, su consumo calórico aumentaría y sería superior al que gasta durante el día y, como resultado, subiría de peso excesivamente.


- Si aumenta de peso, lo más seguro es que se produzca hiperplasia de los adipocitos. En otras palabras, se originarán más células con la capacidad de almacenar mucha grasa que nunca logrará reducir en el transcurso de su vida.


- El páncreas también se vería afectado porque tendría que producir más insulina para absorber una pequeña cantidad de azúcar en sangre, lo que causaría una hipoglicemia y, en casos extremos, una diabetes posterior.


- Asimismo, se produciría una mala coagulación de la sangre y oxigenación celular que afectarían al crecimiento del niño.


Por último, como consejo, es mejor controlar la ingesta de azúcar e instaurar hábitos saludables desde que son pequeños ya que el azúcar puede crear adicción. 


Te puede interesar:
Las tablas de crecimiento de bebés son elaboradas por la OMS para permitir evaluar de manera rápida y precisa si un bebé dado está creciendo adecuadamente en relación a otros bebés de su misma edad.


Fecha de actualización: 28-06-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>