×
  • Buscar
Publicidad

¿A qué edad puede comer un bebé coliflor?

¿A qué edad puede comer un bebé coliflor?

La coliflor es una hortaliza básica en la alimentación infantil. Proviene de la familia de las Brassicáseas y bien cocidas y convertidas en puré o papilla son uno de los alimentos complementarios que más beneficios aportan a los pequeños, además de ser fáciles de digerir.

Publicidad

Indice

 

Introducción de la coliflor desde los seis meses

Las características de esta hortaliza, junto con el brócoli, hacen apto su consumo desde los 6 meses, cuando se comienza a introducir la alimentación complementaria siempre y cuando el médico no indique lo contrario. Algunos bebés experimentan gases al consumirlos, en ese caso se puede retrasar su ingesta unos meses más (en este aspecto el brócoli es más suave que la coliflor).

No te puedes perder ...

¿A qué edad puede comer un bebé aguacate?

¿A qué edad puede comer un bebé aguacate?

El aguacate se ha ganado un hueco en la gastronomía de casi todo el mundo. Tiene numerosos beneficios tanto para bebés como para adultos, pero ¿cuándo un bebé puede empezar a comer aguacate?

Y tambien:

 

Propiedades nutricionales de la coliflor

Las propiedades nutricionales de la coliflor son diversas, por ello aportará grandes beneficios a los bebés, aunque en algunos casos se deba esperar a que el sistema digestivo del pequeño esté más maduro. Junto con el brócoli, el repollo, las coles de Bruselas y el colinabo pertenece a las Botrytis de las Brassica oleracea dentro de la familia de las Brassicáseas. Por lo que es considerada una buena fuente de fibra, ácido fólico, vitamina B5, vitamina B6, minerales como el potasio, fósforo, magnesio y calcio, además de vitamina C. También, posee propiedades diuréticas y no tiene colesterol.

Asimismo, la coliflor es una verdura con muy bajo contenido en nitrato, está compuesta en su mayor parte de agua y su aporte calórico es mínimo ya que su contenido en grasas, proteínas e hidratos de carbono es bastante reducido. A su vez, su alto contenido en fibra es beneficioso para evitar o mejorar el estreñimiento, también ayuda a controlar y reducir las tasas de colesterol y, en las personas con diabetes, ayuda a controlar la glucemia. 

La coliflor no solo es buena para los más pequeños, durante el embarazo también aporta muchos beneficios debido a su alto contenido en folatos (vitamina B). La deficiencia de esta vitamina en las primeras semanas de embarazo puede ser perjudicial para el desarrollo del bebé pudiendo provocar defectos en el tubo neural, causando anencefalia o afectando a la espina bífida en casos muy extremos. 

Por otro lado, si la comparamos con su pariente cercano el brócoli veremos que ambas aportan vitaminas y beneficios diferentes. Este tiene un alto contenido en vitamina B2, vitamina A, vitamina C, vitamina E y fibra alimentaria, así como en diversos minerales como hierro.

También es de tener en cuenta que, si la mujer embarazada tomaba anticonceptivos orales, estos reducen la disponibilidad de folatos, por lo que es necesario que supervisen su salud para averiguar si tiene alguna carencia vitamínica.

Los niños requieren un aporte de folatos mayor al de los adultos, por ello es recomendable la introducción de estos a su dieta lo antes posible para prevenir posibles deficiencias y evitar enfermedades como la anemia megaloblástica.
 

Preparación de la coliflor para bebés

Para prepararle el puré al bebé hay que saber cocinar la coliflor. Uno de los primeros pasos es elegir productos frescos y de buena calidad y, a la hora de cocerlos, no hay que hacerlo demasiado ni con una cantidad excesiva de agua para que no se pierdan muchos minerales ni vitaminas, cocinarlo al vapor es una buena opción para evitar esto. Es importante eliminar la parte más grande y gruesa del tronco y solo hay que hervir las ramas más pequeñas y la parte de la flor. Uno de los mayores “inconvenientes” a la hora de cocinar esta verdura es el olor tan fuerte y característico que desprende por su alto contenido en azufre, por el contrario al cocinar el brócoli no se tiene este problema.

Es conveniente mezclar varias hortalizas con la coliflor como pueden ser el calabacín, las judías verdes, las patatas... todo lo que sea apto para un bebé a partir de los 6 meses. Hay que asegurarse de que el puré, una vez triturado, tenga la cantidad de agua suficiente para que la consistencia sea suave para el bebé. Poco a poco, se podrán dejar trozos de verdura más grandes para que el niño vaya comiéndolas así. A la hora de dárselo no es conveniente recalentarlo, es preferible apartarlo y dejar que se enfríe del todo para guardarlo en la nevera o congelador si no se va a comer en las siguientes 24 horas.

También se puede practicar una alimentación dirigida por el bebé en el que este se alimente por su cuenta y las hortalizas como la coliflor o el brócoli tienen la forma perfecta para que los niños las cojan con las manos sin que dominen la motricidad fina. Esto, además de proporcionarle una alimentación sana, les está ayudando de manera indirecta a mejorar el manejo de sus manos.

Lo importante en la alimentación de los pequeños, sobre todo a partir de los 6 meses, es que, desde que se comiencen a incluir alimentos a su dieta, sean ricos, variados y sanos. Acostumbrarlos desde la niñez a tener un buen paladar y comer de manera saludable será una ayuda para su salud y su futura manera de alimentarse.
 

 


Fuente:

González, Carlos (2012), Mi niño no me come, Ed. Temas de hoy.

Fecha de actualización: 17-05-2020

Redacción: Andrea Rivero

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.