Consejos para padres permisivos

Consejos para padres permisivos
comparte

Es cierto que a los padres y a las madres nadie les enseña cómo deben educar o no a sus hijos ya que es algo que con el tiempo se va aprendiendo. De hecho, a la vez que los niños aprenden también lo harán sus padres y sus madres. Además, ningún adulto es igual a otro y por eso habrá familias mucho más permisivas que otras.

¿Es esto lo correcto? Lo cierto es que en la mayoría de los casos no es lo adecuado porque generalmente en las familias con padres y madres con un estilo más permisivo la educación se basa en la falta de normas y límites. Estos padres y madres permisivos, además, son aquellos que suelen dejar total libertad al niño para que haga todo lo que quiera y en el momento que desee. Y no ejercen en ningún momento la autoridad que tienen como padres de manera que el niño no percibe límites ni pautas de comportamiento por lo que ante la ausencia de mando acaba siendo él quien toma el poder.


¿Qué pasa si el niño se hace con el poder en el hogar?


Suele ser más común de lo que creemos que los niños acaben convirtiéndose en el centro de atención de la familia. Su voluntad es lo primero, las rutinas diarias giran en torno a ellos, las tardes las adaptamos a sus actividades, los fines de semana se planifican a su gusto, la televisión está siempre puesta donde ellos quieren, las vacaciones las adaptamos a ellos y los menús del día a día también. Es por estos motivos por los que, en algunos casos, el niño comienza a percibir que la vida gira solamente en torno a él, que es el protagonista de su “propio cuento” y, como su voluntad es lo primero, acaba imponiendo su ley.

No te puedes perder ...


Lo conocemos como el Síndrome del Emperador, un síndrome que afecta a muchos niños en la actualidad en el que, además, se está produciendo un cambio en la estructura familiar y una alteración en los roles en la que en vez de ser los padres quienes llevan la autoridad son los hijos quienes llevan las riendas del día a día. Y esto, por supuesto, acarrea un grave problema porque la autoridad en el hogar cumple una labor educativa de vital importancia en la vida del niño y también en su futuro para formar personas independientes, autosuficientes y totalmente aceptadas. Es una autoridad formativa para educar en el respeto.


Una autoridad que debe ir, además, unida siempre al amor porque no se debe confundir nunca autoridad con poder pues no son sinónimos porque un padre o una madre no tiene poder sobre su hijo, pero sí autoridad para guiarle y educarle correctamente. Para ello es fundamental definir los roles en la familia y que cada uno desempeñe su papel correctamente. Esto ayudará, sin duda, a que el niño supere dicha etapa egocéntrica, la etapa del Síndrome del Emperador, que se puso de moda hace unos años para designar a los niños maleducados, caprichosos y tiranos, la mayoría de las veces consecuencia de una educación permisiva.


La permisividad, recordemos, solamente favorece la manifestación de la agresividad de nuestros hijos y con mucha frecuencia supone que estos tengan dificultades para regular por sí mismos su comportamiento, lo que puede agravarse en la adolescencia. Esta falta de normas suele llevar, más que al desarrollo de la autonomía y la madurez, a relaciones de indiferencia hacia los padres y madres, pero también a un bajo desarrollo moral que podría desencadenar ya en la adolescencia, por ejemplo, en relaciones muy pero que muy conflictivas. Por eso es fundamental prevenirlo cuanto antes.


Consejos para padres y madres permisivos


- Saber negociar. Hay que hacer un gran esfuerzo por ser buen negociador con el niño (a pesar de que él también pueda serlo).


- Conocer sus propios límites. Cuando el padre o la madre no tiene límites no sabrá ponérselo a su hijo. Es importante que el adulto conozca sus límites y sepa perfectamente cuáles son para después imponérselos al niño.


- Saber decir “no”. El estilo comunicativo de los padres ha de ser acorde con sus palabras. Esto significa que el lenguaje verbal y el lenguaje no verbal no deben contradecirse nunca.


- Mantener las decisiones. Es fundamental mantener la coherencia con lo que se hace y se piensa porque de lo contrario se perderá la credibilidad ante el menor. Esto implica también, por tanto, ser coherente con lo que uno dice o hace.


- Poner límites que tengan verdadero valor. No se debe utilizar el chantaje emocional cuando se le imponen al menor una serie de límites o normas sino simplemente hacerle ver que si se le impone eso es porque no está bien y no es adecuado actuar de esa manera.


- Ser uniforme. Hay que asegurarse de no ser permisivo en un momento y demasiado estricto en otro, pero también de no hacer promesas si uno sabe que no las va a poder cumplir.


- Por último, escuchar y mirar al niño. Cuando el niño llora, patalea o grita es probablemente porque está intentando decir algo a sus progenitores. Es importante saber escuchar y mirar al niño con atención para saber lo que le pasa realmente.


¿Qué dicen los expertos?


Para los expertos, “estos niños son un desafío distinto y superior al resto de sus hermanos que no padecieron este síndrome del emperador” y, por supuesto, “los padres y las madres víctimas de estas características especiales de sus hijos, que, en muchas ocasiones, fruto de la ignorancia, del acervo cultural que les culpabiliza por consentidores y les acusa de una crianza errónea, tienden a ignorar los síntomas precoces del problema o se autoengañan pensando en que son cosas de la edad”.


Además, tal y como los propios especialistas afirman, los grandes profesionales deberían hacer un esfuerzo por identificar precozmente a estos niños y ayudar a sus padres en su educación para que, antes de que sea demasiado tarde, puedan evitarse comportamientos violentos y perjudiciales tanto para el menor como para sus progenitores.


Fuentes:

AEP EnFamilia “Normas y límites” https://enfamilia.aeped.es/noticias/normas-limites

“Estilos de crianza: padres permisivos” http://criarenpositivo.es/estilos-crianza-padres-permisivos/

 

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>