¿Cómo saber si mi hijo fuma?

¿Cómo saber si mi hijo fuma?
comparte

A la mayoría de los padres les preocupa que sus hijos lleguen a consumir alguna sustancia que los haga adictos, y mas si son fácil de consumir, en este caso el tabaco es uno de ellos.

 

Estudios realizados demuestran que la mayoría de fumadores empiezan a consumir tabaco entre los 11 y 14 años de edad, por lo que el tabaquismo tiene una relación bastante directa con la etapa adolescente. Es sorprendente que a pesar de toda la información disponible sobre los efectos perjudiciales del tabaco sobre la salud, son muchos los jóvenes que empiezan a fumar a edades muy tempranas y muchos padres, aunque sepan identificar cuando una persona es fumadora o no, puede haber ciertos aspectos vinculados con sus hijos que se les pasen por alto. 

 

 

Sin embargo, se trata de un hábito muy peligroso, sobre todo en una etapa del desarrollo de gran vulnerabilidad física y psicológica como la adolescencia. Las consecuencias del tabaco serán visibles en la etapa adulta y no auguran precisamente un buen futuro.

 

 

Fumar también provoca una obstrucción de las vías respiratorias y disminuye la función pulmonar. Además, se ha apreciado que los jóvenes adultos que fuman desde la adolescencia tienen una frecuencia cardíaca en reposo de 2 a 3 latidos por minuto más rápida que la de los no fumadores. 

 

 

Por eso, es fundamental que los padres se mantengan atentos a los hábitos de sus hijos adolescentes, para que puedan cortar de raíz el consumo de tabaco antes de que este se convierta en un mal hábito.

 

 

Estas son algunas señales que podrían indicar que tu hijo fuma:

 

-El olor en la ropa y pelo. Si tu hijo llega a casa con olor a tabaco en la ropa puede ser indicativo de que está fumando, o de que se relaciona con gente que fuma. Presta mucha atención en que tan seguido llega con ese olor.

 

-El mal aliento. El tabaco provoca halitosis en los fumadores. Puedes detectar si tu hijo fuma por su aliento, tanto si es a tabaco.

 

-Si encuentras toallas o trapos detrás de su puerta, también podría ser indicativo de que intenta dejar su cuarto hermético para que el humo no pase al resto de la casa.

 

-Gasta más dinero. Si tu hijo ha comenzado a fumar, destinará sumas cada vez mayores a la compra de cigarrillos, por lo que es probable que te pida más dinero, pero no pueda justificar en qué lo está gastando.

 

-La ventilación en el cuarto. Si tu hijo tiene siempre la ventana de su cuarto abierta aún haciendo frío, puede ser indicativo de que fuma en la ventana.

 

-El rendimiento deportivo. Si tu hijo es o era deportista y de repente ha dejarlo de serlo, o se ha reducido su rendimiento deportivo, puede ser también indicativo de que es fumador.

 

-La tos. Si tu hijo empieza a tener tos con mucha frecuencia y sabes a ciencia cierta que no se debe a ninguna enfermedad; es posible que se deba al tabaco. No obstante no siempre es un indicador fiable.

 

-Psoriasis. La psoriasis es una erupción en la piel de color blanquecina que suele picar bastante. Las personas que la padecen suelen rascarse con frecuencia. Suele salir en brazos y piernas, y en ocasiones se suele deber al fumar grandes cantidades.

 

-El riesgo de lesión y curación más lenta. Este hábito es mucho más complicado de detectar. Fumar afecta la capacidad del cuerpo de producir colágeno, con lo cual las lesiones deportivas suelen tardar más en curar.

 

-Pérdida de sabor. Si tu hijo últimamente ha comenzado a lamentarse de que la comida no tiene mucho sabor, es probable que se deba al cigarrillo.

 

 

La comunicación y la confianza que le des a tu hijo es lo mas importante, ya que tendrás mayor detalle de sus gustos, sus interés, y ese es el momento donde tu debes apoyarlo.

 

 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×