• Buscar
Publicidad

A qué edad se puede hacer un tatuaje

A qué edad se puede hacer un tatuaje

Los tatuajes están a la orden del día y en la actualidad es muy común ver a muchas personas por la calle tatuadas, ya sea con decoraciones más llamativas o con pequeños diseños más sutiles. No es de extrañar que los más jóvenes estén un poco obsesionados con hacerse uno, pero es importante asegurarse de que no es un simple capricho.

Publicidad

Los adolescentes tienden a seguir modas y a querer sentirse parte de un grupo, es por eso que, en muchas ocasiones, se encaprichan con ciertos tipos de ropa o zapatos que a los adultos les pueden parecer horrorosos o se empeñan en que quieren hacerse un piercing o un tatuaje. Esto es algo normal y no debe suponer una enorme preocupación para los progenitores, pero eso no significa que no deban estar pendientes de sus hijos y hablar con ellos.

La necesidad de independencia, autonomía y de encontrar su propia personalidad lleva a los jóvenes a tomar decisiones riesgosas y no muy bien pensadas, pero, a veces, hay algunas cosas que quieren hacer y que tienen muy claro. Por eso los padres y las madres deberían tener en cuenta algunos aspectos y hablar con sus hijos:

Es importante que los adolescentes no sientan que sus progenitores están en su contra. Hay que sentarse a hablar y conseguir que los chavales impliquen a sus padres en sus proyectos, además de que necesitan sentir que estos están interesados. Al conseguir una buena comunicación los adultos podrán dar su opinión y esta será tenida en cuenta por sus hijos sin necesidad de que haya broncas o malas caras.

No hay que prohibirles rotundamente hacerse un tatuaje, ni argumentar la negativa con un “porque no” o “porque lo digo yo”. Es un hecho que las prohibiciones en la adolescencia solo empeoran la situación y hacen que los jóvenes tengan más ganas de hacerlo. Hay que razonar y llegar a acuerdos.

Una opción para conseguir algo de tiempo es poner metas a largo plazo. Al no poder prohibir rotundamente que se hagan un tatuaje, si no se lo hacen ahora lo harán cuando tengan la mayoría de edad, hay que intentar buscar una tregua. Por ejemplo, decir que les daréis el permiso cuando aprueben todo el curso. Si realmente es algo que quieren se esforzarán por conseguirlo.

Asimismo, hay que hacerles entender que los tatuajes no son baratos y que cuestan bastante dinero. Incitarles a ahorrar y a que entiendan que si quieren algo deben esforzarse por ello. En España la edad legal para hacerse un tatuaje es a los 18 años, cuando se cumple la mayoría de edad y, de repente, se puede beber alcohol, comprar tabaco, conducir, etc. Aun así, con un permiso firmado por la madre, el padre o el tutor legal cualquier joven a partir de los 16 años puede tatuarse o perforarse el cuerpo.

En cualquier caso, el apoyo de los progenitores es esencial cuando los adolescentes van a tomar decisiones que son (casi) para siempre. Es necesario que haya comunicación por las dos partes y que los chicos y las chicas estén seguros de que quieren tatuarse, el qué quieren tatuarse y la zona del cuerpo donde se lo van a hacer.

El apoyo y la madurez de los padres es muy importante para poder guiar a los jóvenes por el buen camino y evitar en la medida de lo posible que tomen malas decisiones. Es mejor poder aconsejarlos sobre el diseño del tatuaje, el tamaño, el estilo, la zona del cuerpo donde hacerlo...a estar de malas con los hijos y que no os dejen opinar sobre nada ni os informen de las cosas.

A la hora de hacerse un tatuaje hay que tener en cuenta y bastante claro algunas cosas:

Buscar y elegir al tatuador adecuado. Muchos de estos profesionales se especializan en un tipo de tatuaje concreto o trabajan con un tipo de tinta determinado. Por ello, además de tener claro el tatuaje que queremos para saber que buscar es una buena idea preguntar a personas de confianza que ya tengan tatuajes hecho e ir a varios estudios para comprobar que profesionales generan más confianza.

Hacerse el tatuaje en el momento adecuado. No hay que tener prisa para tatuarse y lo mejor es hacerlo en los meses de otoño e invierno. ¿Por qué? Pues porque durante estos meses la piel suele estar más cubierta y no está tan expuesta al sol ni a cremas como en los meses más cálidos. Cuidar de un tatuaje recién hecho es fundamental para que cure y cicatrice bien.

Escoger la zona del cuerpo donde hacerse el tatuaje. Aunque no debería ser así, todavía existe cierto rechazo por los tatuajes, pero cada vez es menor. Aun así, existen muchos puestos de trabajo y empresas que no ven que se luzcan tatuajes en el trabajo, así que lo mejor es escoger zonas que se puedan cubrir con facilidad. Asimismo, hay que tener en cuenta que algunas partes del cuerpo son más dolorosas que otras, por lo general donde se nota más el hueso duele más.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×