"La educación parental está aún en ciernes", José Antonio Marina, filósofo

comparte

José Antonio Marina, profesor, filósofo, escritor y rector de la Universidad de Padres online, nos habla de este proyecto, de cómo apuntarse a los cursos que imparten y de la educación de nuestros hijos. 

La inteligencia emocional y los niños

La inteligencia emocional y los niños

Los padres juegan un papel fundamental en el aprendizaje de la inteligencia emocional. La educación emocional, sobre todo en las primeras etapas, debe partir de la familia. Desde pequeños aprendemos las reacciones según lo experimentado en nuestro entorno.

TodoPapás: ¿Cómo y cuándo nace la Universidad de Padres?

José Antonio Marina: La Universidad de Padres on line nació en 2008 como respuesta a necesidad social y a una oferta que nos parecía estaba muy incompleta. La especie humana es la única que educa a sus crías, especialmente en la familia y en la escuela, pero quién forma a los padres para educar bien. Si queremos elevar la calidad de la Educación de un país, construir una nueva Escuela, tenemos que poner los cimientos más sólidos en la formación de los formadores: las familias y los docentes. Sin olvidar que también educa el entorno social y, por eso, insistimos en que para educar a un niño o una niña hace falta toda la tribu, una buena tribu. Promovemos la responsabilidad social educativa porque estamos en la Era del Aprendizaje, las sociedades que no aprendan a más velocidad que los cambios que se están produciendo, se quedarán atrás.

Vuestra página web TodoPapás es un ejemplo de que hay interés de muchas madres y padres a la hora de iniciar una crianza adecuada de sus hijos y se informan en ella por vuestro rigor. Nuestro modelo de aprendizaje on line valora vuestro trabajo, y cuenta con él ya que nuestros tutores ofrecen algunos de vuestros enlaces, pero aspira a ser más ambicioso, integral e integrado, porque su objetivo es formar a los padres para educar a sus hijos, con un aprendizaje regulado y constante, acompañándolos desde los primeros meses de sus bebés hasta que éstos alcanzan los 16 años.

TPP: ¿Cuáles son los objetivos de la UP?

JAM: Nuestro modelo, llamado Educación para el Talento, consta de 6 objetivos clave para desarrollar la inteligencia que conoce y piensa (es decir, que nuestros hijos tengan una imagen rica y veraz del mundo, y que logren un pensamiento riguroso, creativo y capaz de resolver problemas); la inteligencia que siente y actúa (para que tengan un tono alegre, optimista y resistente; así como una voluntad libre y recta, componentes ambos de la llamada inteligencia emocional); y la inteligencia que comprende y convive (con capacidad para comprender y comunicar, con talento para la convivencia, con valores); y, como meta final, el desarrollo de la Inteligencia Ejecutiva, que vendría a ser el centro de control de mando de las demás inteligencias para llevar a la práctica la mejor opción en cada caso.

Este sólido modelo está basado en todo lo que se conoce hasta el momento, y nos parece imprescindible para orientar la compleja labor de los padres (porque hay niños de crianza fácil, normal o difícil y cada chico es único). Pero, también, ofrecemos consejos y una caja de recursos o “herramientas prácticas”; y acompañamos a las familias, curso a curso, según van creciendo sus hijos, de tal modo que les ofrecemos apoyo para ir superando las diferentes etapas evolutivas, afrontando dificultades y retos, fortaleciendo a los propios padres y –a través de ellos– a sus hijos.

TPP: ¿Qué tipo de cursos se imparten en la UP? ¿Quién imparte los cursos?

JAM: Los cursos tienen una duración aproximada al curso escolar de los hijos (siete meses) y hay un curso singular para cada etapa según la edad de referencia de los hijos. Cada etapa tiene su aula digital on line. La 1 para los bebés de cero a un año, la 2 para los que tienen de uno a dos... así hasta el aula 16. Generalmente se inscriben madres y, en menor medida, aunque creciendo, padres. En muchos casos —aunque se inscribe uno solo de ellos— los cursos los siguen ambos cónyuges como solemos recomendar. Hay todo tipo de familias (nucleares, reconstituidas, monoparentales…) , y —gracias a Internet— participan desde muchos países del mundo aunque con el denominador común de comunicarnos a través del idioma castellano.


Los cursos tienen una parte teórica que cada cual lee a su ritmo, una serie de Test autocorrectivos para confirmar que se han comprendido los temas tratado y una serie de Actividades que se plantean en los foros de aula para que los padres las respondan o las realicen con sus hijos y, durante un mes, se comentan entre todos en un Foro de Aula. Cada etapa tiene un tutor personal que se hace cargo de coordinar al grupo, ofrecer sugerencias, enlaces a vídeos o a webs. Es decir, hay una comunidad de aprendizaje donde se comparten y resuelven dudas entre todos los participantes.


Es importante recordar que se estudia dentro de un Campus seguro que preserva la privacidad de los foros y de las opiniones. Para orientar ante dificultades concretas de cada niño o niña se pueden hacer consultas privadas por Notas al Tutor en un mail interno.


Además, existe una Cafetería donde todos los alumnos de cualquier aula pueden compartir sus propuestas y aportar nuevos temas, así como un Ateneo donde puede comentarse un debate, un libro o una película sugerida por su valor educativo.


A mitad de curso se ofrecen unos Seminarios externos de dos meses de duración sobre temas específicos, y para los que se abre un periodo de matriculación concreta: Nuevas tecnologías y su influencia en la educación de hoy; El talento de los Adolescentes, Resolución de conflictos, etc.

TPP: ¿Qué debe hacer un padre o madre que esté interesado en formarse en alguno de sus cursos?

JAM: Los padres que tengan interés en aprender para a educar mejor a sus hijos (especialmente porque el mundo es que cada vez es más complejo y necesitamos jóvenes con talento), pueden matricularse ahora, hasta el 12 de octubre, entrando en la web www.universidaddepadres.es. La relación calidad/precio es muy adecuada y económica e, incluso, ofrecemos becas a las familias que no puedan pagar si lo justifican.

TPP: Háblenos un poco de la teoría de la Educación del Talento.

JAM: Hemos creído siempre que el talento era innato, se tenía o no se tenía. Pero nuestra concepción del talento es dinámica y finalista. El talento es la inteligencia triunfante. No está en el comienzo sino en el final del proceso de educación. Se forja como un hábito y no es fácil de adquirir, pero sí es posible adquirirlo de forma constante. Todos los niños tienen derecho a tener éxito en algo y nuestro objetivo sería formar a los padres para que ayudaran a sus hijos a superar sus debilidades y forjar sus propias fortalezas, construyendo su propio talento y conjugándolo, del mejor modo posible, con el talento de los demás. Creemos que si implementamos bien la espiral de los seis objetivos esenciales que nos marcamos en la UP, nuestros hijos, lograrán las destrezas que conformen su Inteligencia Ejecutiva, aquella que se demuestra no solo cuando se conocen las cosas sino cuando se aplican en la práctica con éxito.

TPP: Recientemente se ha unido al proyecto de la Universidad de Padres la Fundación Edelvives. ¿En qué consiste esta nueva colaboración?

JAM: La educación parental está aún en ciernes y, en general, la causa educativa precisa de mucha colaboración. La alianza con la Fundación Edelvives supone una inyección importante de personal y de base porque están muy relacionados con una red potente de colegios en toda España y Latinoamérica. No sólo es cuestión de llegar a familias individuales a través de Internet, deseamos colaborar con las AMPAs y con las comunidades educativas de muchos colegios que sienten el aprendizaje como la necesidad más importante de nuestra era para sus hijos y para poder evolucionar como una sociedad digna.

TPP: Actualmente la paternidad y la maternidad resultan –o al menos eso parece- más complicadas. ¿No estamos preparados para ser padres? ¿Pensamos más en la educación de nuestros hijos o cuál es el problema?

JAM: Educar en entornos complejos (urbanos, tecnológicos, globales, multiculturales, contradictorios…) es, sin duda, mucho más complicado que antes. Ahora sabemos más para criar a nuestros hijos, pero a veces muy poco para lo que deberíamos saber. También existen modas, libros y tendencias opuestas, ideologizadas o permisivas en exceso. Claro que debemos pensar más y actuar mejor para saber cómo educar a nuestros hijos. Sólo el aprendizaje sereno, constante y riguroso nos hace sentirnos mejor como personas y nos faculta para actuar mejor y de forma más coherente con nuestra pareja a la hora de educar a nuestros hijos. No se trata de ser héroes, ni de ser perfectos, se trata de “sembrar con sabiduría y recoger con paciencia” como recomienda en una hermosa frase el psicólogo Augusto Cury.

TPP: Uno de los grandes retos de la mayoría de los padres es conseguir que nuestros hijos nos hagan caso… ¿Qué consejos puede dar a los padres a este respecto?

JAM: Tendríamos que aprender primero a saber las creencias erróneas de nuestros hijos cuando nos desobedecen, no sentirnos retados, pero abordar cada desobediencia con una actitud amable pero serena y firme, dentro de un contexto de normas familiares compartidas y asociadas con sus posibles consecuencias. No olvidemos que los niños están en un proceso de construcción de su personalidad y aprender a obedecer no es fácil, sobre todo si no se comprende la razón de porqué es valioso hacerlo. Démosle la oportunidad de aprender de sus errores sin riesgos, con nuestra ayuda y de forma positiva en un contexto de construcción de valores.

TPP: ¿Cómo desarrollar el talento en nuestros hijos?

JAM: Mostrándoles nuestro amor responsable, con ternura, comunicación y exigencia (suma de estímulos y límites para que eduquen su voluntad y su carácter), desarrollando sus capacidades y sus valores por el camino. Aprendiendo con vosotros, leyendo libros excelentes o, si me permiten redundar, matriculándose en la UP. Más de 20.000 alumnos han pasado ya por sus aulas y recomiendan aprender con ella.

TPP: Y por fin llega la adolescencia… una época sin duda complicada. ¿Cómo afrontar esta fase de la educación de los hijos?

JAM: Como tal vez saben vuestros seguidores, yo he sido profesor de adolescentes y creo que es una etapa fascinante para aprender y desarrollar el talento. Los chicos tienen a esta edad un cambio neurológico importante en su cerebro porque se reconfiguran las conexiones neuronales y sinapsis, un cerebro práctico que se modela de otro modo. La crisis no es hormonal como se creía, sino de origen neuronal. Es como si pasasen a conducir de la bicicleta a un coche Ferrari cuya potencia puede entusiasmarles, ayudarles a triunfar o a tener un accidente si no se controla su potencia.


Por otra parte, la inseguridad y la búsqueda de una identidad propia les hace rebelarse contra algunos modelos paternos, cambiar sus conductas de niños, no sentirse comprendidos, y aproximarse a sus iguales… pero, como digo, el potencial es tan inmenso que si les damos oportunidad de expresarse, de construir nuevas actividades de grupo, de retarlos con proyectos creativos, solidarios o tecnológicos nos sorprenderán gratamente.

Yo les pido a los padres que confíen en sus hijos, que les enseñen a pensar de forma crítica, a razonar y a dialogar, que los escuchen y que negocien con ellos lo que sea negociable sin perder lo esencial: los vínculos afectivos, manteniendo los derechos y deberes familiares. Creo en los adolescentes porque he visto que, confiando en ellos y dándoles opciones para que demuestren sus capacides, tienen más oportunidad de desarrollar su propio Talento.


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×