×
  • Buscar
Publicidad

Consejos para padres irresponsables

Consejos para padres irresponsables

Las personas irresponsables son aquellas incapaces de cumplir con sus obligaciones y tareas, descuidando aquello que deben hacer o haciéndolo de cualquier manera. En el caso de los padres irresponsables, descuidan la educación y la crianza de sus hijos, se olvidan de cosas esenciales para ellos y no comprenden las consecuencias tan graves de sus actos.

Publicidad

La irresponsabilidad es un rasgo de la personalidad habitual en los niños. Cuando somos pequeños, no somos conscientes de las consecuencias que tienen muchos de nuestros actos, ni somos capaces de aceptar la responsabilidad de las conductas realizadas o las consecuencias de los daños y fallos cometidos. La mayoría de los niños pequeños son bastante irresponsables, aunque también es cierto que hay niños muy responsables desde pequeños.


Pero, a medida que crecemos, vamos entendiendo el sentido y la importancia de la responsabilidad, sobre todo ante ciertas tareas o actividades, como las relacionadas con los estudios, el trabajo o las personas que nos rodean. Y es que ser un irresponsable a todas horas y no aceptar las responsabilidades propias de cada edad y etapa puede causarnos muchos problemas a nivel laboral, económico y personal. Despidos, problemas económicos, rupturas de pareja, etc. Por eso, es importante que, a medida que crecemos y maduramos, vayamos asumiendo nuestras responsabilidades y las consecuencias de nuestros actos.

No te puedes perder ...

10 consejos para ayudar a tus hijos a hacer frente a los exámenes

10 consejos para ayudar a tus hijos a hacer frente a los exámenes

La llegada de los exámenes finales causa insomnio, molestias estomacales, irascibilidad o nervios tanto en niños como adolescentes porque se juegan tener todas las vacaciones para disfrutar sin preocupaciones y olvidar la convocatoria de septiembre. Para evitar estas situaciones, los padres deben ser conscientes de ello y tratar de crear un ambiente idílico en el hogar y ayudar y motivar en todo lo que puedan a sus hijos.

Y tambien:


Ser responsables es importante siempre, pero sobre todo cuando somos padres. Lo bebés llegan a este mundo absolutamente dependientes de nosotros, por lo que no ocuparnos correctamente de sus necesidades básicas, tanto físicas como emocionales, puede causarles serios y graves perjuicios a corto y largo plazo. Por ejemplo, problemas de salud al no darles la medicación adecuada o no llevarlos al médico; problemas de aprendizaje al no estimularles ni llevarlos al colegio o no ayudarles a hacer sus deberes; problemas emocionales si se sienten abandonados por sus padres; problemas de conducta si sus padres no establecen una serie de normas y límites en casa; etc.


Por lo tanto, desde el momento en que nos convertimos en padres, incluso desde el embarazo, debemos asumir que nuestras responsabilidades van a cambiar y aumentar y saber cómo hacerles frente. Eso no significa que a veces no fallemos o nos equivoquemos, nadie es perfecto, pero debemos tener muy claras cuáles son nuestras responsabilidades como padres e intentar llevarlas a cabo de la mejor manera posible. Estas obligaciones serían:


- Físicas. Proporcionarle alimento, una casa, ropa, sanidad, higiene y todo tipo de cuidados que satisfagan sus necesidades básicas principales.


- Emocionales. Darle amor, cariño y seguridad para que pueda desarrollarse sin miedos ni complejos.

- De aprendizaje. Proporcionarle la mejor educación posible no solo llevándole al colegio, sino también estimulándole en casa y ayudándole con todas sus tareas escolares o problemas que puedan surgir a lo largo de la escolarización.


En cuanto se falle en alguna de estas responsabilidades, se puede afectar al desarrollo del niño, por lo que hay que cubrir todas las parcelas.


En la mayoría de los casos, la irresponsabilidad de los padres viene causada por la edad. Así, los padres adolescentes, que se quedan embarazados sin buscarlo, suelen ser mucho más irresponsables puesto que aún están creciendo y madurando. No son responsables ni con su vida, por lo que menos aún con la de sus hijos. Aunque esto no siempre ocurre, hay padres muy jóvenes que enseguida se ponen las pilas y asumen su responsabilidad de un plumazo.


Otra causa de irresponsabilidad está relacionada con las ganas de ser padre o no. Cuando una pareja o una persona busca tener un hijo, se hace a la idea de lo que eso implica y va asumiendo las responsabilidades que se le vendrán encima al nacer el pequeño. Sin embargo, ante un embarazo no deseado, el padre o la madre puede rebelarse ante ese nacimiento y no asumir que su vida tiene que cambiar y que tendrá muchas nuevas responsabilidades.


Por supuesto, también hay personas que siguen siendo absolutamente irresponsables al crecer, y lo son en todos los ámbitos, incluida la crianza de sus hijos.


¿Qué deben hacer los padres irresponsables?


1- Asume tu responsabilidad como padre y las consecuencias de tus actos. Como hemos dicho, no educar o cuidar a tu hijo adecuadamente y de manera responsable puede causarle muchos problemas. Tenlo en cuenta y replantéate toda tu vida.


2- Si te cuesta seguir las actividades diarias que debes hacer relacionadas con tu hijo, escríbelas en un papel. Haz una lista de todo lo que debes hacer cada día, hasta las cosas más nimias, para no olvidarte de nada. Despertarle, darle el desayuno, llevarlo al cole, recogerlo a las 17 horas de judo, llevarlo los martes a natación… Todas y cada una de las actividades relacionadas con tu hijo para que se no se te olvide ninguna y seas consciente de lo que debes hacer. Por supuesto, estas tareas tendrán que ser compartidas con tu pareja, así que repartíos de manera equilibrada según vuestros horarios.


3- No solo basta con cubrir las necesidades físicas de tu hijo, también debes ocuparte de sus necesidades emocionales. Para ello, debes prestar atención a todo lo que te cuenta tu hijo, preguntarle cómo le ha dio el día, escucharle de manera atenta y activa, saber qué problemas o preocupaciones tiene, sacar tiempo para jugar y estar con él y, sobre todo, demostrarle mucho amor.


Es esencial que pongas a tu hijo como una prioridad absoluta en tu vida y que te des cuenta de que eres padre y tienes unas responsabilidades esenciales. Si no puedes con todo, pide ayuda a tu pareja, tus familiares o incluso un psicólogo, pero no continúes siendo un irresponsable ni un segundo más.

 


Fuente:

Álava, Silvia (2016), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.

Fecha de actualización: 07-02-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.