×
  • Buscar
Publicidad

Cómo hacer que mi hijo sea responsable

Cómo hacer que mi hijo sea responsable

La responsabilidad es una cualidad muy beneficiosa para cualquier persona ya que permite tomar decisiones correctas sin ayuda de otros, reflexionar antes de actuar, evitar ciertos peligros, autodefenderse, valorar las consecuencias de cada acto, superarnos y mejorar, avanzar, etc.

Publicidad

Indice

 

¿Qué significa ser responsable?

Todos los padres quieren dar la mejor educación posible a sus hijos, y dentro de esas enseñanzas, uno de los valores más importantes que hay que transmitir es el de la responsabilidad. Ser responsable implica tener la capacidad de decidir apropiadamente y dentro de las normas sociales, ser autosuficiente, tener autoestima, saber defenderse y saber evitar ciertos peligros a los que llevan las decisiones irresponsables. No es sinónimo de inmovilismo y conformismo, sino de reflexión.

Se trata básicamente de enseñarles a saber escoger entre las posibles elecciones que se les planteen en la vida y, sobre todo, saber que cada elección tiene sus consecuencias y hay que responsabilizarse de ellas.

No te puedes perder ...

¿Por qué mi hijo es hiperactivo?

¿Por qué mi hijo es hiperactivo?

¿Has notado que tu hijo es bastanto inquieto? Incluso si es tu segundo hijo te habrás dado cuenta de la diferencia entre el primero y este: le cuesta mantener la concentración en cualquier cosa o cuando le pides algo te deja de escuchar a la mitad de la frase. Puede que esto le afecte en su rendimiento escolar aunque su inteligencia sea mayor al promedio.

Y tambien:

Un niño es responsable si sus actos coordinan sus propios objetivos con las necesidades de los demás sin pasar por encima de nadie; si reconoce sus errores; si lleva a cabo lo que promete hacer; si no echa la culpa a los demás sino que acepta las consecuencias de sus actos (sean buenas o malas); si es capaz de decidir por sí solo entre varias alternativas; si posee diferentes intereses y objetivos; si hace sus deberes y realiza sus tareas de la casa sin necesidad de amenazarle o castigarle para que lo haga; si puede razonar y reflexionar; si respeta y reconoce los límites impuestos.

La responsabilidad es un valor que nos ayuda a mejorar y crecer, cosechando éxitos la mayoría de las veces.

 

¿Cómo lograr que el niño sea responsable?

- Asígnale desde pequeñito ciertas tareas para que aprenda a hacerse responsable de ellas. Obviamente, estas tareas irán en consonancia con su edad.

- Nunca hagas tú sus tareas, por mucho que remolonee. Eso sí, ayúdale si no sabe hacer algo bien o le cuesta las primeras veces.

- Establece una serie de normas, límites y rutinas. Para que sean efectivas, desafiar las normas debe conllevar una serie de consecuencias negativas.

- Alábale por las cosas que hace bien: “¡Qué rápido has recogido tu cuarto!”.

- Si no entiende una orden, repítesela o explícasela hasta que le queda claro, pero una vez seas consciente de que la ha interiorizado, no se la repites, debe hacer él el esfuerzo de acordarse para no depender de ti.

- No subestimes a tu hijo.

- Ayúdale a tomar decisiones valorando las consecuencias de cada elección y buscando soluciones. Así aprenderá a hacerlo solo más adelante.

-  Desarrolla su sensación de poder, de autonomía. Cuando se tiene esa sensación se poseen los recursos y capacidades para actuar sobre las circunstancias de nuestra vida.

- Recompénsale de alguna manera cuando sea responsable (con un abrazo, un beso, un elogio, un pequeño premio…). El refuerzo positivo funciona mejor que los castigos.

- Si toma una mala decisión o se equivoca, pero intentaba hacer lo correcto, no le regañes, todos nos equivocamos. Hay que caer para aprender a levantarse.
 


Fecha de actualización: 09-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.