×
  • Buscar
Publicidad

Seguridad en la vuelta al cole

Seguridad en la vuelta al cole

El retorno de los niños a las clases implica un aumento de los desplazamientos en coche, en transporte público o escolar e incluso a pie. Con el comienzo del curso las calles de las ciudades intensifican el tráfico y se multiplican los niños y padres que a horas punta transitan por la vía pública. La atención, por lo tanto, debe extremarse, ya seamos peatones o conductores, y respecto a los más pequeños, cuanto antes aprendan a moverse con seguridad por las calles, mejor. Con estos prácticos consejos garantizarás una vuelta al cole más segura.

Publicidad

Indice

 

Si el niño va andando al cole o a la parada del autobús

Nunca debemos olvidar que los trayectos cotidianos son los más peligrosos, pues la rutina hace que el niño se confíe y baje la guardia ante los posibles riesgos. Conocer las normas básicas de circulación, así como el ejemplo de los adultos será la mejor prevención.

Antes de los 7 años, no debemos dejar nunca a los niños solos por la calle, pues aún no tienen la suficiente madurez para percibir los peligros o reaccionar ante uno. A partir de los 8 años ya son capaces de percatarse del riesgo y de la manera de evitarlo. Ya tienen cierta autonomía vial y alrededor de los 10 años pueden cruzar la calle solos.

Si bien, la supervisión de los padres cuando el niño aún necesite de su compañía, explicándoles qué es lo correcto y lo que no, es fundamental durante los primeros años, hasta que el niño al menos haya desarrollado sus habilidades, pueda manejarse solo y sea capaz de apreciar el peligro.

No te puedes perder ...

Consejos para la vuelta al cole

Consejos para la vuelta al cole

Tras las largas vacaciones de verano, es muy fácil que a los niños se les hayan olvidado las rutinas que tenían durante el pasado curso escolar, haciendo que la incorporación a las clases y a los horarios sea difícil, tanto para los niños como para los padres.

Y tambien:

La mejor forma de empezar a enseñarles es haciendo trayectos cortos con él, haciendo hincapié en las zonas donde haya que reforzar la atención. También es recomendable, si veis que un viandante no respeta las normas, explicarle que eso no es lo correcto y que él nunca debe hacerlo.

El niño siempre debe andar siempre por la acera, por la zona más alejada de la calzada o por el centro, para estar protegido si un vehículo sale súbitamente de un garaje.

En los cruces, deben mirar siempre a la izquierda y a la derecha y seguir haciéndolo mientras cruzan.

No permitas que jueguen en las entradas de los garajes ni mucho menos en la calzada.

Una vez se aprendan las señales, es preciso advertir a los niños, que los conductores no siempre las respetan, por lo que ante un paso de peatones, un stop o un semáforo en rojo, no deben descuidarse, tendrán que seguir mirando y solo cruzar cuando los vehículos estén completamente parados.

Lo más conveniente es ir al cole o a la parada de autobús por el camino más seguro, esto es, por donde más semáforos y zonas peatonales haya, aunque sea más largo. Especialmente si este va a ser el mismo cuando el niño vaya solo.

Recuérdale que la calle no es un parque donde correr, saltar o jugar libremente.

Acostumbraos a salir de casa con antelación suficiente para llegar a la escuela o a la parada del autobús sin tener que correr. Pues cuando vaya solo, si tiene que apresurarse, será más fácil que pierda la atención de los peligros del camino.

No olvides que el hecho de ir siempre por la misma ruta genera en el niño una confianza que le hace más vulnerable a los peligros.

 

Si el niño va al colegio en un coche

Es fundamental que entienda que las normas de seguridad también le afectan a él como pasajero, por lo que no está de más que aproveches los viajes en coche hasta el cole para enseñarle seguridad vial, poco a poco irá aprendiendo y adquiriendo estas nociones y las tomará como parte de su rutina. 

Al entrar y salir del automóvil, nunca deben hacerlo por el lado de la calzada.

Antes de abrir la puerta tendrán que vigilar que no pase ningún peatón junto al coche.

Para evitar que el niño, sin proponérselo, distraiga al conductor, procura mantenerle entretenido con algún libro, un cuento o algún juguete.

Es importante no colocar objetos voluminosos en la parte trasera que puedan afectar la visibilidad del conductor.

No permitas que jueguen con las manecillas que abren las puertas. Si el coche cuenta con seguro de niños actívalo.

Nunca dejes que saquen los brazos por las ventanillas.

Asegúrate siempre de que los niños viajan con los sistemas de retención correctos. Estos han de escogerse en función de la talla del niño y colocarse siguiendo el manual de instrucciones.
 


Fuente: Dr. Mateu Sancho

Fecha de actualización: 19-03-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.