×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué sillita escogemos? Todas las pistas para acertar

¿Qué sillita escogemos? Todas las pistas para acertar

A pesar de la gran variedad de sillitas de seguridad infantiles que se encuentran en el mercado, no todos los modelos son compatibles con todos los vehículos. El requisito fundamental es que la silla esté homologada y que cumpla con la estricta reglamentación europea.

Publicidad

Indice

 

Existe una serie de pautas básicas para elegir una buena sillita de seguridad: que sea fácil de usar por los padres o cuidadores, que se ajuste correctamente a los asientos del automóvil, que sea compatible con los cinturones de seguridad del vehículo y que tenga un tamaño adecuado al niño. A este respecto, existe una clasificación por grupos definida por la normativa europea.
 

Clasificación por tallas y pesos

La normativa europea ECE 44 establece la división en grupos de las sillas de seguridad en función de la edad y el peso del bebé. Pero el parámetro definitivo a la hora de saber qué tipo de silla escoger es el peso y la estatura del niño, siendo la edad algo meramente orientativo.

- El primer grupo o grupo número 0 está formado por aquellas sillas para niños de hasta 12 meses y con un peso de 0 a 3 Kg. El sistema óptimo para este grupo es el del asiento en sentido contrario y con una inclinación de 45º.

- El segundo grupo o grupo número 0 + está formado por aquellas sillas para niños de hasta 15 meses y con un peso de 3 a 13 Kg. El sistema óptimo para este grupo es el del asiento en sentido contrario y con una inclinación de 45º.

- El tercer grupo o grupo número 1 está formado por las sillas para niños de entre 12 meses y 3 años y con un peso de entre 9 y 18 Kg. El sistema óptimo para este grupo es el del asiento convertible mirando hacia atrás, y el tipo de sistema alternativo el asiento convertible hacia delante.

- Por último, el cuarto grupo o grupo número 2 está compuesto por aquella sillas para niños de entre 3 y 6 años que pesen de los 15 a los 25 Kg. El sistema óptimo es el asiento convertible mirando hacia delante y el sistema alternativo es el cojín elevador con respaldo.

No te puedes perder ...

Tatuajes, piercings y embarazo

Tatuajes, piercings y embarazo

Si tu deseo es el de hacerte un piercing o un tatuaje durante el embarazo, la posibilidad de cumplirlo o no dependerá del criterio que cada centro tenga.

Y tambien:

 

 

Algunas recomendaciones sobre sillas de coche para el bebé

A tener en cuenta especialmente son las siguientes recomendaciones respecto del uso de las sillitas de seguridad para niños:

1. Los niños deben mirar hacia la parte trasera del vehículo hasta que pesen 9 kilos y tengan 1 año de edad para reducir el riesgo de lesiones en la columna vertical en caso de choque. Los niños que pesan 9 kilos antes del año de edad deben mirar hacia atrás en una sillita convertible o en un sillita para bebés aprobada para pesos mayores a 9 kilos hasta que cumplan un año de edad.

2. La sillita de seguridad en el automóvil que mira hacia atrás no debe ubicarse en el asiento delantero de ningún vehículo equipado con bolsa de aire (airbag).

3. Los bebés prematuros y pequeños no deben colocarse en los asientos de seguridad con protectores, almohadillas abdominales o apoyabrazos que en caso de impacto pudieran estar en contacto directo con el rostro y el cuello del bebé.

4. En las sillitas de seguridad para bebés que miran hacia atrás, las correas de los hombros deben colocarse en las ranuras más bajas hasta que los hombros del bebé se encuentren por encima de las ranuras. El arnés debe estar ajustado y el clip sujetador de los asientos de seguridad del auto debe colocarse en el centro del pecho del bebé, no en el abdomen o en el área del cuello.

5. La sillita de seguridad del coche debe reclinarse hasta la mitad, a unos 45 grados. Se debe utilizar un ángulo mayor si el bebé tiene más de seis meses. Hasta que se puedan realizar las modificaciones técnicas para evitar este problema, una opción muy recomendable es insertar un rollo firme de tela o de diario debajo del asiento de seguridad del auto debajo de los pies del bebé, de tal manera que se logre este ángulo.

6. Se debe utilizar un asiento de seguridad convertible, que se reclina y se coloca mirando hacia atrás para un bebé de 1 año de edad y 9 kilos de peso. Pero si se trata de un niño mayor de un año que pesa entre 9 y 18 kilos se ha de colocar semi erguido y mirando hacia adelante, siempre y cuando el niño quepa bien (esto es, con las orejas por debajo de la parte superior de la parte trasera del asiento y los hombros por debajo de las ranuras de la correa del asiento).

7. En el caso de que el niño no entre en el asiento de seguridad convertible y a la vez sea muy pequeño para ajustarse el cinturón de seguridad, se debe usar un asiento elevador.

8. Se recomienda el uso de un asiento elevador que se posiciona a la altura del cinturón de seguridad y que utilice una combinación de un cinturón de falda/hombro.

Éstos son los consejos principales a tener en cuenta a la hora de escoger y utilizar una sillita de seguridad infantil. Para una mayor y más concreta información sobre la colocación y uso de la sillita de seguridad infantil de tu hijo –algunas varían en función de las marcas y de los modelos- no dejes de consultar con atención la guía del fabricante, donde se exponen todos los pasos a seguir para que la seguridad de tu pequeño sea total.

 

 

 

 


Te puede interesar:

Los pesos en bebés se utilizan con el fin de con el fin evaluar de manera rápida y precisa si un bebé se está desarrollando adecuadamente.

Fuentes:

Dirección General de Tráfico (DGT).

Fecha de actualización: 14-05-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.