• Buscar
Publicidad

¿A qué edad se puede dejar solo a un niño?

¿A qué edad se puede dejar solo a un niño?

Sabemos que es bastante complicado fijar una edad legal en la que el niño se ha de poder quedar solo en casa. De hecho, la ley no contempla una edad mínima en la que se regule la posibilidad de dejar a un menor solo en una vivienda.

Publicidad

No obstante, lo que sí se contempla en el artículo 172 del Código Civil es que existe una situación de desamparo que podría ocurrir, que es la que produce de hecho o a causa del incumplimiento, o del imposible o inadecuado ejercicio de los deberes de protección establecido por las leyes para la guarda de menores, cuando estos queden privados de la asistencia moral o material.

Es por ello por lo que si la ley considera que los niños han incurrido en el desamparo de sus hijos al dejarlos en casa solos cuando aún no están preparados para ello, ello dará lugar a una sanción que podría llegar a acabar en la pena de cárcel o en la pérdida de la tutela de los hijos. Por tanto, aunque no existe una edad concreta para poder determinar si se puede o no ya quedar solo en casa, sí se valora el grado de madurez y también las capacidades necesarias para permanecer solo en el hogar.

No obstante, y dependiendo del experto con el que se trate este tema, este pensará una determinada cosa dependiendo también de su personalidad. Además, consideran en su gran mayoría que esas aptitudes no se alcanzan hasta los siete años ya que resulta bastante complicado que hasta esa edad al menos el menor sea capaz de tener conciencia de riesgo o de desenvolverse con éxito en situaciones complicadas. La gran mayoría, no obstante, consideran que el rango para poder empezar a quedarse solos en casa oscila entre los nueve y los doce años.

Existen algunos consejos, además, que podrían ayudar a los niños a ser mucho más independientes.

- Hay que enseñar a los niños a ser lo suficientemente autónomos.

- Dejarles tiempo solos, pero siempre de forma progresiva.

- Apuntarles los números de contacto.

Dejar al niño ocupado en algo.

- Dejarles la comida preparada.

- Y, finalmente, darles instrucciones claras, es decir, qué puede y no puede hacer.

Y como no existe una edad legal para comenzar a dejar al niño solo en casa, está claro que la decisión, por tanto, es de los padres. Ellos serán quienes deberán vigilar, controlar y, sobre todo, valorar la madurez del niño y la responsabilidad de sus hijos cuando es el momento idóneo para ello.

Además, antes de dejar a cualquier niño solo en una vivienda es fundamental explicarles una serie de reglas importantes para que ellos también sepan capaces de identificar un posible conflicto o problema, que puedan resolverlo por sí mismos porque cuenten con la capacidad ideal para ello tras haberles indicado algunas recomendaciones y algunos consejos por si viniese cualquier imprevisto.

Pero tened en cuenta, eso sí, que cada niño tiene una madurez diferente por lo que estará o más tarde o más temprano que el resto para quedarse solo en el hogar.

No cabe duda de que los padres necesitan también descansar de sus hijos en algún momento, aunque en realidad todo comienza entre los tres y cuatro años que será cuando comiencen a ayudarnos en algunas tareas del hogar o en ir a pedir un trozo de pan a la vecina. No obstante, y a medida que van a ir pasando los años también los más pequeños deben ir empezando a aprenderse bien los teléfonos de contacto de su madre y de su padre por si ocurriera cualquier emergencia, y la dirección de casa. Además, y a medida que va pasando el tiempo los niños deberán ser capaces de empezar a jugar solos en una habitación sin la necesidad de que un adulto les esté supervisando continuamente.

Esos periodos se pueden alargar algo más, porque podemos ir, por ejemplo, a hacer la compra y retrasarnos entre quince minutos y media hora. Poco a poco, y para ir probando si el niño es o no capaz de quedarse solo en casa, se podrá ir extendiendo cada vez más el tiempo y en vez de estar, por ejemplo, media hora fuera, pasar una hora aproximadamente. El caso aquí es ir probando e ir viendo si el niño se acostumbra o si, por el contrario, comienza a comportarse peor o está inseguro en casa y todavía no está preparado. Todos estos detalles también son cosas que los padres han de tener siempre en cuenta porque es lo mismo tampoco que se porte mal a que se sienta inseguro en su propio hogar.

Es bueno que poco a poco se vaya ampliando el horario para que vayan cogiendo la costumbre de quedarse en casa. No obstante, habrá que esperar a los diez años para que las horas se vayan ampliando. Y, por supuesto, siguiendo siempre las pautas que vosotros, sus padres, en su día les habéis ido dando. Es decir, que sean conscientes de que no pueden abrir la puerta a los extraños y que si ocurriese alguna emergencia deben llamaros siempre.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×