×
  • Buscar
Publicidad

¿Un niño puede tener la presión alta?

¿Un niño puede tener la presión alta?

Tener la presión alta suele ser señal de que algo anda mal en el cuerpo y, aunque usualmente es una condición propia de personas mayores, tu hijo también puede tener la presión alta.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

¿Qué es la presión arterial?

 

La presión arterial es la fuerza con la que la sangre fluye y ejerce su fuerza sobre las paredes de las arterias. Esto ocurre cada vez que el corazón bombea.

 

Gracias a la presión arterial nuestro cuerpo puede llevar oxígeno por medio de la sangre a todo nuestro cuerpo, además nutrientes a los órganos.

 

La presión arterial se puede medir en los dos siguientes rangos:

 

1.- Presión arterial sistólica. Esta presión ocurre cuando el corazón experimenta una contracción en su bombeo.

 

2.- Presión arterial diastólica. La presión diastólica es aquella que ocurre mientras el corazón no late, es decir, entre los latidos del mismo.

 

 

¿Qué es la presión alta?

 

Usualmente la presión alta no da señales de que algo se encuentra mal, pero esto no quiere decir que no pueda ser dañina para quien la tenga, puesto que puede causar hasta un ataque al corazón o un derrame cerebral.

 

Una presión alta se da cuando la presión que se ejerce sobre las paredes de la arteria tiene un valor mayor al correspondiente para la edad de una persona.

 

Para saber si tu hijo tiene la presión alta es necesario que conozcas los valores en los que se encuentra una presión arterial saludable, así puedes medir si está teniendo hipertensión a tan corta edad.

 

Un niño que tiene entre 2 y 5 años debe de tener una presión arterial de 125-75, mientras que un niño que tiene entre 6 y 11 años edad debe tener una presión arterial de 135-80.

 

La altura también es un factor importante para determinar cuál es la presión arterial adecuada en una persona, por ello se considera la presión arterial de las edades anteriores con una altura de 90 a 120 centímetros para los niños entre 2 y 5 años, mientras que para los niños de entre 6 y 11 años se considera una altura de entre 120 y 150 centímetros.

 

 

¿Por qué mi hijo tiene la presión alta?

 

Existen varios factores que pueden desencadenar una presión alta en un niño, pero el diagnóstico final siempre lo debe dar un médico, que será el encargado de medir la presión del niño. Si esta sale alta le pedirá que regrese en una semana, y a la tercera visita en la que obtenga un valor alto se considerará que tiene hipertensión.

 

Dentro de las causas por las que un niño puede tener presión alta están las siguientes:

 

- Obesidad infantil

 

- Altos niveles hormonales

 

- Defectos cardíacos

 

* Enfermedad renal

 

- Trastorno genético

 

 

Tratamiento presión alta en niños

 

El tratamiento depende de lo que esté causando la hipertensión, por lo que si el niño tiene sobrepeso se le va a indicar una dieta saludable y actividad física, así que debes tener mucho cuidado también con tu alimentación y cómo educas a tu hijo sobre su salud.

 

En cualquiera de los otros casos puede ser necesario medicación para tratar la causa y que así desaparezca la tensión alta.


Te puede interesar:

El percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es una variable que utilizan los pediatras para evaluar cómo se está desarrollando un bebé.


Fecha de actualización: 19-04-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad