Obesidad infantil

Obesidad infantil
comparte

El número de niños con sobrepeso es tan alarmante (unos 25 millones de niños y adolescentes) que el gobierno federal ha aprobado una ley para mejorar la calidad de la comida en las escuelas públicas, eliminar los refrescos y golosinas de las mismas, fomentar la actividad física… Todo para eliminar este problema de salud tan perjudicial

Obesidad Infantil

Obesidad Infantil

Clasificada recientemente por la OMS como enfermedad mundial, la obesidad afecta a más del 16% de los niños españoles. Sin llegar a las alarmantes cifras estadounidenses, donde una de cada cuatro personas es obesa, España encabeza junto con Gran Bretaña la lista de países europeos con mayores porcentajes de obesidad. En los últimos 15 años, la proporción de niños con este problema ha crecido en un 10%.

Aumento del número de casos

En los últimos 30 años el porcentaje de niños con sobrepeso en Estados Unidos no ha hecho más que aumentar alarmantemente. En 1980, apenas el 6,5 por ciento de los niños estadounidenses de 6 a 11 años eran obesos; sin embargo, en 2008 había ya un 30%. Hoy día, uno de cada tres niños en los Estados Unidos padece obesidad infantil. Alrededor del 32 por ciento -unos 25 millones de los niños y adolescentes estadunidenses- tienen sobrepeso o padecen obesidad, según información estadística del Centro para el Control de Enfermedades (CDC).

Aún hay mucha gente que piensa que la obesidad depende de los genes de cada persona. Es muy frecuente oír la frase: “Mi hijo está gordito por su metabolismo, toda mi familia es así”. Pero recientes estudios han acabado con esta opinión tan generalizada.

Uno de ellos es el realizado en Michigan entre 1.000 estudiantes que participaron en el Proyecto escuelas saludables, que se llevó a cabo en 13 escuelas de educación intermedia de todo el estado.

Los resultados del estudio confirmaron que los malos hábitos alimenticios y de actividad, y no la genética, son las causas subyacentes de la mayoría de los casos de obesidad en la adolescencia. Solo aquellos niños con un sobrepeso muy acusado pueden estar influidos por la genética; en el resto, las causas serán la dieta y el poco rendimiento físico diario.

Y es que de los 1.000 niños que participaron en el estudio, cerca de un tercio apuntó que había bebido un refresco el día antes, mientras que menos de la mitad dijo haber consumido dos raciones de frutas y verduras en el mismo espacio de tiempo.

En cuanto a la actividad física, sólo un tercio de todos los niños informó que había hecho una media hora de ejercicio durante cinco días en la semana previa. Los niños obesos eran mucho menos propensos que los que no lo eran a participar en un ejercicio regular o en las clases de educación física.

Efectos negativos

La obesidad trae consigo multitud de problemas asociados, tanto físicos como psíquicos:

- Alteraciones respiratorias.

- Problemas ortopédicos.

- Falta de autoestima.

- Dificultades para socializarse.

- Enfermedades cutáneas.

- Problemas cardiovasculares en la edad adulta.

- Diabetes.

- Hipertensión arterial.

- Ciertos tipos de cáncer.

Campañas del gobierno

Para contrarrestar este preocupante aumento de niños con sobrepeso, tanto el gobierno federal como los gobiernos estatales han iniciado una serie de campañas y aprobado leyes:

1- En 2010 se aprobó la Healthy, Hunger-Free Kids Act of 2010(Ley para Niños Saludables y Libres de Hambre de 2010), diseñada para fomentar la creación de menús escolares más saludables para los 31 millones de niños de todo el país que comen actualmente a través de programas basados en la escuela.Esta legislación, aprobada en el Comité de Agricultura del Senado, le permitiría al Departamento de Agricultura establecer nuevos estándares para toda la comida en las escuelas, incluyendo las máquinas expendedoras, para darle a los estudiantes opciones alimenticias más sanas.

2- En febrero de ese mismo año, la primera dama Michelle Obama puso en marcha una campaña contra la obesidad infantil para concienciar a los niños en Estados Unidos. La campaña que lleva por nombre Let´s Move (A moverse) busca alentar a los niños a que incrementen sus actividades físicas y tengan una dieta más saludable en las escuelas, e instará a que los alimentos procesados tengan información más precisa en las etiquetas. Según Michelle Obama, la campaña tiene como objetivo eliminar la obesidad infantil en una generación, ayudando a los padres a enfrentar el problema de sobrepeso en sus hijos.

3- Anteriormente también, el presidente Barak Obama firmó un memorándum que prevé la creación de un grupo especial que atienda la obesidad infantil.

Con estas medidas se espera que desaparezcan de las escuelas la comida chatarra, incluyendo refrescos y las frituras del almuerzo. Que los cereales no tengan más de 5 gramos de azúcar; que la leche no tenga un nivel alto de grasa; menos carnes rojas y más verduras y frutas.

Recomendaciones

La obesidad se puede prevenir con una dieta balanceada y realizando actividad física. Además se debe seguir estas pautas:

- La dieta debe ser variada y cubrir todos los nutrientes que necesita el organismo.

- Se deben tomar al menos 5 raciones diarias de frutas y verduras.

- Los cereales deben ser la base de la alimentación, pero debe ser integrales y ricos en fibra.

- Las grasas no deben suponer más del 30% de la ingesta diaria, rediciendo al mínimo las saturadas y apostando por las poliinsaturadas.

- Las proteínas serán entre el 10 y el 15% de las calorías totales, combinando las de origen animal y vegetal.

- Modera el consumo de azúcares simples (golosinas, dulces, refrescos), tomando solo una vez por semana.

- No abuses de la sal, y que sea yodada.

- Bebe alrededor de 1,5 litros de agua al día.

- El desayuno es la comida más importante del día. Si no desayuna, el niño tendrá hambre antes de la comida y buscará golosinas y refrescos para quitarse el hambre. Además, el desayuno debe estar compuesto de fruta, lácteos y cereales.

- Se debe realizar ejercicio físico todos los días al menos 30 minutos. O 3 horas a la semana.

- Los padres deben ser el ejemplo de sus hijos. Si vosotros coméis mal, no podréis conseguir que vuestro hijo siga una dieta sana.

- Habla con tus hijos de lo importante de llevar una dieta sana y variada

- Si le cuesta comer frutas, verduras y pescado, ofrécesela dentro de platos atractivos y variados: hamburguesa de pescado, tortilla de sardinas, brochetas de fruta, tartaleta de verduras, etc.

- No elimines del todo el fast-food, las pizzas y hamburguesas una vez al mes no son malas y le alegrarás el día.


Fuente:

Centro para el Control de Enfermedades, Proyecto escuelas saludables de Michigan.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×