Síntomas y tratamiento de la aortoesclerosis

Síntomas y tratamiento de la aortoesclerosis
comparte

La aortoesclerosis o esclerosis aórtica es el desarrollo de la enfermedad de la ateroesclerosis en la aorta, la arteria más gruesa de nuestro organismo.

La ateroesclerosis es el endurecimiento de una arteria, en este caso, de la aorta, que es lo contrario de la hipervascularización, que es el aumento del tamaño de la arteria, ya que al endurecerse, se estrecha, haciendo que el paso de la sangre a través de la misma sea más complicado. Según su evolución, puede ser leve, moderada o grave. En los casos más graves puede causar incluso la muerte.


Y según su localización, se denomina aortoesclerosis abdominal o aortoesclerosis torácica, según el endurecimiento se halle en la aorta a su paso por al abdomen o el tórax.


¿Por qué se produce esta enfermedad?


Las causas principales son:


- Sedentarismo

- Obesidad

- Hipertensión arterial

- Diabetes

- Colesterol alto o hipercolesterolemia

- Consumo de tabaco y alcohol

- Herencia genética

Síntomas y tratamiento de la uveítis

Síntomas y tratamiento de la uveítis

La uveítis es una enfermedad que provoca la inflamación de la capa intermedia del globo ocular. En los niños la mayoría de las veces suele ir asociada a la artritis crónica juvenil. Un diagnostico precoz es la clave para disminuir en gran medida las posibles complicaciones.

- Edad avanzada. A medida que se envejece, la acumulación de placa estrecha las arterias y las hace más rígidas.


¿Cuáles son sus síntomas?


Los síntomas principales de la aortoesclerosis dependen de la gravedad de la misma. Si es leve o de grado 1 puede no provocar ningún síntoma. Si la enfermedad avanza puede causar dolor torácico, angina de pecho, problemas para respirar e incluso un infarto al corazón o un ataque cerebrovascular.


¿Cómo se trata la aortoesclerosis?


El tratamiento fundamental para evitar que la aorta se estreche es cambiar los hábitos de vida: hacer ejercicio a diario, bajar de peso, evitar las comidas grasas, controlar la sal, nada de tabaco y limitar el consumo de alcohol. Todas estas medidas permiten que la salud de las arterias, y de la aorta en este caso, mejore.


Además, si es necesario, se pueden recetar medicamentos para controlar la hipercolesterolemia y la tensión alta y que esta esté siempre por debajo de 140/90 mmHg. También se puede recomendar tomar ácido acetilsalicílico (aspirina) u otro medicamento antiplaquetario para ayudar a prevenir la formación de coágulos de sangre en las arterias o mantener esta más líquida.


Y, si ya se ha producido algún ataque al corazón o angina de pecho, puede ser necesario realizar algún tipo de cirugía o colocar un stent en las zonas más estrechas de la aorta para permitir el flujo constante de la sangre.


Sin embargo, todo esto deberá decidirlo el médico vascular tras realizar una serie de exámenes para ver si el paciente tiene sobrepeso o no, qué estilo de vida lleva, si tiene colesterol alto o no, y, sobre todo, qué grado de aortoesclerosis presenta.


El pronóstico depende de la gravedad y el nivel de la enfermedad, así como de si el paciente es capaz o no de modificar su estilo de vida para evitar que se siga estrechando la aorta. Si no hay cambios ni mejoras, es una enfermedad muy grave. 


Fuente:

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/arteriosclerosis-atherosclerosis/symptoms-causes/syc-20350569

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×