×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué puede comer un niño con reflujo?

¿Qué puede comer un niño con reflujo?

El reflujo es habitual en niños menores de 18 meses y en la mayoría de los casos desaparece al madurar su sistema digestivo. Pero en torno a un 10% de niños continúa con este problema pasada esta edad, desarrollando lo que se conoce como Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE), que causa acidez, náuseas, vómitos, tos después de comer, sibilancias, falta de apetito… Para evitar estos síntomas y molestias, es importante saber qué alimentos debe comer y cuáles evitar un niño que tenga reflujo.

Publicidad

Cuando comemos, el alimento pasa desde la boca hasta el estómago a través del esófago, donde el esfínter, un anillo de fibras musculares, impide que los alimentos que ingerimos vuelvan al esófago. Pero en ocasiones ese esfínter no se cierra bien y permite que el alimento vuelva a subir, produciendo el reflujo gastroesofágico que, como decíamos, es común en bebés pequeños pero que debe desaparecer hacia los 18 meses. Si no es así, provocará los síntomas antes descritos, que son muy molestos e incómodos para el pequeño.


Consejos y recomendaciones para evitar el reflujo gastroesofágico


El tratamiento del ERGE varía según la persona y la edad, aunque normalmente es suficiente con adoptar una serie de medidas referentes a la alimentación.



- La dieta del niño debe ser variada y equilibrada, potenciando las frutas, las verduras, los cereales y las legumbres.


- Debe hacer 5 comidas al día, más ligeras.


- Enséñale a masticar bien y comer lentamente.

No te puedes perder ...

Y tambien:


- Evita las comidas y bebidas que favorecen la relajación del esfínter, como las grasas, los fritos, las especias, el chocolate, el pimiento, las bebidas con gas, los cítricos o el tomate, alimentos que aumentan el ardor.


- Tampoco es conveniente que consuma alimentos difíciles de digerir o que retrasen el vaciado gástrico, ya que aumentan la inflamación de la mucosa, como las salsas o los guisos.


- Incluye en su alimentación platos que se digieran rápidamente como el puré de patatas, los plátanos, los huevos o los guisantes cocidos.


- Los carminativos (ajo, hinojo, menta, albahaca, cilantro, cebolla, zanahoria o nuez moscada) deben evitarse o reducirse.


- Los ácidos grasos omega 3 y omega 6 tienen un gran poder antiinflamatorio, así que procura que coma alimentos que los contengan como pescado azul, frutos secos, aguacate, etc.


- Intenta que cene al menos 2 horas antes de irse a la cama y eleva el cabecero de la misma unos 10 cm para evitar el reflujo por la noche. Tampoco debe tumbarse nada más comer a mediodía, es mejor esperar un rato con el tronco en posición vertical.


- Evita cocciones que irritan la mucosa estómago, como los fritos. Es mejor cocinar al vapor, al papillote, hervido, al horno o al microondas.


- Tampoco es bueno que coma los alimentos ni muy fríos ni muy calientes ya que las temperaturas extremas también pueden irritar la mucosa.


- El agua o los líquidos que tome mejor entre comidas para no aumentar el volumen del estómago.


- En cuanto a la ropa, mejor holgada y de algodón para una correcta transpiración.


- Algunas infusiones y plantas pueden ayudar a aliviar los síntomas del reflujo, como el regaliz, la malva, el llantén, la caléndula, el malvavisco o la manzanilla.


- La leche suele calmar el ardor y la acidez, así que es buena idea que beba un vaso de leche tibia después de las comidas.


- Los batidos también ayudan a aliviar el reflujo y es una buena manera de darle leche y frutas. Puedes hacer batidos con fresas, plátanos, moras… O incluso con verduras. Además, al digerirse rápidamente evitan el reflujo.


- Controla su peso ya que el sobrepeso o la obesidad aumentan las molestias del ERGE.


- Si aún así está muy molesto, el médico puede recetarle bloqueadores H2, que reducen la producción de ácido estomacal, o inhibidores de la bomba de protones, que reducen la cantidad de ácido que produce el estómago. También pueden ser necesarios los medicamentos procinéticos, que ayudan a que el músculo del esfínter esofágico funcione mejor. En casos muy raros es necesario recurrir a la cirugía.

Foto: Freepik.com


Fecha de actualización: 13-06-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.