×
  • Buscar
Publicidad

Qué hacer con un niño obeso

Qué hacer con un niño obeso

La obesidad es la gran epidemia infantil del siglo XXI en los países desarrollados, un problema grave de salud ya que la mayoría de niños obesos lo será también de adultos, lo que aumenta considerablemente sus posibilidades de padecer ciertas enfermedades graves como infartos, diabetes y algunos tipos de cáncer.

Publicidad

¿Mi hijo es obeso?


Lo mejor para saber si una persona, ya sea niño o adulto, padece sobrepeso u obesidad es calcular su Índice de Masa Corporal (IMC). Para ello, hay que tener en cuenta el peso, la altura, la edad y el sexo de la persona.


El IMC se calcula dividiendo el peso corporal en kilogramos entre la estura en metros al cuadrado (kg/(estatura m)2 ). Si el valor obtenido oscila entre 25 y 30 se considera que existe sobrepeso. Un cociente mayor a 30 se considera obesidad.


Consecuencias de la obesidad infantil


La obesidad infantil es un tema muy serio y muy grave que preocupa, y mucho, a los expertos sanitarios ya que presenta muchas consecuencias negativas para el crecimiento y desarrollo del niño, tanto a corto plazo como a largo.


Así, de pequeño puede afectar a su autoestima y a su socialización ya que los niños suelen dejar de lado y reírse del “gordito” de clase. Además, puede causarle problemas respiratorios, cutáneos, de crecimiento de los huesos, problemas para dormir, etc.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Y, una vez crezca, tiene un 75% de posibilidades de ser obeso de mayor, lo que aumenta sus posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, metabólicas como la diabetes o algunos tipos de cáncer. No hay que olvidar que la obesidad puede llegar a acortar la esperanza de vida de una persona hasta en diez años.


¿Qué hacer si es obeso?


Así que, si tu hijo tiene sobrepeso u obesidad, no pierdas tiempo y comienza un tratamiento ya que no hablamos de un problema estético, sino de un problema muy serio de salud.


- Habla primero con su pediatra para que te dé las pautas a seguir. Lo mejor es que el tratamiento sea multidisciplinario y participe en su seguimiento el endocrino, el pediatra, el nutriólogo y el psicólogo.


- Cambia sus hábitos de dieta. Debes aumentar la ingesta de frutas y verduras y eliminar totalmente la comida basura, las grasas, los fritos, los refrescos con gas y los azúcares.


- Cocina todo a la plancha, al horno o al vapor.


- La pasta, el arroz y las patatas solo una vez por semana.


 - Controla también las golosinas, chucherías y snacks salados. Solo puede tomarlos en ocasiones muy especiales como un cumpleaños.


- Debéis comer toda la familia junta para transmitirle unos hábitos alimentarios sanos. Por supuesto, eso implica que vosotros también debéis seguir una dieta sana y equilibrada. No podéis pretender que él coma frutas y verduras si vosotros no lo hacéis.


- Además, cambia la televisión y los videojuegos por el parque y los deportes. Debes acabar con el sedentarismo de tu hijo y potenciar la actividad para poder bajar de peso.


- Es fundamental que apoyéis y estimuléis al niño en todos estos cambios y alabéis todos sus progresos. El refuerzo positivo, además, le ayudará a mejorar su autoestima.


- Explícale por qué debe cambiar sus hábitos de vida y perder peso, para que no piense que es un capricho vuestro sino que es algo fundamental para su salud y felicidad.


- Si tiene más de 9 años debe hacerse responsable de estos cambios ya que ya es lo suficientemente mayor como para saber lo que puede comer y lo que no. Si él no está convencido, podría comer a escondidas alimentos perjudiciales.


- Ten paciencia y calma, los cambios no pueden implantarse de un día para otro. También la actividad física debe iniciarse de manera pausada y gradual si hasta ahora no hacía ningún tipo de ejercicio.


Te puede interesar:

Calcular la altura de un niño se puede realizar a través de una fórmula matemática que toma en consideración la altura de los padres. Sin embargo, la altura final depende de otros muchos factores por lo que es importante que el pediatra haga un seguimiento del desarrollo del niño.

Fecha de actualización: 06-10-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.