×
  • Buscar
Publicidad

Problemas visuales en niños por los videojuegos

Problemas visuales en niños por los videojuegos

Un estudio alerta de que el 30% de los problemas visuales de los niños son consecuencia del uso de videojuegos y otros aparatos electrónicos. Además, aseguran que el 33% de los jóvenes en 2020 sufrirá miopía debido al uso de dispositivos tipo consolas, tablets, ordenadores o móviles.

Publicidad

Los videojuegos son uno de los regalos más solicitados por niños y adultos, pero muchos desconocen las consecuencias que su uso abusivo puede provocar en nuestra salud.

Desde Alain Afflelou indican que alrededor del 30% de los problemas visuales de los niños que acuden a la óptica son consecuencia del uso de videojuegos y otros aparatos electrónicos. Según indica Elvira Jiménez, óptico-optometrista y master en optometría clínica de ALAIN AFFLELOU, los jugadores de videojuegos requieren de una serie de condiciones físicas como “buena agudeza visual (buena visión de lejos), visión binocular para ver una sola imagen y en profundidad, buena motilidad ocular para seguir el movimiento de los objetos, acomodación para enfocar a diferentes distancias, amplio campo visual y buena coordinación ojo-mano. Si alguna de estas habilidades nos falla, comenzaremos a tener problemas visuales como visión borrosa y/o doble, cefaleas, dolor ocular enrojecimiento e irritación, ojo seco o lagrimeo”.

Tan importante es cómo nos enfrentamos al consumo de los videojuegos como el tiempo de exposición que estamos ante ellos. Según indica la experta de ALAIN AFFLELOU, “el uso excesivo de videojuegos puede llegar a provocar variación significativa de la agudeza visual pudiendo llegar a desencadenar miopías en edad más adulta, hiperemia conjuntival o problemas de sequedad ocular”. De hecho, existen estudios que aseguran que el 33% de los jóvenes en 2020 sufrirán miopía debido al uso de dispositivos tipo consolas, tablets, ordenadores… Elvira Jiménez recomienda usarlos un máximo de 30-40 minutos y, si el juego se alarga, lo ideal es realizar descansos cada 20 minutos.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Pero no nos olvidemos, si sabemos usarlos con conocimiento, los videojuegos también tienen consecuencias positivas como la mejora de la capacidad de concentración de los niños que contribuye a mejorar la coordinación o el aumento de reflejos y la memoria visual; tanto es así, que existen videojuegos específicos para el tratamiento del ojo vago.

Para evitar cualquier tipo de complicación, desde ALAIN AFFLELOU recomiendan realizar revisiones periódicas, sobre todo en el caso de los niños, ya que realizando un examen visual completo se pueden detectar y tratar estas alteraciones a tiempo, puesto que una detección y actuación temprana son la clave para solucionar las alteraciones visuales en niños y jóvenes.

También seguir estos consejos:

- No abuses de los videojuegos más de 30-40 minutos. Combina su uso con actividades al aire libre para evitar problemas oculares

- Descansa tu vista cada 20 minutos, busca un punto lejano para no seguir enfocado en una visión de cerca

- Mientras juegas no olvides la lubricación ocular, parpadea todo lo que puedas y usa lágrima artificial en caso de sequedad o sensación de arenilla

- Para evitar reflejos, aumentar el confort y disminuir la fatiga visual, recurre al uso de tratamientosantirreflejantes en los cristales. Además, existen filtros especialmente creados para el uso de pantallas digitales, (tablets, videojuegos, ordenadores…), que absorben las longitudes de onda “tóxicas o dañinas” incrementando el contraste y facilitando la visión

- Elige videojuegos que estimulen la coordinación ojo-mano para mejorar los reflejos e intentar evitar aquellos donde la pantalla parpadee demasiado

- Mantén una distancia mínima de 45-60 centímetros respecto a la pantalla de la consola, la tablet o el móvil

- Realíza revisiones ópticas periódicas

- Recurre a tu óptico-optometrista si sientes molestias: cefaleas, dolor ocular u ojo seco


Fecha de actualización: 14-06-2020

Redacción: Elvira Jiménez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.