×
  • Buscar
Publicidad

¿Para qué sirve la vacuna del papiloma?

¿Para qué sirve la vacuna del papiloma?

Esta vacuna surgió hace unos años y provocó gran controversia en su momento, pero con el tiempo se ha comprobado que es una vacuna muy eficaz que apenas tiene efectos secundarios y ya nadie se plantea no administrarla.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es el virus del papiloma humano (VPH)?

Los papilomavirus son un grupo de más de 150 virus relacionados. Algunos de ellos causan verrugas o papilomas, es decir, tumores benignos no cancerosos. Sin embargo, otros están relacionados con ciertos tipos de cáncer genital, en especial con el cáncer de cuello de útero.

40 de estos se contagian de una persona a otra por medio del contacto sexual, bien a través de los genitales, la boca o el ano. La mayoría de las veces, el sistema inmunitario de la persona infectada suprimirá el virus, con lo que no dará lugar a ningún tipo de enfermedad. Sin embargo, las infecciones persistentes pueden desembocar en cáncer. Solo cuando persisten los virus durante muchos años (20-30) en el organismo y son de determinadas familias concretas es cuando pueden provocar un tumor maligno: el cáncer de cuello de útero o cérvix uterino y otros tumores en ambos sexos, como los faríngeos.

Estos tipos de tumor no suelen presentar síntomas en sus estados iniciales, con lo que la única manera de descubrirlos a tiempo es mediante las revisiones. De ahí la importancia de acudir anualmente al ginecólogo desde que se empiezan a mantener relaciones sexuales, ya que una infección de VPH tratada a tiempo evitará un tumor maligno.

En estas revisiones se realiza el test de Papanicolau, conocida comúnmente como citología vaginal, que permite detectar cambios celulares anormales en el cuello uterino. Es decir, la prueba de Papanicolaou detecta cambios celulares provocados por el VPH, pero no detecta la presencia del VPH en sí.


¿Cuándo debe administrarse la vacuna del papiloma?

No te puedes perder ...

Hipotiroidismo

Hipotiroidismo

La tiroides es una glándula que merece el nombre de órgano controlador, ya que es la encargada de producir hormonas tiroideas, indispensables para la regulación del metabolismo y para el correcto funcionamiento de los tejidos y los órganos.

Y tambien:

Actualmente, existen en el mercado dos vacunas aprobadas: Gardasil, Cervarix y Gardasil 9. La primera es una vacuna que protege frente a 4 tipos de VPH: el 6, 11, 16 y 18. Dos de ellos, el 16 y el 18, son dos de los virus más habituales que producen cáncer de cérvix. Cervarix, por su parte, protege solo frente al 16 y al 18. Gardasil 9 amplía esta protección al incluir nuevos tipos virales, llegando, al menos, a un 90 % de cobertura.

Las vacunas no sirven como tratamiento de las lesiones precancerosas provocadas por el virus. Tanto Gardasil como Gardasil 9 protegen también contra la infección por los papilomavirus que causan las verrugas genitales benignas.

Estas vacunas están pensadas para administrarse en niñas de entre 11 y 14 años, es decir, antes de que hayan mantenido relaciones sexuales y hayan podido contagiarse de alguno de los tipos del papiloma. De hecho, en España es gratuita en esta franja de edad. A partir de los 14, las personas que quieran vacunarse deberán pagar la vacuna.

Y es que la vacunación es eficaz especialmente si no se ha producido la infección, lo cual solo puede asegurarse cuando aún no se han iniciado las relaciones sexuales. Por esta razón, son los preadolescentes y adolescentes los que resultan más beneficiados de los efectos preventivos de la vacuna.

Una persona que ya haya sido infectada por los tipos de VPH que contienen las vacunas no responderá a la vacunación, pero sí en caso de infección por solo alguno de ellos o ante reinfecciones. Por eso, la vacuna se administra también en mujeres en las que se detecta en el test de Papanicolau algún cambio.

Por el momento no se sabe con exactitud cuánto dura la protección de la vacuna, ya que son muy recientes. Sin embargo, se piensa que la vacunación generalizada podría reducir hasta en dos terceras partes el número de muertes por cáncer de cuello uterino en el mundo, si todas las mujeres se vacunaran correctamente y si la protección resultara ser de largo plazo.

Hay que tener en cuenta que la vacuna no trata ni cura el VPH. La inyección ayuda a que una persona que ya tiene algún tipo de virus no se infecte por los otros tipos. Por ejemplo, si alguien está infectado con el tipo 11, la vacuna lo protegerá de adquirir el tipo 6, 16 y 18, pero ya no podrá hacer nada contra el otro.
 

¿Cuáles son las reacciones adversas de la vacunación?

El riesgo de que esta vacuna produzca un efecto adverso grave es extraordinariamente raro. Las reacciones adversas habituales son el dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección, y fiebre poco importante.

Además, hay que hacer ver a las chicas vacunadas que, aunque se han puesto la vacuna, deben seguir asistiendo a los controles ginecológicos rutinarios y seguir usando preservativos para evitar el contagio de otras infecciones de transmisión sexual y los embarazos no deseados.
 

¿Cuándo está contraindicada la vacuna del papiloma?

Esta vacuna solo está contraindicada cuando haya sucedido previamente una reacción alérgica grave (anafilaxia) con una dosis de vacuna contra el VPH o cuando se padezca una enfermedad importante.


¿Deben ponerse la vacuna del papiloma también los chicos?

Por el momento, la vacuna del papiloma se administra solo a chicas de menos de 14 años de manera gratuita y a algunos colectivos de hombres como portadores del VIH. Sin embargo, las asociaciones médicas aconsejan vacunar también a los chicos antes de los 14 años para evitar que transmitan el virus a las mujeres al mantener relaciones sexuales.


Fuentes:

Comité Asesor de Vacunas de la AEP: https://vacunasaep.org/familias/vacunas-una-a-una/vacuna-virus-papiloma-humano

Fecha de actualización: 08-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.