×
Publicidad

Terapia psicológica para niños de padres separados

Terapia psicológica para niños de padres separados

El divorcio puede suponer para los niños una experiencia muy traumática si no es llevado debidamente. Y aunque se puede hacer de una manera transitoria en lugar de abruptamente, este suceso seguirá haciendo que el niño se plantee muchas preguntas ¿Por qué no está papá en casa? ¿Por qué mamá no viene a recogerme al cole?

Publicidad

Aunque cueste mucho afrontar el momento, cuando una pareja decide divorciarse lo mejor es decírselo cuanto antes a los hijos para que puedan tener más tiempo para procesarlo, y antes de que puedan oír rumores o comentarios de terceras personas.

 

Como padres podéis ayudar a que vuestro hijo lo afronte de la mejor manera, ayudándole a entender que es algo inevitable, pero que no afectará al amor que sentís por él. Y para todas las dudas o preguntas que se le pasarán por la cabeza a vuestro hijo como con quién vivirá a partir de ahora, o qué ocurrir, por ejemplo, durante las Navidades, es importante que tengáis una respuesta en común, y que ambos las resolváis (con un previo consenso) para evitar dar respuestas contradictorias que le confundan más.

 

También hay que explicarles y dejadles bien claro que no es culpa suya, y que ellos no son la causa de la ruptura. No caer en la sobreprotección y tratarle acorde con su edad. Si lo sobreprotegemos por lo que ha ocurrido, no le ayudaremos a crecer y acabará comportándose siempre de forma inmadura. No hablar mal del otro progenitor e intentar ser neutral. Los niños no tienen por qué saber todos los problemas matrimoniales que existan. Además, todas las personas tienen defectos y virtudes, o eso es al menos lo que debemos tener en cuenta a la hora de hablar del otro progenitor. Siempre con argumentos reales, pero sin caer en la ficción.

No te puedes perder ...

Terapia psicológica para niños con problemas de conducta

Terapia psicológica para niños con problemas de conducta

Son muchas las causas que pueden hacer que un niño presente problemas de conducta o mal comportamiento en casa, en el colegio y, en general, en todas partes. La educación que le den sus padres, la forma de ser de estos, determinados problemas en el embarazo… pueden hacer que un niño se porte peor de lo normal para su edad y se convierta en un problema constante. En estos casos, suele ser necesario acudir a expertos para poder reconducir la conducta del niño.

Y tambien:

 

Reconocer, por ejemplo, que es buen padre o buena madre, aunque sea un desastre como pareja. Dedicar también tiempo a la comunicación y no fijar excesivas actividades para el niño, sin parar ni un momento siquiera para hablar o desahogarse. No involucrar tampoco a los hijos en cuestiones claves del proceso de separación, como custodias, dinero, etc., y tener clara la separación entre padre y pareja.

 

Como padres las tareas son principalmente las de acompañar, guiar y orientar a los hijos. Además, del mantenimiento del vínculo afectivo, de las responsabilidades de cuidado y manutención, y del poder parental. Estas funciones deben quedar siempre claras y preservadas, independientemente del proceso de divorcio o separación como pareja. Ser pareja es independiente a ser padre.

 

Hay que evitar, por tanto, tipos de educación distintos con cada progenitor. La educación debe ser coherente, consistente y rígida por parte de ambos: es lo más beneficioso para el buen desarrollo del menor. Tampoco es aconsejable que los niños comparen las normas de los padres: “Papá me deja hacer esto…”, “Mamá siempre me da eso…”

 

Además, sabiendo cuáles son los problemas que pueden surgir, estos se podrán afrontar y superar de la forma más suave posible en un proceso de divorcio con hijos. De todas formas, ante la menor complicación merecerá la pena consultar con un psicólogo profesional de la salud. Aunque aparentemente el niño esté bien, puede que necesite atención psicológica, ya que no deja de ser una situación algo traumática que deja casi siempre huella.

 

Si decidís finalmente acudir a un psicólogo porque existen tensiones a la hora de coincidir todos, ya sea en las recogidas, o en algún otro encuentro, es posible que se os aconseje el uso de un punto de encuentro familiar, aunque la derivación a estos suele realizarse casi siempre desde los órganos judiciales. Un Punto de Encuentro Familiar (o PEF) es un recurso que persigue garantizar la seguridad y el bienestar de aquellos menores que pueden verse afectados por la ruptura conyugal de sus padres. Sus objetivos son los siguientes:

 

-Proporcionar un lugar neutral para ambos progenitores, que permita prevenir situaciones de violencia en presencia del menor en las entregas o recogidas, garantizando de ese modo que el cumplimiento del régimen de visitas no suponga una amenaza para el niño y evitando que se produzcan manipulaciones y conflictos en presencia de los menores.

 

-Supervisar el cumplimiento del derecho del niño de relacionarse con ambos padres.

 

-Facilitar el mantenimiento o restablecimiento de la relación de los hijos menores de edad con su padre, madre u otros miembros significativos de su familia cuando ésta se encuentra deteriorada.

 

-Llevar a cabo un seguimiento de la conducta del menor y de posibles problemas físicos o emocionales que pudieran detectarse en el niño.

 

-Proporcionar asesoramiento y orientación a los padres para mejorar las relaciones con sus hijos.

 

- Hacer menos traumática la entrega o recogida del menor, y minimizar la sensación de desatención de este en el tiempo de espera del intercambio, al incluirle en un programa de actividades lúdico-educativas.

 

En definitiva, en los puntos de encuentro familiar se atiende a todas aquellas familias que en su proceso de ruptura necesitan apoyo técnico que facilite las relaciones entre los menores y otros familiares con los que no conviven habitualmente.


Fuentes:

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo en el proceso de mi separación?. Por Eva Hernández, Psicóloga. http://www.evapsicologa.com/como-puedo-ayudar-a-mi-hijo-en-el-proceso-de-mi-separacion/

Intervención psicológica con hijos de padres separados. Por la Universidad de Murcia. https://www.um.es/analesps/v23/v23_2/09-23_2.pdf

Fecha de actualización: 28-12-2018

Redacción: Cristina Rodríguez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.