• Buscar
Publicidad

¿Por qué los adolescentes mienten?

¿Por qué los adolescentes mienten?

La adolescencia llega cargada de novedades, tanto para el adolescente que nota como su cuerpo cambia, como para los padres, que vemos cómo la figura de niño queda atrás y empieza a perfilarse la de adulto. Además de los cambios físicos, hay cambios en el comportamiento: están más rebeldes, mienten más… ¿a qué se debe esto?

Publicidad

Índice

 

Problemas en la adolescencia


¿Es normal el comportamiento de mi hijo adolescente? Esta pregunta es más común de lo que puede parecer. Casi por norma general, el comportamiento varía durante los años de adolescencia y, aunque hay ciertas actitudes más maduras y responsables, hay otras que puede ser verdaderamente problemáticas.

- Abuso de alcohol y drogas: cada vez los adolescentes empiezan a consumir alcohol y drogas antes. El fácil acceso a estas, la presión de grupo y las ganas de experimentar cosas nuevas hacen que muchos adolescentes las prueben y empiecen a consumirlas asiduamente.

- Adicción a las redes sociales: la gran mayoría de los adolescentes tiene teléfono móvil con acceso a internet. En sus redes sociales comparten sus pensamientos, hablan de sus gustos, conectan con personas nuevas… Después de tanto tiempo conectados, cuando dejan el móvil, pueden llegar a sentir angustia por no ver qué están haciendo sus amigos en redes sociales, o por no compartir sus movimientos.

- Irritabilidad y agresividad: las hormonas influyen en los cambios de humor. Estos, unidos al estrés por la escuela y actividades extraescolares, pueden hacer que el adolescente se sienta irritado por cualquier cosa. Puede sentirse atacado si le dicen algo que no le gusta y su respuesta puede ser incluso agresiva.

- Desafiar las reglas: el adolescente busca una identidad y una independencia respecto de los demás, y si para ello necesita desafiar las reglas impuestas e imponer las suyas propias, lo hará. Esto le permite tener una falsa sensación de control sobre la situación.

- Poca comunicación: es normal que, a medida que tu hijo crece, la comunicación vaya empobreciéndose si no se cuida de la manera debida. A veces se cansan de contestar a las mismas preguntas, ¿qué tal el colegio? ¿Has estudiado para el examen? Otras veces prefieren no compartir tanto detalles de su vida como solían hacer ya que empiezan a desarrollar el concepto de privacidad.

- Indecisión: la inseguridad en ellos mismos, el miedo a equivocarse hacen que se comporten de manera extrema. Unas veces actúan por impulsos y sin pensarlo, mientras que otras no llegan a actuar por la indecisión o incertidumbre que les provoca un tema en concreto.

- Mentiras: uno de los problemas más recurrentes en la adolescencia. Nuestros hijos pueden tener varias razones para acabar utilizándolas.
 

Adolescentes y mentiras


Es la verdad: los adolescentes mienten. De hecho, una investigación de Nancy Darling, experta en adolescentes y mentiras, muestra que cerca del 96 por ciento de los adolescentes miente a sus padres. En otro estudio, el 82 por ciento de los estudiantes de secundaria y universitarios admitió haber mentido a sus padres el año anterior. De cualquier manera, la mentira de los adolescentes es más común de lo que muchos adultos podrían pensar.

Además, los padres no siempre son buenos para reconocer cuándo sus adolescentes mienten. Y cuando descubren una mentira, no tienen estrategias efectivas para lidiar con un adolescente mentiroso. Pueden responder con ira y castigos, ahuyentando así a sus hijos.

Un estudio llamado “From junior to senior Pinocchio” ("De menor a mayor Pinocho") examinó los comportamientos de mentira en más de mil personas de entre 6 y 77 años. En consecuencia, los investigadores encontraron que la máxima deshonestidad ocurre en la adolescencia. Mentimos con más frecuencia cuando somos adolescentes y también nos salimos con la nuestra más. Sin embargo, después de la edad adulta, tendemos a mentir con menos frecuencia: los niños pequeños y las personas mayores eran los menos propensos a mentir.

Entonces, ¿por qué los adolescentes mienten más que cualquier otro grupo de edad? En parte, esto puede deberse a cambios en el cerebro. A medida que el cerebro adolescente madura, mejora la regulación emocional y el control de los impulsos. Por lo tanto, disminuyen las conductas de riesgo. Y mentir califica como un comportamiento de riesgo.

“Nuestra investigación muestra que los adultos jóvenes son, en general, los mejores mentirosos”, dijeron los investigadores. Su estudio encontró que el 75 por ciento de los adolescentes miente, con un promedio de casi tres mentiras al día. Pero el 60 por ciento de los jóvenes encuestados admitió haber contado hasta cinco mentiras al día. Estos números no son tan altos como los de los estudios citados anteriormente. Sin embargo, confirman que es de esperar que los adolescentes mientan.
 

Tres tipos de mentiras adolescentes


Nancy Darling, PhD, profesora y directora del departamento de psicología de Oberlin College, ha investigado la mentira de adolescentes durante más de 20 años.

La Dra. Darling y su equipo han identificado tres tipos básicos de mentiras adolescentes:

- Mentir evitando: esta estrategia implica alejar a los padres de temas de los que los adolescentes no quieren hablar. Los adolescentes distraen a sus padres de las conversaciones que podrían obligarlos a revelar información que no quieren compartir.

- Mentir por omisión: cuando los adolescentes mienten por omisión, omiten información clave que saben que sería importante para sus padres. Pero omitir información sin importancia que a los padres no les importaría mucho no califica como mentira.

- Mentir por encargo: esta es la forma más básica de mentir: hacer declaraciones intencionadamente o contar historias que no son ciertas. Las mentiras descaradas tienen el impacto más negativo en las relaciones entre padres e hijos.

Razones por las que los adolescentes mienten:

- Para salir de problemas

- Para hacer algo que no se les permite o que es peligroso

- Porque creen que las reglas de sus padres son injustas

- Piensan que lo que quieren hacer es inofensivo

- Como una forma de proteger los sentimientos de los demás

- Mantener la privacidad

- Lo más importante: establecer su independencia y autonomía

Los adolescentes que mienten a menudo lo hacen porque están enfocados en forjar su propia identidad. Y este es un proceso natural durante la adolescencia. Los adolescentes anhelan la capacidad de tomar sus propias decisiones y elecciones. Pero es importante comprender no solo por qué los adolescentes mienten, sino también sobre qué mienten, lo que podría incluir: las cosas en las que gastan su dinero, quiénes son sus amigos, consumo de bebidas o sustancias, qué actividades hacen…
 

¿Cómo sé si me miente mi hijo?


No existe una forma segura de reconocer cuándo un adolescente no está diciendo la verdad o está omitiendo hechos importantes. A veces, no hay señales claras de que un adolescente mienta, especialmente si miente con la frecuencia suficiente para convencer.

Por ejemplo, en un estudio llamado "Other kids drink, but not my kid" (Otros niños beben, pero el mío no), los investigadores encontraron que muchos de los adolescentes participantes bebían alcohol, pero solo un tercio de los padres sabían que su adolescente estaba bebiendo. Además, los padres sabían o sospechaban que los adolescentes en general tienden a beber, pero no creían que su propio hijo fuera uno de ellos.

Sin embargo, la investigación también muestra que las madres en particular tienden a ser bastante buenas para reconocer cuándo un adolescente está mintiendo, pero también tienden a sospechar más.

En otro estudio del Dr. Darling, las madres detectaron con precisión el 71 por ciento del engaño de los adolescentes. Sin embargo, el 33 por ciento de las veces que las madres creían que los adolescentes mentían, los adolescentes decían que decían la verdad. Darling concluyó: "En general, había una gran brecha entre las creencias de las madres sobre si sus hijos se comportaban de manera confiable y los autoinformes de los adolescentes sobre su comportamiento confiable".
 

¿Cómo evitar las mentiras?


Para evitar las mentiras en la adolescencia hay que educar desde una edad temprana en que la verdad siempre te llevará más lejos de lo que hará cualquier mentira. El objetivo final es construir una comunicación abierta y honesta. Algunas pautas a seguir para conseguirlo son:

- Sé un modelo a seguir: los niños que observan a sus padres diciendo mentiras piadosas pueden llegar a la conclusión de que es mejor evitar los conflictos que decir verdades. Por lo tanto, ellos mismos pueden asumir ese comportamiento.

- Estar disponible e interesado: encuentra formas de iniciar conversaciones en momentos que tu hijo esté relajado, como en un viaje largo o mientras hacéis alguna tarea doméstica. Asegúrate de que sepan que estás interesado en lo que quieran compartir.

- No los etiquetes de mentirosos: separa al comportamiento de la persona y no recrimines actitudes del pasado.

- Equilibrio entre reglas firmes y tolerancia: los adolescentes a menudo mienten porque creen que decir la verdad puede acabar en castigo o desaprobación. Los adolescentes son más honestos con sus padres cuando no temen ser castigados con dureza. Sin embargo, los adolescentes también responden bien a límites claros que se aplican con consecuencias razonables.

- Ir hasta la raíz del asunto: si los padres no entienden por qué mintió su hijo adolescente, deben averiguarlo. ¿Qué estaba escondiendo el adolescente? ¿Por qué sintió la necesidad de mantenerlo en secreto? ¿Qué temía que sucedería si sus padres se enteraban? Estas preguntas pueden ayudar a los padres a aprender más sobre lo que está pasando un adolescente.

A veces, la mentira de los adolescentes es una forma equivocada de proteger a los padres. Los adolescentes valoran las opiniones de sus padres y quieren su aprobación. Por lo tanto, pueden mentir en lugar de admitir algo que a los padres les resultará difícil escuchar. Los padres deben transmitirles el mensaje de que están dispuestos y pueden participar en conversaciones difíciles y lidiar con situaciones difíciles. Como resultado, las mentiras de los adolescentes disminuirán y las relaciones entre padres e hijos prosperarán.


Fuentes:

The Right to Do Wrong: Lying to Parents Among Adolescents and Emerging Adults Lene Arnett Jensen, Jeffrey Jensen Arnett, S. Shirley Feldman & Elizabeth Cauffman

From junior to senior Pinocchio: A cross-sectional lifespan investigation of deception: Evelyne Debey, Maarten De Schryver, Gordon D.Logan, Kristina Suchotzki, Bruno Verschuer. 

Fecha de actualización: 28-09-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×