×
  • Buscar
Publicidad

Mi hijo es adicto a la televisión

Mi hijo es adicto a la televisión

La televisión prácticamente se ha convertido en un miembro más de la familia en muchos hogares donde permanece horas y horas encendida. Los niños en edad escolar y adolescentes son los más propensos a padecer una adicción ante la falta de alternativas y por unos malos hábitos adquiridos.

Publicidad

Índice

 

¿Es mala la televisión?

La televisión, hoy en día, se ha convertido en uno de los principales medios de entretenimiento. Cada vez es más frecuente que en los hogares esté puesta prácticamente todo el día aunque sea solo como ruido de fondo para “acompañar”, pero este abuso de la televisión puede causar ciertos problemas de adicción, especialmente en la edad escolar. Muchas veces, la falta de tiempo de los padres o el cansancio hacen que la televisión se convierta en el mejor comodín para que los pequeños estén tranquilos y entretenidos, promoviendo de esta manera una adicción a la pequeña pantalla que muchas veces implica que los pequeños no hagan los deberes ni practiquen otro tipo de actividades.

El problema de ver la televisión no es solo la cantidad de tiempo que los niños pasen frente a ella, sino los programas en sí mismos. Muchas veces encienden el televisor y ven series o películas no aptas para su edad sin que los padres intervengan; recientes estudios han advertido del elevado número de mensajes con contenido violento, sexual y sexista que se transmiten en programas emitidos en la franja horaria infantil. Los niños son más vulnerables y no tienen capacidad crítica por lo que muchos de estos mensajes los asumirán como normales.

La media de horas que los niños españoles ven la televisión es de unas 3 horas y 40 minutos, además, habría que añadirle el uso de otros aparatos electrónicos como los móviles, las tablets o los ordenadores.


¿Es mi hijo un adicto a la televisión?

No te puedes perder ...

¿Por qué mi hijo no crece?

¿Por qué mi hijo no crece?

A veces nos damos una idea de que tan altos van a ser nuestros hijos con sólo ver nuestra estatura y la de nuestra pareja. Sin embargo, hay casos en los que los hijos suelen ser mucho más altos que ambos padres o a veces mucho más chiquitos. Cuando este es el caso nos causa curiosidad si todo marcha bien con nuestro hijo y queremos saber por que´parece que se ha estancado en una altura.

Y tambien:

Es importante que los padres estén alerta de la televisión que ven sus hijos y de cómo la ven, algunos detalles les permitirán descubrir si están frente a un verdadero problema de adicción:

- Lo principal es observar si se pasa muchas horas frente al televisor (más de 2 o 3) y no quiere practicar otras actividades como jugar con sus juguetes, ir al parque, compartir tiempo con otros niños de su edad o practicar algún deporte.

- Se enfada y se pone nervioso si le apagamos la televisión o si le insistimos para que realice cualquier otra actividad.

- Si descuida los deberes y por más que le insistamos se niega a apagar el televisor para cumplir con sus tareas y obligaciones.

- Seguramente estemos frente a un problema si el niño no puede permanecer más de dos horas sin ver un programa en la tele.

La adicción a la televisión puede ser un problema más grave de lo que parece: favorece la obesidad y la vida sedentaria, favorece el insomnio y pueden aparecer más miedos o pesadillas por las noches, fomenta la agresividad, frena la creatividad y disminuye el rendimiento escolar. Es necesario poner remedio a esta adicción empezando por dar ejemplo en casa, la mayoría de las veces son los padres los primeros que impulsan este tipo de comportamiento sin ser conscientes de ello.


¿Cómo actuar ante su adicción a la TV?

- Es fundamental predicar con el ejemplo y que los padres no enciendan el televisor nada más entrar por la puerta. Su uso debe estar restringido a ciertas horas y no deber ser un acompañamiento cotidiano.

- Lo primero es limitar el tiempo que los niños pasan frente al televisor u otros aparatos electrónicos. Las asociaciones de pediatría recomiendan que los menores de 2 años no vean la televisión y que los niños mayores solo la vean unos 60 minutos al día. Es mejor que los padres escojan el mejor horario de verla, pero si hay un programa que les gusta mucho, estaría bien que coincidiera.

- Los niños pequeños no deben ver la televisión solos, en el caso de que los padres deban hacer algo, es mejor que elijan el programa de antemano y que sea acorde a los gustos y edad del pequeño. No es buena idea dejar al niño el mando y que sea él quien decida, por lo menos hasta que tenga cierta capacidad crítica y sepa discernir entre la ficción y la realidad. Para asegurarte, puedes recurrir a los canales temáticos para niños como Youtube, Netfliz, HBO, etc.

- Muchas veces los niños se plantan horas frente a la televisión porque no tienen opciones alternativas para pasar el rato, deben ser los padres quienes fomenten la afición por hacer deporte, estar con otros niños, el gusto por la lectura y les ofrezcan juguetes divertidos y creativos.

- Cuando acabe el tiempo estipulado de ver la TV se debe apagar, aunque el niño se enfade o insista en que la dejemos puesta.

- Es mejor que durante las comidas permanezca apagada y que la hora de sentarse a la mesa se convierta en un momento de charla y comunicación entre toda la familia.

- Los niños no deben tener televisión en su cuarto porque fomenta el insomnio, el nerviosismo y sería más complicado para los padres controlar la programación y el tiempo que pasan frente a ella.


Fuentes:

Healthy Children, "Por qué evitar que los bebés y los niños pequeños vean la televisión" https://www.healthychildren.org/Spanish/family-life/Media/Paginas/why-to-avoid-tv-before-age-2.aspx

Informe Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), La pérdida de la capacidad creativa es un trastorno que suele afectar a los niños que son adictos a la televisión https://www.apa.org.ar/

Fecha de actualización: 19-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.