×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo ayudar a mi hijo con anorexia?

¿Cómo ayudar a mi hijo con anorexia?

La anorexia es un trastorno alimenticio más habitual entre chicas y chicos adolescentes. Aunque es más frecuente entre el sexo femenino, también pueden sufrirlo los chicos y es fundamental detectarlo y tratarlo cuanto antes ya que sus consecuencias pueden ser terribles, llegando a la mortalidad en hasta un 8% de los afectados.

Publicidad

La anorexia es un trastorno alimenticio que se caracteriza por no comer o comer muy por debajo de los requerimientos básicos necesarios para no engordar. Los pacientes anoréxicos tienen una imagen distorsionada de la realidad y se ven gordos a pesar de estar extremadamente delgados, lo que les induce a comer cada vez menos para no aumentar de peso. A veces acompañan este comportamiento de vómitos o enemas para perder aún más peso.

 

Las personas anoréxicas no son capaces de reconocer que tienen un problema, por lo que deben ser sus familiares y amigos los que lo detecten y le ayuden a enfrentarse a él lo antes posible ya que este tipo de trastorno causa muchas secuelas y problemas tanto físicos como mentales como amenorrea e infertilidad, malnutrición y desnutrición, anemia, estreñimiento crónico, piel deshidratada, pérdida de cabello, osteoporosis, arritmias que pueden llevar a un paro cardiaco, baja presión arterial, baja autoestima, aislamiento social, ansiedad, depresión e incluso intentos de suicidio. Las cifras de mortalidad por complicaciones relacionadas con la anorexia, como las antes mencionadas, se sitúan entre un 2 y un 8 %.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Además, es un trastorno más habitual en la adolescencia, aunque puede aparecer a cualquier edad, ya que esta es una época complicada, llena de cambios y presiones por parte del grupo social que hacen que la imagen corporal adquiera una gran importancia, tanto que puede convertirse en una obsesión. Asimismo, las personas anoréxicas son autoexigentes y perfeccionistas en extremo.

 

Ora característica de estos trastornos es que las personas que los sufren nunca son conscientes de ello ni admiten que tienen un problema, por lo que rara vez buscarán ayuda. Por eso, los padres deben estar atentos a las posibles señales que alertan de que su hijo o hija puede sufrir anorexia:

 

1- Tarda mucho tiempo en comer para quedarse el último en la mesa y así poder tirar la comida al váter o la basura.

 

2- Restringe algunos grupos de alimentos, especialmente aquellos con grasas o carbohidratos, y come solo frutas, verduras…

 

3- Realiza mucho ejercicio físico, especialmente después de comer.

 

4- Sufre cambios bruscos de estado de ánimo y se vuelve apático, irritable, retraído.

 

5- No le gusta mostrarse en bañador y usa ropas holgadas para que no se note lo delgado que está.

 

6- Se notan cambios físicos asociados a la anorexia como caída del cabello o piel seca cubierta de lanugo y, si es una chica, deja de tener la regla o la tiene de manera muy irregular.

 

7- Está obsesionado con su peso y manifiesta que se encuentra gordo, a pesar de estar muy delgado.

 

8- Busca excusas para comer solo o saltarse comidas.

 

9- Evita las reuniones en las que haya comida, como cumpleaños.

 

10- Corta la comida en trozos muy pequeños y juega con ellos.

 

¿Cómo ayudar a mi hijo si tiene anorexia?

 

Si tu hijo o hija sufre anorexia, lo primero que debes hacer es buscar ayuda profesional. Debe evaluarle un pediatra para comprobar qué consecuencias físicas presenta y darle los tratamientos adecuados, como suplementos vitamínicos. También deberá ayudarle un psicólogo.

 

Es fundamental que el chico acepte que tiene un problema y quiera curarse ya que sin su colaboración es imposible acabar con este trastorno. El apoyo familiar, la comprensión y el cariño de sus allegados, así como la terapia psicológica, le ayudarán en este aspecto.

 

No debes buscar culpables ni sentirte avergonzado o esconder el problema; es una enfermedad como cualquier otra a la que hay que buscar remedio cuanto antes.

 

Busca información sobre la anorexia, qué es, cómo se trata, consejos para los padres… Muchas veces la familia también debe acudir a terapia ya que convivir con una persona que sufra este trastorno es complicado y hay que saber cómo ayudarla. La paciencia y el amor son fundamentales en este proceso que puede durar mucho tiempo, e incluso tener recaídas. Déjale claro que le quieres y estás ahí para ayudarle pase lo que pase.

 

Los grupos de apoyo, tanto para el afectado como para la familia, son muy beneficiosos. Conocer las experiencias de otras personas que han pasado por lo mismo puede ayudar mucho.

 

Sigue al pie de la letra los consejos de los especialistas, sobre todo en lo referente a las comidas. Debes conseguir que tu hijo coma pero sin sentirse presionado ni obligado ya que podría ser peor. Es necesario lograr que la comida vuelva a resultarle atractiva. Busca recetas nuevas y saludables con las que tu hijo se sienta a gusto.

 

Apóyate en tus allegados para no desfallecer y seguir ayudando a tu hijo, pero sin dejar tu vida por ello. Es importante que no descuides tu trabajo ni a tus otros hijos. Intenta que su enfermedad no sea el centro de la vida familiar o sentirá más presión, lo que puede dificultar la curación. Es necesario que habléis de otras cosas y que intentéis volver a la normalidad.

 

Con tu apoyo y amor, seguro que pronto sale de este bache.

Foto: Freepik.com


Fecha de actualización: 02-08-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.