×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo afecta a los niños la violencia de género?

¿Cómo afecta a los niños la violencia de género?

La violencia de género es, sin duda, uno de los temas principales que aparecen cada día en nuestras televisiones. Solamente en el año 2017 fueron asesinadas 48 mujeres y 8 niños perdieron la vida a manos de las parejas o exparejas de sus madres.

Publicidad

Este tipo de violencia es un tipo de violencia física, psicológica o sexual ejercida contra cualquier persona o grupo de personas sobre la base de su género o sexo que impacta de manera negativa en su identidad y bienestar social, físico, psicológico o económico. Además, la violencia de género presenta distintas manifestaciones, como actos que causan sufrimiento o daño, amenazas, coerción u otra privación de libertades.


En la mayoría de las ocasiones son los niños y las niñas quienes están presentes cuando la violencia de género es ejercida por la pareja o expareja de la madre de éstos. Son esos niños y niñas víctimas de una violencia de género cada vez más presente en nuestra sociedad.


El problema de la violencia de género les afecta gravemente ya que esto desencadena cuatro consecuencias terribles para ellos, pues condiciona su bienestar y desarrollo causándoles graves daños, provoca déficits en la calidad de su educación, perpetúa entre las diferentes generaciones los malos tratos y además los convierte en instrumentos de dominio sobre sus madres.

No te puedes perder ...

¿Cómo regañar a los hijos de otros?

¿Cómo regañar a los hijos de otros?

Regañar a nuestros hijos nunca es agradable y a menudo pueden causar problemas la forma en que se hace, la intensidad de la reprimenda o la reacción del niño. Para bien o para mal existe un vínculo emocional que afecta irremediablemente a la relación. Sin embargo, si se trata de los hijos de otros, la cosa cambia. No existe ese nexo y corregir las conductas de los niños puede resultar más fácil. O quizás más difícil

Y tambien:


Todo ello condiciona su conducta en diferentes maneras en su futuro. De hecho, se ha demostrado en diferentes estudios que la violencia de género lleva consigo importantes secuelas para los menores, afectándole incluso el resto de su vida. ¿De qué manera? Pues bien, tras haber analizado las alteraciones psicológicas en los niños y niñas expuestos a violencia de género se afirma que éstas generan en ellos un estrés crónico que desencadena cualquier otro problema psicológico. Es decir, que no resulta para nada infrecuente que coexistan problemas tanto emocionales como de conducta en todos aquellos que han presenciado la violencia machista contra sus madres.


Algunos de los muchos síndromes que tanto niños como niñas víctimas de violencia de género pueden presentar son los siguientes: depresión, ansiedad, problemas sociales y de atención, problemas somáticos, conducta disruptiva o agresiva, etc. De hecho, la mayoría de los estudios que se han ido realizado a lo largo de los años en referencia a este tema demuestra que el promedio de cada síndrome es muy superior al de los niños y niñas que por el contrario no han sufrido este tipo de situaciones graves. Además, en aquellos hogares donde la violencia está presente, los niños y las niñas tienen hasta 15 veces más probabilidad de padecer maltrato físico, abusos sexuales y negligencia que en los hogares donde no existe dicha violencia.


Dependiendo de la edad que tengan también les afectará de una manera u otra. Cuando se trata de niños menores de cinco años lo que sucede es que los cuidados, la atención y el afecto que requieren no pueden ser correspondidos por sus madres, víctimas de la violencia de género. Por eso, todos ellos, cuyas madres están siendo maltratadas tanto física como psicológicamente, presentan algo de estancamiento en el peso, posibles alteraciones en el sueño, algunos trastornos de la alimentación, ansiedad, tristeza y llanto inconsolable.


Sin embargo, los niños y niñas que ya tienen entre seis y doce años suelen tener un mayor control de sus emociones, más capacidad de razonamiento y un círculo social más amplio. En estas edades, niños y niñas suelen imitar el rol de sus progenitores, sienten preocupación o enfado por la actitud de la víctima de la violencia de género, en este caso, su madre, pero también muestran “cierta admiración” ante el poder y fuerza del padre violento. Son niños y niñas que presentan más miedos que el resto de los niños que no son víctimas de dicha violencia, algunos problemas académicos o ciertas conductas agresivas. También pueden sufrir ansiedad o depresión, lo que les conlleva a su vez a una grave disminución de la autoestima o al aislamiento.


Hay que tener en cuenta, por tanto, que la familia está considerada como el primer agente socializador del niño y este es el más determinante a la hora de instaurar el modelo apropiado de funcionamiento social. Además, como decíamos, las consecuencias del maltrato durante la infancia pueden ser completamente terribles, desde construir una personalidad completamente anulada hasta incluso llegar a modelar el papel de maltratador basado por supuesto en el modelo de aprendizaje que vieron en su día. De hecho, se ha demostrado que, una vez comparados tanto los niños como las niñas expuestos a violencia de género con los que no lo están, los niños con mayor frecuencia maltratarán a sus parejas en la edad adulta y las niñas serán en el futuro con mayor probabilidad víctimas de maltrato por parte de sus futuras parejas.


Por esto y por todas las graves consecuencias que la violencia de género desencadena hemos de tener en cuenta que lo más importante es erradicar la transmisión de la violencia de género entre generaciones, el objetivo, sin duda, de numerosas instituciones familiares e infantiles independientes, pero también el objetivo de toda nuestra sociedad.

Foto: Created by Predragphoto77 - Freepik.com


Fuentes:

Guía de intervención "Impacto de la violencia de género sobre niños, niñas y adolescentes" http://uiicf.net/wp-content/uploads/2018/02/GUIA-Infancia_en-violencia_de_genero.pdf

Fecha de actualización: 27-11-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.