×
  • Buscar
Publicidad

Bullying en niños de 4 a 6 años

Bullying en niños de 4 a 6 años

El bullying es lo que conocemos como el acoso físico o psicológico al que someten a un alumno sus compañeros de forma continuada. Se comportan con él cruelmente con el único objetivo de someterlo y asustarlo. El bullying implica la repetición constante de burlas y agresiones que puede además provocar la exclusión social de la víctima.

Publicidad

El bullying en niños de edades comprendidas entre cuatro y seis años es conocido como bullying preescolar, y aunque es cierto que el bullying en sí es más habitual en los últimos años de primaria y en los primeros de secundaria, actualmente es común que aparezca también en los años de educación infantil donde, además, es mucho más difícil de reconocer.


Hoy en día el problema del bullying infantil o preescolar es algo de lo que la mayoría de los padres no son conscientes porque no creen que este pueda comenzar tan pronto. Sin embargo, según los expertos sí es posible. Estos afirman que los niños antes de los tres años no tienen la habilidad cognitiva de sentir empatía, y por ello cuando hacen que otro niño sufra es porque no se están dando cuenta de lo que están haciendo. Pero la cosa cambia cuando el niño de cuatro o cinco años hace bullying a sus compañeros. En este caso, el niño ya puede sentir empatía hacia los demás y ya es consciente también del daño que hace.


Se pueden reconocer diferentes tipos de bullying que con frecuencia se dan a la vez, como son el bullying físico con empujones, patadas o agresiones con objetos; el verbal (insultos, motes, menosprecios en público, etc.) que suele ser el más habitual; el psicológico, que mina la autoestima del niño y fomenta la sensación de temor y, por último, el social que es el que pretende aislar al niño del resto del grupo y compañeros. Normalmente este tipo de comportamientos se deben a que el niño o niños que hacen bullying a otro han podido ser objetos de este comportamiento en casa, desean llamar la atención o incluso puede que simplemente les guste la sensación que se crea cuando hacen daño a otro niño.

No te puedes perder ...

Informe TodoPapás 2007 - La mitad de las familias españolas gasta en sus hijos más de 25% de sus ing

Informe TodoPapás 2007 - La mitad de las familias españolas gasta en sus hijos más de 25% de sus ing

¿Cómo compran los padres de hoy? ¿Cuánto gastan en un hijo? ¿Y en dos? ¿En qué invierten este gasto? Te damos la respuesta a estas preguntas y muchas más. Gracias a una completa perspectiva de mercado elaborada por TodoPapás durante el pasado año, te mostramos una fotografía de las necesidades, comportamientos y motivaciones de todos aquellos que afrontamos el reto del crecimiento de un niño.

Y tambien:


No obstante, hay que tener en cuenta que identificar el bullying resulta una tarea algo compleja, pero lo es mucho más cuando este acoso comienza a una edad tan temprana ya que lo más habitual ahí es que los niños en las escuelas y colegios “se peleen”. Por eso, como padres es importante observar bien y prestar suficiente atención al niño para identificar si esa “mini-pelea” (por llamarlo de alguna manera) es mutua y se hace porque está jugando con sus compañeros o si, por el contrario, es solamente él quien recibe las agresiones, las patadas o los insultos.


Cada vez es más frecuente encontrarse en las aulas casos de bullying y, aunque “lo más común” es que comience a observarse en las aulas de primaria, según los expertos debe ser desde infantil, es decir, en torno a los tres y los seis años, cuando se debe empezar a trabajar en la prevención de este tipo de maltratos. Y tanto padres como profesores tienen la obligación de estar informados sobre lo que ocurre cada día en los colegios y por consiguiente en las aulas para prevenir o saber actuar, en cualquier caso, tanto si el niño es víctima de bullying como si es él quien hace bullying a otros niños o compañeros de la escuela.


Algunos indicios de que tu hijo sufre bullying en el colegio


- Ya no tiene ganas de ir a la escuela (y antes sí)

- Pone excusas para no ir al colegio ni a las actividades extraescolares

- Ya no quiere estar con el amigo o amigos con los que jugaba

- Llega a casa con algún rasguño o herida pero no sabe cómo se lo pudo hacer

- Se vuelve introvertido y en muchas ocasiones está deprimido


¿Qué se puede hacer en este caso?


Es tan complejo el bullying preescolar que en la mayoría de las ocasiones es necesario que los padres conozcan algunos consejos y recomendaciones que puedan servir para ayudar a su hijo víctima del bullying:


1. Hablar y escuchar. Normalmente la única forma que existe para averiguar si el niño está siendo víctima de bullying o no es hablando con él. Siempre hay que intentar que sea él quien cuente a los padres lo que le sucede y ellos simplemente deberán escuchar sus historias y sentimientos, pero sin juzgarle, ya que si se le critica o se le regaña lo más probable es que pierda toda la confianza que estaba intentando depositar en ambos. También se puede optar por hacerle algunas preguntas para intentar averiguar qué es lo que realmente le han hecho.


2. No minimizar la situación. En la mayoría de las ocasiones, los padres cometen el error de pensar que eso de las peleas simplemente es cosa de niños, pero como decíamos anteriormente, y aunque sea habitual que los niños se peleen, no siempre estamos en lo cierto y es mejor prevenir que curar. Por eso cuando el niño diga que alguien constantemente le molesta en clase hay que escucharle y no pasar por alto este asunto.


3. Enseñar. Como el bullying es algo que sucede a diario, aunque muchos padres no son conscientes de ello, lo ideal es que el niño sepa actuar por sí mismo siempre (sufra o no sufra una situación de acoso). Es decir, decirle que debe ser fuerte y que, en el caso de sentirse amenazado por otro compañero, le haga ver al niño “bully” que no le afecta su comportamiento. En situaciones de ese tipo lo único que debe hacer es avisar a un adulto.


4. Ayudar. Otra cosa fundamental es que los padres nunca cojan miedo de que su hijo se vaya con otros amigos ya que, de hecho, es muy recomendable que en el caso de que el niño ya haya sido víctima de bullying tenga otros compañeros y amigos con los que jugar pues esto le permitirá desarrollar de nuevo habilidades relacionales.


5. Actuar. Si la situación de bullying continúa y en el colegio no se han tomado las medidas necesarias tras conocerse el problema está claro que lo único que queda es involucrarse presionando hasta que dicha situación cambie. Siempre se podrá contactar con alguna asociación como la Asociación Española para la Prevención de Acoso Escolar (AEPAE) o también hablar con los padres del niño o los niños que hacen bullying.

Foto: Freepik.com


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado un test de altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.

Fecha de actualización: 29-05-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad