• Buscar
Publicidad

¿A qué edad maduran los adolescentes?

¿A qué edad maduran los adolescentes?

Desde que los niños  cumplen cierta edad y se adentran en la adolescencia se les empieza a dar un trato distinto y a imponerles ciertas obligaciones que antes no tenían. ¿La razón de muchos padres para hacerlo? Que sus hijos maduren pronto. Pero alcanzar la madurez depende de múltiples factores.

Publicidad

Índice

El cerebro de los adolescentes

Nuestro cerebro no actúa de la misma manera en todas las etapas de la vida. Durante la niñez y hasta aproximadamente los 21 años de edad, el cerebro va desarrollándose siguiendo su propio ritmo.

Lo que sucede es que el cerebro se moldea a sí mismo. Experimenta cambios que permitirán que una persona joven pase a la vida adulta de manera efectiva.

Normalmente ante estos cambios cerebrales, los adolescentes  reaccionan emocionalmente.  Los cambios de humor y las actitudes poco cooperativas e irresponsables pueden ser el resultado de estos cambios. A veces no pueden explicar por qué sienten lo que sienten, aunque lo intenten.

Las regiones del cerebro que se especializan en el lenguaje, por ejemplo, crecen rápidamente hasta los 13 años y luego se detienen. Los lóbulos frontales del cerebro que son responsables del razonamiento de alto nivel y la toma de decisiones no maduran completamente hasta cumplidos los 20 años.

Al final de la adolescencia, sobre los 19 años, ya hay una parte infantil del cerebro que ha sido moldeada, pero la parte adulta aún sigue formándose. Sería algo parecido a saber la teoría pero no estar preparado o no saber ponerlo en práctica.

Los adolescentes consumen mucha información, en parte porque cada vez son capaces de entenderla mejor. Toda esta información que les arroja la sociedad es archivada en su cerebro, pero su voluntad y emociones no están preparadas para actuar de manera ‘’debida’’.

Signos de madurez en adolescentes

La adolescencia comienza sobre los 11 años y termina a los 19. Durante esta etapa los adolescentes se van autodefiniendo, conociéndose más a ellos mismos y siendo más conscientes del entorno y los temas sociales.

Madurar es, en psicología, la capacidad de responder al medio ambiente, ser consciente del momento y el lugar correctos para comportarse y saber cuándo actuar, de acuerdo con las circunstancias y la cultura de la sociedad en la que uno vive. Y, aunque un adolescente de 19 años ya haya recorrido un largo camino hacia la madurez, aún no se considera que sea maduro del todo, a pesar de ser mayor de edad. Aún le quedan unos años de aprendizaje, tanto por experiencias propias como en el ambiente escolar y familiar, que hará que acabe de madurar y se convierta en el adulto que quiere ser.

Podrías preguntar a 15 personas distintas qué es la madurez, y obtendrías 15 definiciones diferentes. Estas definiciones tendrían en común algunas palabras clave, que son algunos de los signos de la madurez en adolescentes:

- Objetivos y metas: en algún punto de esta etapa el adolescente se rebelará porque querrá más independencia, sentir más control sobre su vida. Un rasgo de madurez es saber que aparte de controlar tu vida debes hacerlo con unos objetivos a largo plazo que te acaben llevando a donde quieres. Hay adolescentes que piensan más en el corto plazo y otros en el largo. Ahora lo importante es que aprendan a ponerse objetivos y a empezar una trayectoria exitosa hacia su futuro.

- Control de emociones: las emociones de la adolescencia son algo muy parecido a una montaña rusa, no sabes qué va a pasar dentro de 10 segundos, y eso puede provocarte un falso vértigo, o viceversa, una tranquilidad momentánea no real. Aunque las emociones son parte del ser humano hay momentos en los que debemos separar emoción y razón para ser justos. Esta es una de las tareas más difíciles para los adolescentes ya que al principio no son conscientes de que piensan emocionalmente en vez de con la razón.

Este control de emociones hará más fácil manejar la frustración, el enfado, los celos y mantener la calma en situaciones algo más críticas.

- Humildad: es una característica a veces malinterpretada como debilidad. Sin embargo, la humildad no significa que pienses menos en ti mismo, sino que pienses menos en ti mismo y no tengas la necesidad de llamar constantemente la atención.

La humildad es un signo de madurez por ser lo opuesto a la arrogancia. También hace que un adolescente esté más abierto al aprendizaje y a la orientación. Un adolescente maduro y humilde no se avergüenza de buscar el consejo de sus padres, profesores, entrenadores…

- Respeto en los conflictos: es un signo de madurez estar en desacuerdo sin ser desagradable. Un adolescente maduro podrá mantener su posición, sin ser irrespetuoso, con alguien que pueda tener un punto de vista diferente. No quiere decir que esa persona sea muy influenciable, sino que está abierto a las opiniones y creencias de los demás.

 

Por lo que con esto, una persona no es más o menos madura por su edad, sino por sus actos. En términos generales, la madurez es la capacidad de responder a una situación de manera apropiada para la edad.

En este momento tendríamos que plantearnos qué tipo de madurez estamos exigiéndole a nuestro hijo adolescente, ¿la de un adulto con cargas familiares o la de un adolescente responsable de su edad?

 

¿Cómo ayudarlos a madurar?

Con los adolescentes de hoy en día surge una paradoja, y es que esta generación es mucho más  avanzada intelectualmente, pero está emocionalmente por detrás.

Desde una perspectiva intelectual, los adolescentes de ahora han estado expuestos a muchas más cosas y a una edad más temprana debido a la rápida expansión de internet.

Teniendo esto en cuenta, es importante que reforcemos en ellos las relaciones sociales, la interacción…

Hay que repetirles que es necesario:

- Hablar por sí mismo, tener una opinión propia

- Asumir la responsabilidad de sus acciones.

- Ser amable.

- Mantenerse optimista y mirar hacia adelante.

- Pensar antes de actuar.

- Ser honesto.

- Practicar el autocontrol.

- Enfrentar nuevos desafíos y no esperar que todo sea fácil.

- Escuchar, buscar otros puntos de vista.

- Ser generoso

Desarrollar nuevos hábitos es difícil, especialmente cuando implica entrenar el cerebro, pero siempre es posible cambiar los hábitos y comportamientos.


Fuente: Centro de Imágenes Cerebrales de Harvard

Hospital Infantil de Standford

Fecha de actualización: 26-07-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×