¿Los niños y las niñas prefieren juegos diferentes?

¿Los niños y las niñas prefieren juegos diferentes?
comparte

Una nueva investigación ha encontrado fuertes diferencias de sexo en las preferencias de elección de juguetes de niños y niñas en un rango de edades, períodos de tiempo, países y entornos.

El estudio, que fue publicado en la revista científica Infant and Child Development, descubrió que los niños eligieron abrumadoramente jugar con juguetes adscritos a su género. Los niños jugaban con juguetes de tipo masculino más que las niñas, y las niñas jugaban con juguetes de tipo femenino más que los niños.  

"Para algunas personas, el tema de la diferencia de género en la elección de juguetes es controvertido, porque creen apasionadamente que esas diferencias de género no deberían existir. Para otras personas, el tema es trivial, porque para ellos es totalmente obvio que existen diferencias de género en la elección del juguete ", señaló el autor del estudio, John A. Barry, del Instituto para la Salud de la Mujer del University College de Londres.  

"Mi interés en este tema proviene de mi investigación sobre el síndrome de ovario poliquístico (SOP), una condición en la que las mujeres tienen testosterona ligeramente elevada. La causa de este síndrome no se conoce, pero la investigación en animales sugiere que el feto femenino en un embarazo en el que la mujer padezca este síndrome está expuesto a niveles elevados de testosterona, lo que a su vez puede influir en un posterior desarrollo del SOP. Si la causa es la testosterona prenatal elevada, entonces uno de los efectos que podríamos ver en la infancia es un mayor interés de las niñas en los juguetes típicos de los hombres", explicó Barry. "Por lo tanto, si vemos un mayor interés en los juguetes típicos masculinos en las niñas con SOP, esto podría ayudarnos a entender la causa de este trastorno y, por lo tanto, la posible cura".  

Para su estudio, los investigadores llevaron a cabo un metanálisis de 16 estudios de 1980 a 2016, que incluyó un total de 787 niños y 813 niñas (de 1 a 8 años).  

Los investigadores excluyeron los estudios que se basaron en datos autoinformados de padres o niños. En cambio, los 16 estudios del metanálisis fueron todos estudios observacionales de niños en juego libre.  

Los estudios se llevaron a cabo en los Estados Unidos, Canadá, Europa, Israel y China.  

La diferencia de sexo en la preferencia de juguetes se mantuvo incluso después de que los investigadores explicaron los efectos de la presencia o ausencia de un adulto, el entorno del estudio, el estado de igualdad de género del país, el año de publicación y la presencia de juguetes neutrales al género.  

Pero eso no significa que estos factores no tuvieran influencia. Por ejemplo, el metanálisis encontró que los niños jugaron con juguetes de tipo masculino menos en casa que en un laboratorio y que las niñas jugaron con juguetes de tipo femenino menos en estudios más recientes.  

"¿El género es puramente una construcción social? En realidad, el comportamiento de género es una mezcla de biología e influencia social, y creo que nuestro metanálisis respalda esta opinión", explicó Barry.

Barry advierte de que el estudio no debe malinterpretarse ya que no sugiere, ni mucho menos, que niños y niñas solo deban jugar con juguetes que correspondan a sus roles de género. "Creo que la mayor advertencia es que los hallazgos de este estudio son descriptivos, no preceptivos. En otras palabras, el metanálisis demuestra, por ejemplo, que, en general, los niños prefieren jugar con juguetes típicos de hombres, pero esto no significa que los niños solo jueguen con juguetes típicos masculinos", explicó Barry.  

"Los estudios muestran que una minoría de niños juega con juguetes atípicos de género. Mi interpretación de esto es que jugar con juguetes atípicos de género es una variación común e inofensiva de la norma, no desanimarse".  

Además, investigaciones previas encontraron que los niños de hasta 9 meses de edad prefieren jugar con juguetes específicos de su propio género. Pero Barry dijo que muchas personas todavía se oponen a la idea de que existan diferencias innatas entre niños y niñas.  

"La investigación sobre las diferencias de género a menudo atrae críticas que parecen estar basadas en el juicio moral de que las bases biológicas para las diferencias sexuales son de algún modo perjudiciales para la sociedad", dijo. "Como científicos, y como miembros del público que valoran la verdad sobre la opinión, tenemos que ir más allá de los argumentos moralistas sobre los hechos y en su lugar utilizar los hechos de manera beneficiosa (por ejemplo, comprender la causa del SOP)".

 

Fuente: “Sex differences in children’s toy preferences: A systematic review, meta-regression, and meta-analysis“,Brenda K. Todd, Rico A. Fischer, Steven Di Costa, Amanda Roestorf, Kate Harbour, and Paul Hardiman.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×