• Buscar
Publicidad

Técnicas para niños para estudiar mejor

Técnicas para niños para estudiar mejor

¿A tu hijo le cuesta concentrarse a la hora de ponerse a estudiar? ¿Le preguntas la lección y no sabe ni por dónde empezar? Quizás no sabe estudiar adecuadamente o el entorno no le ayuda demasiado. Es por ello por lo que no es capaz de concentrarse lo suficiente y no retiene, por tanto, la información que debería. Es importante si esto sucede que le ayudéis en casa. ¿Conocéis algunas de las técnicas que pueden hacer que vuestro hijo estudie mejor? Te las contamos en este artículo.

Publicidad

En primer lugar debemos tener en cuenta como padres que aunque nosotros hayamos estudiado o no nuestros hijos ahora en el colegio deben hacerlo y es fundamental que nosotros seamos parte de ello diariamente. Todos los padres deben ser conscientes de las tareas del día a día de sus hijos, pero sobre todo prestarles especial atención cuando estos comiencen a estudiar para los diferentes controles y exámenes finales que vayan a tener durante el curso escolar. ¿Por qué no aprueba los exámenes? Quizás no estudia cómo debería estudiar por lo que habrá que ayudarle… Por suerte, existen algunas técnicas para que los niños estudien mejor. ¿Queréis saber cuáles son estas maravillosas técnicas?

Articulo relacionado: Botiquín de viaje para niños

1- Preparar el material de estudio antes de cualquier otra cosa. Es fundamental que tu hijo tenga en su escritorio antes de ponerse a estudiar todo lo necesario para hacerlo. Es decir, que cuente en el escritorio de su habitación con todo el material necesario para su “tiempo de estudio”. Recuerda que el hecho de levantarse a por algo que no haya dejado preparado en su escritorio lo único que va a hacer es distraerle.

2- Dividir el tiempo de estudio. Está claro que cuando los niños son pequeños podemos ayudarles algo más (o al menos aceptarán más nuestra ayuda que si de un adolescente se tratara) y por eso es importante dividir su tiempo de estudio en pequeñas partes, aunque no lo decimos nosotros sino que lo han demostrado a lo largo de varios años algunas investigaciones sobre los procesos de atención y el diferente rendimiento de estudio. Todos ellos coinciden: es mucho mejor controlar los ratos que dedicamos al estudio poniendo siempre un límite de tiempo más bien bajo para cada sesión.

Articulo relacionado: Cuentos de Navidad para niños

Probablemente el tiempo ideal no debe superar los treinta minutos porque por norma general todos nosotros mostramos mucha más facilidad para asimilar información que llega en poco tiempo y de forma repetida que si la tenemos que asimilar en un tiempo demasiado largo. Recordemos que lo más importante a la hora de estudiar es mantener el cerebro 100%.

3- Mantenerle alejado de las distracciones. El estudio de nuestros hijos nos importa e igual de importante ha de ser el mantenerle alejado de las distracciones del día a día. El ambiente debe ser el idóneo para estudiar, no debe haber ruidos y los aparatos electrónicos deben de desaparecer por completo de la habitación donde el niño vaya a estudiar. Tenerlos dentro de la habitación lo único que puede hacer es tentarle a cogerlos.

4- Crear notas-resumen. Una vez se vaya a poner a estudiar es importante crear notas-resumen en las hojas. Son muchos los padres y las madres que incitan a sus hijos a subrayar lo más importante de los libros de texto como ellos hacían en su día. Sin embargo, el hecho de subrayar no ayuda a memorizar el texto si este no se repasa lo suficiente, algo que tampoco es demasiado recomendable ya que memorizar solamente hará que se mantenga anclado al modo en que la información está presentada en el texto sin aprender realmente lo que significa dicha información. Lo ideal, por tanto, es elaborar de cada tema o de cada punto más importante dentro de cada tema un pequeño esquema o “notas resumen” con sus propias palabras. De esta manera tendrán combinaciones distintas al texto, pero lo comprenderán y asimilarán mucho mejor.

5- Proponerse una unidad de estudio para cada sesión. Este punto también es importante y también ayuda a que se concentre mejor. Hay que fijar un tema, o una unidad de estudio para cada sesión que tu pequeño vaya a destinar en este “tiempo de estudio” y estudiar eso. Además, ten en cuenta que es mucho más sencillo organizar información relacionada entre sí por el simple hecho de permanecer a una misma categoría que ir por partes o estudiar todo de golpe y porrazo sin entender nada.

6- Practicar constantemente. La práctica constante en cuanto a exámenes o cuestionarios se refiere también es importante. Vosotros mismos, sus padres, podéis ayudarle a buscar cuestionarios relacionados con el tema en cuestión para que demuestre si ha sido capaz de enterarse bien de lo que ha estudiado durante el tiempo invertido al estudio.

7- Explicaros la lección. Dadle la oportunidad de que os hable, de que os cuente lo que ha estudiado, con sus propias palabras, pero comprendiendo siempre el significado que en realidad tiene. Se trata probablemente del consejo más valioso para estudiar porque es, además, una forma también de repasar (al menos mentalmente) lo que se ha estudiado y para asimilar mejor lo que uno ha aprendido. Asimismo, servirá para autoevaluarse y detectar en él mismo los puntos que se creían haber aprendido correctamente y en realidad no o esos puntos clave que le pueden dar más problemas.

Finalmente, tened en cuenta ambos la importancia que tiene el estudio tanto para el presente como para el futuro. Vivimos en una sociedad que cambia constantemente, que exige más conocimientos por lo que estudiar y formarse, pero que sobre todo nos mantiene a todos nosotros informados, preparados y listos para entrar en el mundo laboral el día que toque. ¿Vas a ayudar a tu hijo a ello? Sabemos que sí y tú ya sabes cómo hacerlo y, sobre todo, cómo hacerlo bien.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×