Qué hacer con un niño egoísta

Qué hacer con un niño egoísta
comparte

Los niños en su primera etapa de la vida son siempre egoístas por lo que los padres tienen que enseñarles a cambiar su actitud para que aprendan a compartir y llevarse bien con los demás, sobre todo con sus amigos y hermanos. Para ello, hay que mostrarle una serie de pautas de comportamiento y tener cierto cuidado en la forma que tenemos de educarlo. 

El egoísmo forma parte de la etapa evolutiva de los niños, es decir, les ocurre a todos. Aparece entre los dos y tres años, edad en la que no saben encontrar dónde están los límites. Ellos piensan que, si se desprenden de sus juguetes, es sinónimo de perder una parte de sí mismos y tampoco entienden que sus pertenencias luego se las van a devolver.
 

Las características principales que presentan los niños egoístas son que muestran rabietas o llantos cuando les obligan a prestar sus cosas o no consiguen lo que quieren, se pelean con los demás niños, se aíslan y se pasan el día enfurruñados.
 

La respuesta a esta conducta se encuentra en el desarrollo cerebral de los niños, concretamente en el desarrollo de los lóbulos prefrontales –zonas cerebrales que tienen la función de estabilizar las emociones y conductas sociales. Para controlar esta situación, es necesario comenzar a educarlos hacia la generosidad para evitar que tengan problemas interpersonales en un futuro.


 

En primer lugar, los padres tienen que prestar atención a sus conductas hacia los hijos si quieren impedir que el egoísmo y el egocentrismo constituyan su personalidad. No pueden proporcionarles una atención exagerada y responder a todos sus caprichos porque si lo dejan de hacer en el futuro, esto podría provocarles un sentimiento de pérdida que normalmente les irritará.
 

No obstante, tampoco hay que hacer lo contrario, ser totalmente ausentes. Y es que hasta los tres años de edad es muy importante la presencia de la madre. Si no la ha tenido, puede que genere un sentimiento de rencor y de egoísmo al pensar que todos le deben un trato especial.
 

Enseñar a tu hijo a ser generoso
 

- Cuando esté con sus amigos o hermanos, haz juegos de “hacer turnos” para darle la oportunidad a cada niño de que sea el primero por lo menos una vez.
 

- Si tu hijo tiene menos de tres años, todavía no le obligues a compartir. Aún no entienden lo qué es. Tienes que ir enseñándole poco a poco.
 

- Sé una imagen a seguir para él, tienes que compartir también tus cosas y tu tiempo.
 

- Comienza a leerle libros sobre cómo compartir con los demás.
 

- Elogia todos los momentos en los que tu hijo comparta sus cosas con sus amigos y familiares.
 

- No le critiques. Si le recriminas su actitud con calificativos negativos, como “eres un niño egoísta”, vas a conseguir que su conducta continúe durante años porque va a pensar que va acompañado de su forma de ser.
 

- Por último, puedes probar proporcionándole un solo juego cuando esté jugando con sus amigos o hermanos para que tengan como única opción jugar juntos y compartir.  

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
Volver

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.