Por qué deberías introducir a tus hijos al teatro

Por qué deberías introducir a tus hijos al teatro
comparte

El teatro puede ser una actividad extraescolar que permita a tu hijo adquirir cualidades que le serán de enorme utilidad en su día a día y en su formación como persona. 

El teatro no es muy popular en nuestros días. Tuvo su época dorada, pero, hoy por hoy, tristemente, no es tan divulgado ni admirado como un día fue. No obstante, el teatro puede ser una actividad fascinante para los niños como espectadores y muy pedagógica como actores.

 

Deja que tu hijo sienta la comedia. Muchas veces, los padres descartamos el teatro porque lo asociamos a personas sociables y extrovertidas. Pero esto no es así, la capacidad de interpretación de una persona no tiene apenas que ver con su capacidad de sociabilidad. Puede que tu cómico favorito sea una persona tímida en la vida real. Así que debes desechar la idea de que el teatro no es para tu hijo y dejar que tu hijo experimente los muchos pros que tiene convertirse en diferentes personajes encima de un escenario.

 

Beneficios del teatro para los niños

 

Impulsa la empatía como ninguna otra actividad.

 

Si algo se desarrolla con la interpretación es la cualidad de ponerte en los zapatos de otros. Al interpretar un personaje, tu hijo deberá ponerse en su lugar, hacer creíble lo que dice y cómo actúa, pensar aspectos como la forma de hablar o de moverse, pensar las motivaciones que puede tener… La empatía es una de las habilidades más necesarias en la vida, y el teatro fuerza a aquel que actúa a desarrollarla, incluso en la posición de espectador.

No te puedes perder ...

Jugar en familia

Jugar en familia

Jugar en familia ayuda a construir una relación familiar sólida y duradera. El juego entre padres e hijos, entre hermanos, entre abuelos y nietos ayuda a fortalecer la complicidad entre los miembros de la familia, abre vías de comunicación, permite exteriorizar las expresiones de afecto, deja aflorar las emociones de una forma natural y espontánea. Aprende a jugar con tus hijos: estar con los niños y niñas mientras juegan es importante, pero no es suficiente.

 

Fomenta el trabajo en equipo.

 

El teatro dista mucho de ser una actividad solitaria. Aunque los retos personales y el personaje debe ser desarrollado por uno mismo, la obra y la historia es algo grupal. ¿Habéis visto alguna vez una película en la que los dos protagonistas no tenían ninguna conexión ni química? ¿O una obra en la que cada actor parecía decir su parte y no había una unión ni continuidad? Y es que el teatro es algo que debe desarrollarse en equipo, hay que hablar con los otros personajes, ver diferentes maneras de llevar a cabo una escena, ponerse de acuerdo para que el espectador perciba lo que queremos transmitir.

 

Incentiva la autoexpresión.

 

A medida que tu hijo vaya avanzando y afianzándose en sus clases de teatro y su seguridad en el escenario, te darás cuenta cómo mejora su capacidad de expresarse, su asertividad (la capacidad de expresar y hacer entender las opiniones y sentimientos propios), incluso su vocabulario y expresión verbal. Los niños más tímidos serán especialmente beneficiados de esto, ya que -si bien la timidez no es una cualidad que haya que corregir- las personas tímidas a veces tienden a no verbalizar sus sentimientos u opiniones, por lo que el teatro les permite ser más seguros en sus habilidades comunicativas.

 

Desarrolla la concentración y la constancia.

 

Aunque el teatro se considere una actividad muy bohemia, lo cierto es que requiere de disciplina. Los ensayos, aprender el guion, trabajar poco a poco en desarrollar el personaje y dar un enfoque a la obra que pueda llegar al público…

 

Es un empuje a su seguridad y confianza.

 

El teatro permite a los niños desarrollarse como personas, pero también superar miedos. No todo el mundo se atreve a ponerse delante de una audiencia a desarrollar un personaje. Trabajar en ello e ir siendo cada vez mejor será todo un acicate a su autoestima y seguridad en sí mismo.

 

Cómo empezar

 

Lo ideal es empezar cuanto antes, pero ¡nunca es tarde! Seguro que su centro educativo cuenta con algún tipo de grupo. También puedes buscar en centros culturales de tu zona o en academias dedicadas a ello.

 

Es también importante introducir a tu hijo al teatro como espectador. Ver a otros interpretando a diferentes personajes le dará recursos para usar en sus clases y la motivación necesaria para superar los posibles miedos que tenga. Seguramente será un reto para él/ella, el miedo escénico o a hablar en público es uno de los más comunes entre la población, pero podrá superarlo dentro de un grupo de gente en su misma situación, reducido y que le proporcionará herramientas para ello.

 

Puede que tu hijo sea un animal escénico por naturaleza, o puede que le cueste algo más sacarlo. En cualquier caso, para empezar, ten en cuenta la personalidad de tu hijo para buscar grupos más o menos pequeños, con niños de una franja de edad parecida y con unos profesores que sepan trabajar con tu hijo.


Te puede interesar:
La escuela y las familias deben trabajar conjuntamente para detectar niños con altas capacidades y establecer el entorno preciso para que puedan alcanzar su máximo potencial.


Fecha de actualización: 06-07-2016

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>