×
  • Buscar
Publicidad

El autoritarismo de las madres puede llevar a los hijos a problemas con el alcohol

El autoritarismo de las madres puede llevar a los hijos a problemas con el alcohol

Desde hace años se sabe que el estilo autoritario de educación es negativo para el desarrollo de los hijos, pero, ahora, un nuevo estudio afirma que la crianza autoritaria de las madres, pero no de los padres, está vinculada a las facetas negativas del perfeccionismo, que pueden influir indirectamente en el consumo de alcohol al crecer.

Publicidad

No te puedes perder ...

Descubre el talento de tu hijo

Descubre el talento de tu hijo

¿Has soñado alguna vez con que tu hijo sea el próximo Ronaldo? ¿O quizá un futuro Mozart o Van Gogh? Seguro que sí, ya que todos los padres piensan que sus hijos son los mejores y que llegarán muy lejos. Es muy común imaginar a nuestros retoños ganando el Premio Nobel o siendo un gran científico que descubre la cura contra el cáncer. Todo esto son la mayoría de las veces nada más que eso, sueños. Pero es cierto que muchos niños tienen un talento oculto y es tarea de los padres sacarlo a la luz y potenciarlo

Y tambien:

Esta investigación, publicada en Addictive Behavior Reports, estudió cómo el perfeccionismo y la crianza autoritaria de los hijos contribuye al riesgo de problemas relacionados con el alcohol. La autora decidió realizar este estudio en base a la observación de algunas personas con las que trabajaba. Así lo explica Julie A. Patock-Peckham, profesora asistente de investigación en la Universidad Estatal de Arizona: “Este estudio está inspirado en algunas personas muy perfeccionistas que solían trabajar en mi laboratorio. Me interesé en este tema después de observar que algunos de mis estudiantes más talentosos técnicamente desarrollaban trastornos por consumo de alcohol o recaída de la adicción al alcohol".

Para comprobar su hipótesis, Patock-Peckham realizó una encuesta entre 419 estudiantes universitarios y así descubrió que había una relación directa entre los estilos de crianza, los síntomas depresivos y los problemas relacionados con el alcohol.

“Estos estudiantes estaban obsesionados con la forma en que otros los veían hasta el punto de temer cualquier comentario sobre su escritura. En psicología, los científicos tienen que sentirse muy cómodos para que su trabajo sea editado y revisado por otros. Un estudiante en particular no pudo presentarse frente a otros por temor a no hacerlo perfectamente bien”. Y continúa: "Estos estudiantes parecían estar usando alcohol para hacer frente a sus problemas de vida a un ritmo mayor que los estudiantes que se sentían más cómodos al no ser perfectos todo el tiempo", explicó Patock-Peckham, quien también es el director del Laboratorio de Impulso de Adicciones Sociales. "Como se han hecho ya muchos estudios sobre los estilos de crianza de los hijos y sus influencias indirectas en los resultados del consumo de alcohol, quería determinar qué estilo(s) de crianza se asociaron con el perfeccionismo desadaptativo".

De esta forma, los investigadores encontraron que los participantes con una madre más autoritaria tendían a exhibir niveles más altos de una faceta negativa del perfeccionismo conocida como discrepancia, que a su vez se asociaba con un aumento de los síntomas depresivos.

"Hay formas adaptativas de perfeccionismo, como estándares más altos y una necesidad de orden, y hay formas desadaptativas de perfeccionismo, como la discrepancia: la distancia entre el ser ideal y el ser real", explicó Patock-Peckham. Y esta última forma, la discrepancia del perfeccionismo, se relacionó directamente con los síntomas más depresivos y los problemas relacionados con el alcohol. La crianza con reglas estrictas, específicamente la maternidad autoritaria, puede contribuir a los sentimientos de insuficiencia y esta discrepancia puede influir indirectamente en el consumo de alcohol a través del aumento de los síntomas depresivos y los motivos de automedicación para el consumo de alcohol.

La sorpresa, sin embargo, fue comprobar que este problema surgía cuando la madre era autoritaria, pero no cuando lo era el padre. De hecho, según la autora del estudio, "los padres autoritarios en realidad promueven altos estándares en sus hijos, que es un vínculo protector contra la depresión y el uso de alcohol para automedicarse. Solo podemos especular que la obediencia exigida por los padres funciona de manera diferente a la obediencia exigida por las madres. Puede ser percibido como una forma de cuidado por parte de los padres tener reglas para la descendencia, incluso cuando esas reglas son inflexibles”.

La crianza autoritaria, tanto en madres como en padres, también contribuyó al aumento de los altos estándares.

“Este es solo un primer paso exploratorio para analizar esta posible explicación de por qué algunas personas pueden elegir el alcohol para hacer frente a sus problemas y decepciones en la vida. Realmente debe haber más estudios sobre este tema, incluidos algunos estudios longitudinales”.

Y es que, como en muchos otros estudios, hay limitaciones que deben considerarse. En primer lugar, los efectos indirectos observados en el estudio actual se basaron en datos transversales. Por lo tanto, no es posible determinar la precedencia temporal de las variables en el modelo. Por ejemplo, es posible que los problemas relacionados con el alcohol puedan ser una causa más que una consecuencia de una mayor depresión o motivos de automedicación para beber. Del mismo modo, los comportamientos infantiles pueden evocar comportamientos parentales particulares. Por ejemplo, un niño que mantiene altos estándares puede evocar una crianza menos autoritaria de las madres. Por lo tanto, las investigaciones futuras deberían estudiar estos patrones de relaciones a lo largo del tiempo para confirmar la secuencia causal propuesta de asociaciones entre las variables de estudio.

 Además, la edad promedio de los participantes fue de 20 años y es posible que esto pueda contribuir a la falta de información sobre el consumo de alcohol. Este estudio también es limitado, ya que solo estudiaron estilos de crianza que reflejan el establecimiento de reglas y calidez en lugar de vínculos o apego a los padres. Asimismo, este estudio es limitado porque se centró exclusivamente en adultos emergentes. Sería interesante estudiar los períodos de desarrollo potencialmente críticos en los que aparecen y progresan las tendencias perfeccionistas. Las investigaciones futuras que estudian estas relaciones entre individuos en tratamiento por problemas de alcohol y depresión concomitantes también mejorarían nuestro conocimiento del papel del perfeccionismo en problemas de internalización y externalización clínicamente significativos.

"El perfeccionismo es una construcción muy poco estudiada cuando se trata de resultados de salud y bienestar. Si bien los altos estándares pueden estar relacionados con resultados positivos, la necesidad de ser perfecto a los ojos de los demás, literalmente, puede ser perjudicial para la salud. Tenemos que dejar de enorgullecernos de glorificar la discrepancia del perfeccionismo. Nadie hizo nada verdaderamente novedoso, innovador o emocionante en la ciencia si en ocasiones temían parecer tontos”.

¿Cómo evitar el autoritarismo?

Ahora que sabes que el estilo de crianza autoritario no solo puede causar problemas de desarrollo en los niños como falta de confianza, miedo, inseguridad o poca autonomía, sino también problemas relacionados con el alcohol, es importante que evites el autoritarismo en las reglas y el perfeccionismo exagerado siguiendo estos consejos:

1. Revisa las normas que existen en casa y adáptalas a la edad de tu hijo, su madurez y sus capacidades. Tampoco es conveniente que haya un exceso de reglas o que el niño sienta que todo está prohibido.

2. No te centres solo en los éxitos y los fracasos escolares, la vida es mucho más y muchas veces es más importante el trabajo y el esfuerzo que demuestra el niño, que la nota final.

3. Nunca jamás grites ni pegues a tu hijo. Es importante ser firme, pero siempre cariñoso y comprensivo.

4. Premia los buenos comportamientos y reconoce los logros de tu hijo mostrándote orgulloso de él y de sus avances.

5. Potencia su independencia y su autonomía dejándole tomar sus propias decisiones.

6. Deja que cometa sus propios errores y que desarrolle herramientas para solucionarlos.

7. Demuestra amor a tu hijo todos los días mediante abrazos, besos, mimos y diciéndole a menudo “te quiero”.

8. Fomenta la comunicación y la confianza con tus hijos. Escucha sus problemas y valora que te cuenta la verdad y lo que le ha pasado, aunque sea algo malo o pueda recibir un castigo por ello.

9. Confía en tu hijo.

10. Empatiza con él y ponte en su lugar para ser capaz de descubrir lo que siente y entender por qué hace ciertas cosas.

11. No le exijas un 10 en todo ni la perfección, ninguno somos perfectos. No es bueno que sienta que tu amor depende de sus éxitos y que, si falla, dejarás de quererle. Debes quererle siempre haga lo que haga y demostrárselo.


Fuentes

“Perfectionism and self-medication as mediators of the links between parenting styles and drinking outcome”, J.A.Patock-Peckham, W.R.Corbin. https://doi.org/10.1016/j.abrep.2019.100218

Fecha de actualización: 03-12-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.