¿Cómo enseñar las tablas de multiplicar?

¿Cómo enseñar las tablas de multiplicar?
comparte

Las unidades, las decenas, las centenas, las sumas y las restas son los primeros conocimientos matemáticos que se adquieren en el colegio, pero son también los pasos previos para el aprendizaje de las multiplicaciones y de las divisiones.

Las multiplicaciones se definen como una operación aritmética que consiste en calcular el resultado (producto) de sumar un mismo número (multiplicando) tantas veces como indica otro número (multiplicador). Se puede decir que es un atajo para sacar grandes sumas de forma más rápida. Este ejercicio es uno de los pilares fundamentales de muchas operaciones y diversos conceptos matemáticos como las operaciones con fracciones o las potencias que los más pequeños aprenderán en un futuro.

 

Una buena base es muy importante para seguir avanzando de manera adecuada en los conocimientos matemáticos. Es un aprendizaje escalonado donde cada ejercicio y concepto que se aprenda servirá para poder avanzar en operaciones más complejas. Por ello, resulta indispensable que se aprenda correctamente para no quedarse atrás o atascarse cuando el resto de los compañeros y las compañeras de clase comiencen a avanzar y a aprender cosas nuevas.

 

Para que los niños y niñas puedan aprender a multiplicar es necesario que sean capaces de dominar las sumas. Esto les permitirá hacer razonamientos que los lleven a encontrar atajos que les den el resultado correcto. Algunas recomendaciones que ofrecen algunos expertos es que no se descuide el aprendizaje de la suma ya que muchas veces es algo que se abandona al poco tiempo. Además, las sumas de una cifra son importantes al comenzar con las matemáticas.

 

Otro punto a tener en cuenta antes de comenzar con las multiplicaciones es haber trabajado con niños y niñas las sumas en horizontal, de izquierda a derecha (25+12 es 37). Esto le facilitará la comprensión y el razonamiento a la hora de comenzar a multiplicar. Todos estos aprendizajes comienzan en el primer curso al entrar los niños y las niñas en educación Primaria, pero es necesario que los progenitores los apoyen y ayuden en esta etapa también desde casa. Asimismo, hay que ser conscientes de que no existe una única manera de enseñar, aunque muchas veces en las escuelas se impone de una determinada forma y no enseñan el resto.

 

Para comenzar a enseñarles a multiplicar se debe ir paso a paso. No se pueden enseñar contenidos para los que aún no están preparados ya que solo confundirían más a los estudiantes. Mantener a los pequeños motivados y con ganas de aprender es fundamental para que abran su mente y estén dispuestos a adquirir nuevos conocimientos. Un error bastante frecuente a la hora de enseñar es no explicarles las cosas y simplemente mostrar su mecánica. Si van a aprender a multiplicar habrá que explicarles, por tanto, qué es una multiplicación, en qué consiste y, finalmente, enseñarles la dinámica para resolverla. Los niños y las niñas son curiosos por naturaleza y su motivación por aprender crece cuando comprenden las cosas más allá de memorizar fórmula tras formula. Además, muchos necesitan comprender la necesidad de aprender ciertas cosas, sobre todo en el ámbito de las matemáticas para poner esmero en querer aprenderlas.

 

A la hora de enseñar es necesario comprender que las multiplicaciones son mucho más que memorizar las tablas de multiplicar. Es mejor si los niños comienzan a aprender a resolver multiplicaciones básicas como 2x2 o 3x2 para que comprender el proceso y desarrollen el razonamiento que los llevará a resolverlas. Deben comprender que se trata de la suma decisiva de un mismo número, es decir que 3x2 significa 3 veces 2 o, lo que es lo mismo, 2+2+2, lo que equivale a 6.

 

Como todo lo referente al aprendizaje y especialmente en matemáticas, cuánto más se practique, mayor soltura y reforzamiento de los conocimientos tendrán. Los problemas matemáticos no se pueden memorizar y por eso una dosis diaria de práctica aumentará sus capacidades. Algunos trucos sencillos para hacer de manera que no les parezca aburrido es practicarlos en el día a día, por ejemplo, cuando se va al supermercado, el papá o la mamá podrá hacerle razonar: “Si quiero llevarme 3 manzanas y cada una cuesta 2 euros ¿cuánto tengo que pagar?”. Estos razonamientos, sin duda, ayudarán al niño o a la niña a que razonen y a comprender la utilidad de las multiplicaciones diariamente.

 

Y una vez hayan comprendido ya la funcionalidad de las multiplicaciones es hora de enseñar las tablas de multiplicar. Antes de comiencen a aprenderlas es necesario que las manipulen y las analicen para que intenten comprenderlas. También existen los trucos de toda la vida para facilitar su aprendizaje:

 

- Tabla del 0. Todos los números multiplicados por 0 dan como resultado 0 (0x1 es 0, 0x2 es 0, etc.)

- Tabla del 1. Todos los números multiplicados por 1 dan el mismo número. (1x1 es 1, 1x2 es 2…)

- Tabla del 2. Todos los números multiplicados por 2 dan el doble (2x1 es 2, 2x2 es 4, y 2x3 es 6)

- Tabla del 5. Todos los números multiplicados por 5 dan como resultado números terminados en 0 y en 5, yendo siempre en series de 5 (5x1 es 5, 5x2 es 10, 5x3 es 15, etc.)

- Tabla del 10. Todos los números multiplicados por 10 dan el mismo número con un 0 añadido (10x1 es 10, 10x2 es 20, 10x3 es 30…)

 

¿Y vuestros hijos? ¿Ya saben multiplicar?


Fuentes:

MundoPrimaria

Rodrigo, Noemí “Enseñar a multiplicar mediante el juego y el aprendizaje cooperativo”. Universidad de La Rioja.

 

Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar