¿Cómo enseñar a dividir a un niño?

¿Cómo enseñar a dividir a un niño?
comparte

Dividir es una de las 4 operaciones básicas matemáticas (sumar, restar, multiplicar y dividir) y es la que se enseña en último lugar, ya que, para aprender a dividir, es necesario saber realizar correctamente las otras tres. Este aprendizaje se comienza en cuarto de primaria, con 9 o 10 años y, aunque al principio pueda resultar complicado, es más sencillo de lo que parece si se explica correctamente.

Dividir es repartir o distribuir una cantidad en partes iguales. Esta operación matemática forma parte de las 4 operaciones básicas necesarias para aprender cualquier ejercicio o actividad matemática, y no solo es importante a nivel de estudios, sino que es una de las más usadas a nivel cotidiano. Por eso, es importante que, cuando se empiece a enseñar al niño a dividir, se le explique claramente qué es una división y la importancia que tiene en nuestro día a día. Muchas veces, los niños se alejan de las matemáticas porque no las ven útiles, cuando es uno de los aprendizajes esenciales para la vida, y eso es lo que hay que hacerle entender al niño.

Para ello, puedes empezar con ejemplos sencillos como cortar una pizza en cuatro partes y explicarle que eso es dividir por cuatro, o un manzana en dos partes, que sería dividir por dos. Tiene que quedarle claro qué es el concepto de dividir para que pueda entender las operaciones que hay que realizar. Por eso, siempre se empiezan las divisiones por casos concretos sencillos en los que se divide algo en un número determinado de partes más pequeñas, pero iguales. De hecho, este concepto se empieza a enseñar antes de los 9 años, para que, llegada a esta edad, el niño ya sepa qué es dividir y se pueda empezar por las operaciones matemáticas.

Una vez tenga unos 9 años, ya no necesitará hacer este cálculo con cosas concretas, sino que ya será capaz de aprender el algoritmo de la división y saber que 2 cabe 4 veces en 8, por ejemplo. Es decir, puede relacionar el problema planteado con la operación y saber cómo realizar esa operación concreta.

¿Cómo se enseña a dividir?

1- Se empieza por las divisiones exactas, es decir, la que dan como resultado cero.

2- Después, se le explican las partes principales que forman la división: dividendo (el número que vamos a dividir), divisor (el número por el que se divide), cociente (el resultado de la división) y resto (lo que queda o sobra sin poder dividir porque es un número menor que el divisor, aunque en estas primeras divisiones siempre será cero, ya que son divisiones exactas). Además, debe saber que el dividendo debe ser mayor que el divisor.

3- Es conveniente partir de las multiplicaciones, ya que, al fin y al cabo, es la misma operación, pero a la inversa. Es decir, cuando multiplicamos dos números (factores) obtenemos un resultado llamado producto, y si dividimos ese producto entre uno de los dos factores, obtenemos el otro. De esta forma, pueden comprender mejor la relación entre ambas operaciones y lo que implica dividir.

4- Después, se enseña a dividir por una sola cifra. Por ejemplo, 21 : 3. Lo primero que hay que hacer es preguntar si el dividendo es mayor que el divisor. Si es así, se pregunta cuántas veces cabe 21 entre 3 y, recurriendo a las tablas de multiplicar, el niño podrá averiguar que 7. Como el resto es 0, es una división exacta que quedaría así: 21: 3 = 7.

5- Cuando el niño ya sabe hacer divisiones sencillas, se empieza por las complejas, es decir, aquellas que están formadas por varios números que implica realizar varias operaciones. Por ejemplo, 63 : 3. Primero se comprueba que el dividendo es mayor que el divisor. Luego, se pregunta si es posible dividir la primera cifra (6), por 3. Si es así, se realiza la operación y se coloca el primer número, en este caso, 2. Luego, se coge la segunda cifra y se divide también entre 3, es decir, 3 entre 3, cuyo resultado sería 1. Como ya no hay más cifras, el resultado final son las dos cifras juntas, es decir, 21.

6- Una vez que el niño es capaz de realizar divisiones de varias cifras entre una sola cifra exactas, se pasa a enseñar a hacer divisiones de varias cifras entre varias cifras exactas. Y, por último, divisiones inexactas, es decir, aquellas en las que el resultado no es 0. Por último, se enseñarán las divisiones con decimales, pero ya en el último curso de primaria.

7- Si tu hijo está aprendiendo a dividir en el colegio, es importante que practiques con él divisiones en casa, ya que es una operación matemática que suele resultarles complicado al principio, sobre todo cuando se empieza a hacer divisiones de varias cifras en las que hay que ir cogiendo nuevas cifras del dividendo y juntándolas con el resto que va sobrando de la anterior operación. Eso sí, no le obligues ni le tengas horas haciendo divisiones, o acabará aborreciendo las matemáticas. Es conveniente que busques juegos y ejercicios o problemas entretenidos para que aprenda casi sin darse cuenta. 


Fuente: https://educar.doncomos.com/como-ensenar-dividir

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×