¿Cómo enseñar inglés para niños?

¿Cómo enseñar inglés para niños?
comparte

El inglés tiene una importancia enorme en la vida de los niños y las niñas en la actualidad. Desde la etapa infantil está implantado en los colegios y hasta el bachillerato sigue siendo una asignatura obligatoria en los centros. Mientras más jóvenes se familiaricen con este idioma antes aprenderán las bases de la gramática y el vocabulario, pero lo más importante es que habituarán el oído a los sonidos del inglés. 

Durante la etapa de crecimiento y desarrollo todo lo que aprenden y refuerzan desde casa es muy importante y el inglés no es una excepción. Enseñarles este idioma desde casa es una buena forma de complementar las clases que ya estén tomando, así como de familiarizarlos más fácilmente. Aunque el nivel de inglés de los padres y las madres no sea muy elevado esto no es impedimento para apoyar la educación de sus hijos y conseguir que se entusiasmen por el idioma.

 

Los hábitos son indispensables para el aprendizaje y los estudios, por ello, utilizar canciones, series o películas animadas en este idioma fomentará sus ganas de aprenderlo. Dedicar 15 minutos al día para hablar en inglés o hacer listenings para que los pequeños vayan haciéndose con los diferentes sonidos de este idioma es un buen comienzo. Además, emplearlo en situaciones cotidianas del día a día hará más sencilla su implantación en la rutina de los menores. Por ejemplo, cantando canciones en inglés a la hora del baño.

 

Otro elemento que facilita el aprendizaje del inglés son los cuentos. Esas historias que tengan ilustraciones llenas de color y, en general, que tengan elementos visuales claros ayudan a la comprensión. Además, los niños y las niñas disfrutan de los cuentos que ya conocen, lo que ayuda a facilitar que aprendan el vocabulario y se queden con algunas estructuras sintácticas básicas. Asimismo, convertir la experiencia en algo más interactivo es una manera de que el pequeño vaya cogiendo confianza y se anime a hacer preguntas sencillas. Leer cuentos en inglés es, además, una manera de fomentar su comprensión auditiva.

Cómo enseñar inglés a los niños

Cómo enseñar inglés a los niños

Los bebés cuando nacen lo hacen con una sensibilidad cerebral especial que les permite identificar dos idiomas diferentes por la entonación y acento que se le da a cada uno. Mucho antes de poder hablar están genéticamente predispuestos a aprender dos lenguas al unísono, identifican tonos, volúmenes, acentos e incluso voces de distintas personas.

 

Los juegos y las tarjetas de aprendizaje son uno de los métodos infalibles para que aprendan este idioma de manera divertida. Los juegos con estas flashcards son diversos y no requieren de ningún material más allá de las tarjetas, las cuales se pueden fabricar manualmente. El memory (juego de hacer parejas) o el snap (muy parecido al burro) son solo algunos ejemplos.

 

Para que los más pequeños aprendan expresiones y vocabulario lo ideal es instaurarlo en casa de la manera más natural. Enseñarles palabras en inglés sobre temas que les interesan o tienen más dominados es fácil, desde juguetes, colores, ropa, alimentos y bebidas hasta animales, formas, etc. Estas palabras las utilizan en su día a día, tanto en casa como en el colegio, por ello, es más sencillo si al principio el aprendizaje se centra en cosas de su interés. Es también una manera de conocer más a los hijos ya que estos se irán animando y dirán qué palabras quieren aprender.

 

El uso de la tecnología para el aprendizaje del inglés es una buena opción. Existen muchas aplicaciones que se pueden descargar en cualquier dispositivo móvil y que integran el aprendizaje del vocabulario, la gramática, la comprensión lectora y la auditiva. Esta manera de aprender es entretenida, interactiva y envolvente para los pequeños por lo que seguro que prestarán toda su atención. Además, suelen dividirse por niveles e ir avanzando conforme lo hace el niño o la niña. También existen diversos programas en inglés que fomentan el aprendizaje de este idioma como la plataforma Let’sClan de Radio Televisión Española.

 

Por otro lado, en el caso de que el pequeño acuda a clases de este idioma, es importante que los padres y las madres pregunten al profesor y se preocupen por saber que están aprendiendo en ese momento. De esta manera en casa se podrá reforzar lo aprendido en las clases. Además, se le puede pedir consejo al profesor para que os recomiende algunas canciones, programas o cuentos que puedan utilizar en casa. Es la manera ideal de afianzar lo aprendido en la escuela y, también, la oportunidad de aprender cosas nuevas.

 

Es importante tener en cuenta que forzar a los niños y a las niñas a aprender un idioma nunca tiene buenos resultados. Hay que hacerles ver que es divertido, pero también que es importante para su aprendizaje. Una de las mayores dificultades a la hora de aprender un idioma que no es el materno suele ser a la hora de hablar. Por ello, es necesario tener en cuenta que obligar a un niño a hablar otro idioma si no quiere suele ser contraproducente. Pero una buena manera de conseguir que poco a poco vaya soltándose es ir diciéndole frases cortas en inglés como “I love chocolate”, de esta manera verá que no es difícil y con el tiempo terminará haciéndolo de manera natural.


Fuentes:

British Council y Método de enseñanza de inglés para bebés y niños – TET EDUCATION.

 

Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar