×
  • Buscar
Publicidad

Beneficios de los cursos de inglés para jóvenes en el extranjero

Beneficios de los cursos de inglés para jóvenes en el extranjero

Todos los padres tienen claro que, para que sus hijos tengan éxito en sus carreras laborales, es necesario que sepan inglés de manera casi bilingüe. Actualmente, no basta con chapurrear cuatro palabras, sino que hay que tener un nivel de inglés muy elevado para poder moverse con libertad en el mercado laboral. Y una de las mejores formas de conseguir esto es, sin duda, apuntar a tu hijo a un curso de inglés en el extranjero, donde podrá tener una auténtica inmersión lingüística y aprender en dos meses más que en un año de curso escolar.

Publicidad

No te puedes perder ...

Equipamiento de bebida, cubiertos y utensilios

Equipamiento de bebida, cubiertos y utensilios

Hasta los seis meses la leche materna es suficiente para cubrir sus necesidades nutricionales. A partir de entonces tu bebé requerirá un aporte extra de calorías, vitaminas y minerales en forma de alimento sólido, además de su leche habitual. Para ello será imprescindible la adquisición de una serie de utensilios indispensables para este importante paso hacia su independencia: empezar a comer solo

Y tambien:

El aprendizaje del inglés ha cambiado mucho en los últimos 20 años y, si a principios del siglo XXI solo se daban unas cuantas horas de inglés en el colegio, lo que apenas servía para darnos un nivel medio de conocimiento (y eso en los mejores casos), actualmente la mayoría de los centros escolares, tanto de infantil como de primaria o secundaria, son bilingües, lo que supone dar casi la mitad de las horas lectivas en inglés. Esto permite a los niños acabar la educación obligatoria con un nivel mucho mejor de inglés de lo que se conseguía hace 20 años, pero puede no ser suficiente.

Y es que, para sobresalir por encima de la media, no basta con tener un buen nivel de inglés, hay que ser prácticamente bilingüe, es decir, hablar inglés casi tan bien como el español. Y, si no has tenido la suerte de que uno de tus padres sepa inglés a la perfección y te haya hablado en este idioma desde pequeño, puede que te haga falta un impulso extra para saber más inglés que el resto de tus compañeros.

Una forma de conseguir un nivel mejor es apuntarse a clases de inglés en una academia, pero es necesario que sea una buena academia en la que se valore la conversación por encima de la gramática para que realmente sirva de algo. Esto supone, además, un desembolso económico mensual y gastar tiempo por las tardes en estudiar inglés en la academia. Por eso, en lugar de esta opción, muchos padres se plantean la posibilidad de apuntar a sus hijos a cursos de inglés en el extranjero para jóvenes en verano, es decir, mandarle durante un tiempo a un país de habla inglesa para que pueda empaparse del idioma y aprender a hablar en inglés sin problemas. La web de CLS, por ejemplo, ofrece programas para jóvenes en el extranjero desde hace muchos años y es un referente en su sector. En su página dedicada a cursos de inglés en el extranjero para jóvenes en verano podemos ver los diferentes destinos modalidades con las que trabajan.

Algunos padres optan por mandarle un curso entero, aunque la mayoría opta por los cursos de verano ya que es una oportunidad fantástica para que tu hijo aprenda inglés durante uno o dos meses, pero aporta otros muchos beneficios al chico.

1- Permite conocer otras culturas

Muchos chicos tienen una visión muy limitada del mundo, sobre todo de pequeños, y viajar a un país extranjero les permite descubrir otras culturas, otras ideas, otras creencias y otras formas de vida, lo que enriquece su mente y le ayuda a ser más tolerante.

2- Permite hacer nuevos amigos

Salir fuera de casa y del entorno conocido posibilita al chico hacer nuevos amigos de culturas y orígenes diferentes, ideal sobre todo para personas tímidas o a las que les cuesta entablar nuevas relaciones sociales.

3- Aporta responsabilidad y madurez

Estar fuera  de casa, en otro país, lejos de sus padres, permite al niño ser más responsable y maduro, ayudándole a resolver sus propios problemas sin contar con el respaldo constante de sus padres. Es, sin duda, una experiencia fantástica y muy enriquecedora en todos los ámbitos, no solo a nivel lingüístico.

4- Permite hacer actividades nuevas

Y, por supuesto, en estos cursos no se trata tan solo de aprender inglés, sino también de pasarlo bien, hacer actividades nuevas y disfrutar, ya que, al fin y al cabo, se realizan en las vacaciones de verano, por lo que estos cursos no se llevan a cabo en clases aburridas y teóricas, sino mediante actividades diferentes que permiten al niño relacionarse con otras personas y aprender de manera divertida, sin darse ni cuenta.

¿Desde qué edad?

Ahora que sabes todos los beneficios que estos cursos en el extranjero tienen para los chicos y chicas, quizá te plantees si tu hijo tiene la edad adecuada para apuntarle este verano. La mayoría de estos cursos están enfocados para niños desde los 6 años, aunque es cierto que, con esta edad, los niños dependen mucho de sus padres y puede ser mejor esperar a los 10 o 12 años para apuntarle a un curso de inglés de verano en otro país.

No obstante, aunque la edad es importante a la hora de tomar la decisión, también lo es la madurez y las ganas del niño. Puede que tu hijo esté preparado con tan solo 10 años, o que necesite tener 14 para sentirse con ganas de apuntarse en esta aventura. Es importante que nunca obligues al chico, debe querer ir para que realmente disfrute y aprenda.


Foto: Freepik.com

Fecha de actualización: 28-03-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.