×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo enseñar comprensión lectora a los niños?

¿Cómo enseñar comprensión lectora a los niños?

A los 4 años los niños comienzan el aprendizaje de las letras, lo que les ayudará a empezar a leer y escribir. Sin embargo, la comprensión lectora, es decir, entender bien lo que se lee, no llegará hasta los 6-7 años, un proceso clave para la educación del niño ya que, si no comprende lo que lee, no podrá aprender ni estudiar.

Publicidad

No te puedes perder ...

Cómo enseñar las horas a los niños

Cómo enseñar las horas a los niños

Leer la hora es algo que hacemos todos los días y, definitivamente, una habilidad básica que todos necesitamos aprender desde pequeños para administrar mejor nuestro tiempo. Pero aprender a leer la hora puede ser un poco complicado para los niños.

Y tambien:

La comprensión lectora no implica solo leer las palabras de forma correcta y entender su significado, sino también ser capaz de interactuar con los textos, desglosarlos en diferentes partes, responder preguntas acerca de lo leído, usarlo para distintas situaciones de la vida real… Es decir, comprender tanto las palabras que lo forman, como el sentido general del mismo. Y esta capacidad es fundamental a la hora de aprender y estudiar, ya que si los chicos no son capaces de entender lo que han leído, no podrán aprender nada nuevo, ni retener los contenidos ni hacer sus exámenes con éxito. Por eso, la comprensión lectora debe fomentarse desde el colegio y desde casa siguiendo una serie de pautas y consejos:

1- Define los componentes básicos de una historia para que los chicos se acostumbren a identificarlos al leer un texto: personajes, escenario, trama, conflicto y resolución. Ayúdalos a saber en qué consiste cada uno de ellos y cómo identificarlos al leer una historia. Por ejemplo, la trama hace referencia a lo que ocurre, mientras que el conflicto es el hecho o circunstancia que los personajes intentan superar.

2- A la hora de leer un texto, los objetivos no siempre son los mismos, depende de si el chico está leyendo una novela por diversión o un texto escolar, por ejemplo. Por lo tanto, es necesario que el niño aprenda a diferencia entre unos objetivos u otros para enfocar la lectura de manera diferente. Y, ante los textos escolares, también puede haber diferentes opciones, como entender lo leído o hacer un resumen, por lo que debes dejárselo claro para que sepa cómo debe enfocar la lectura.

3- La comprensión lectora no implica entender solo las palabras que forman el texto, sino que hay que prestar también atención a las imágenes, los títulos, las anotaciones… cualquier otra cosa que forme parte del texto y pueda añadir información o aclarar lo leído.

4- Una buena manera de comprender mejor un texto es haciéndose preguntas sobre el mismo. ¿Por qué ocurre esto en este momento? ¿Qué busca este personaje? ¿Por qué el autor ha usado estas palabras?

5- En el caso de los chicos más pequeños, los que empiezan la Primaria, el primer obstáculo a vencer es el del significado concreto de las palabras, ya que su vocabulario es más limitado, por lo que lo primero que deben hacer es identificar las palabras que no conocen y buscar su significado en un diccionario. Si hay palabras que no se entienden, es imposible comprender el significado global. Y, una vez sepan lo que significan, pueden buscar sinónimos.

6- Una buena idea de comprender mejor ciertas historias o textos es establecer una relación entre las lecturas y la vida del alumno. Puedes preguntarle cómo le ha hecho sentir la historia, si le ha gustado o no, si recuerda haber vivido alguna situación similar… También es importante que establezcan su propia opinión sobre el texto y aprendan a criticar lo que leen.

7- Después de haber leído un texto, es conveniente hacer una comprensión o discusión sobre el mismo en voz alta. Compartir las opiniones y pensamientos sobre el texto ayuda a aclarar diversos puntos y entender mejor lo que se ha leído.

8- En los textos de libros escolares o aquellos que vayan a formar parte de un examen es conveniente hacer resúmenes y tomar notas sobre ellos, ya que escribir de nuevo lo leído o marcar las palabras clave ayudan a comprender mejor lo que se ha leído y a fijarlo en la memoria. El resumen se puede hacer por escrito u oral.

9- Los comentarios de texto, es decir, responder preguntas sobre el texto o elaborar una opinión sobre el mismo, son una gran ayuda para mejorar la comprensión lectora de los chicos.

10- En casa, es conveniente tener un rincón de lectura o un día dedicado a la lectura en el que todos los miembros de la familia puedan hablar de lo que han leído en la semana, contar lo que les ha parecido, exponer sus dudas o resolver cuestiones.

11- Con niños de 6 años, es buena idea comenzar por textos cortos y sencillos como instrucciones, el menú de un restaurante… para que se acostumbren a entender bien lo que leen y no solo juntar palabras.

12- Una técnica que funciona muy bien es el procedimiento Cloze (palabra fantasma), que consiste en eliminar algunas palabras de un texto para que los chicos lo completen con las palabras que consideren más adecuadas en cada hueco.

13- Asignar títulos a los párrafos o partes del texto también ayuda a los chicos a hacer un mini resumen de esa parte y comprender mejor lo que han leído al tener que inventarse un título.

14- Escribir un final alternativo también permite desarrollar la comprensión lectora y, a la vez, la creatividad, ya que deben conocer bien la historia para plantear otro final.

15- Otra opción, muy útil sobre todo en niños pequeños, es hacer un dibujo sobre el texto o la historia leídos.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado un test para detectar altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.


Fuentes:

http://www.readingrockets.org/article/seven-strategies-teach-students-text-comprehension

https://benchmarkeducation.com/best-practices-library/comprehension-strategies.html

 

Fecha de actualización: 28-05-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad