Cómo enseñar a escribir a un niño de 5 años

Cómo enseñar a escribir a un niño de 5 años
comparte

Los niños comienzan el aprendizaje de la escritura en torno a los 3 años, cuando empiezan a hacer los trazos básicos que, posteriormente, conformarán las letras. Con 4 años empiezan a aprender las letras del abecedario, cómo suenan y cómo se escriben. Y ya con 5 años son capaces de escribir palabras y frases sencillas.

El aprendizaje de la escritura comienza realmente cuando los niños, con unos 12 meses, son capaces de agarrar un lápiz y empezar a dibujar con él en un papel. Al principio, estos trazos son totalmente libres y no son más que garabatos, pero, a medida que el niño crece, es capaz de controlar mejor esos trazos y hacer líneas dirigidas. Después, al empezar la etapa de Educación Infantil, sus profesores comenzarán a enseñarle a hacer trazos concretos que serán la base para poder escribir, más tarde, las letras. Es decir, líneas rectas, curvas, figuras geométricas, puntos, etc.

Después, entre los 3 y los 4 años, el niño comienza a aprender qué son las letras, para qué sirven, sus sonidos y cómo se escriben. Comienza el aprendizaje de la lectura y la escritura, que siempre van unidos, enseñándole algunos fonemas y grafemas básicos como las vocales. Además, estas primeras letras se le enseñan siempre en mayúsculas, ya que las mayúsculas son más sencillas de trazar y de reconocer. Por eso, al final del curso de 4 años, la mayoría de los niños son capaces de reconocer casi todas las letras del alfabeto y escribir muchas de ellas, incluso todas con un poco de ayuda.

Y ya con 5 años los niños conseguirán escribir todas las letras y juntarlas para ir formando palabras y frases sencillas. Por eso, cuando el pequeño empiece Primaria, ya con 6 años, sabrá escribir y solo le faltará mejorar su grafía y aprender las reglas ortográficas y de puntuación, lo cual hará poco a poco.

Este aprendizaje se realiza en el colegio, aunque hay ciertas actividades que puedes hacer con tu niño en casa para ayudarle a escribir y motivarle en esta enseñanza tan importante ya que, si un niño no sabe escribir bien ni comprende lo que escribe, no podrá estudiar ni sacar buenas notas. La lectura y la escritura son claves en el aprendizaje de los niños, por lo que debemos intentar que aprenda correctamente ambas disciplinas.

Consejos para enseñar a escribir al niño

1- Habla con su profesor para saber cómo va en clase, si le cuesta más o menos escribir, con qué letras o palabras tiene dificultades, si está motivado o no, cuál es el método enseñanza que siguen y qué ejercicios pueden ser buenos para él para que realmente lo que hagáis le ayude.

2- Cualquier momento es bueno para practicar la escritura, no es necesario sentarse en la mesa a hacer deberes o fichas de escritura, aunque también puede ayudar de vez en cuando, sino que puedes aprovechar cualquier momento para que escriba. Por ejemplo, mientras esperáis en la consulta del médico puedes sacarle un cuaderno y un lápiz y pedirle que escriba lo que ve. O decirle que te ayude a hacer la lista de la compra. O jugar a restaurantes y que él, siendo el camarero, tiene que anotar la comanda. Y no te preocupes si comete fallos o errores ortográficos (como escribir helado sin h), lo importante es que no tenga miedo a intentarlo y que practique.

3- Cuando tenga que hacer alguna ficha o trabajo para clase, es importante que lo haga él solo, no que lo hagas tú por él, por mucho que le cueste. No dejes que sus lágrimas te convenzan de que está muy cansado y ya no puede escribir más. Puedes estar a su lado, apoyarle, ayudarle y motivarle, pero no hacerlo por él. Si le coges el lápiz y lo escribes tú, no estarás ayudando a que aprenda a escribir solo.

4- Aunque lo mejor para aprender a escribir es practicar y practicar con un lápiz y un papel, puedes poyarte también en otros materiales, como la plastilina, con la que podéis crear letras para que tenga clara la forma de cada una; tablets o pantallas digitales que permitan escribir con el dedo; vídeos o películas sobre las letras; etc.  

5- En clase se ocupan de enseñarle las letras, sus sonidos y cómo se trazan, por lo que tu labor en casa es más bien motivarle y animarle para que tenga curiosidad e interés por escribir y leer. Para ello, es conveniente que esté siempre rodeado de la letra escrita por medio de cuentos y libros, que te vea leer y escribir (y no hablamos de escribir mensajes en el móvil), que se dé cuenta de lo importante que es saber escribir para poder tener independencia y escribir, por ejemplo, la carta a los Reyes Magos o una postal a los abuelos que se han ido de viaje. Aunque ya no se use tanto la correspondencia, todavía hay muchas cosas que podemos escribir y a los niños, por ejemplo, escribir una nota de agradecimiento, sus invitaciones de cumpleaños o una carta a una amigo es algo que les hace mucha ilusión, así que aprovéchalo para que practique de forma divertida y sin darse cuenta de que eso le vale de aprendizaje.


Fuente:

Fundación Rubio

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×