Cómo enseñar a escribir a un niño de 4 años

Cómo enseñar a escribir a un niño de 4 años
comparte

Los niños comienzan el aprendizaje de la escritura con 3 años, aunque con 4 años avanzan considerablemente en su aprendizaje y, al final de este curso, ya son capaces de escribir la mayoría de las letras en mayúsculas, así como reconocer su sonido.

Aunque a los 3 años, en el colegio, se suele iniciar el aprendizaje de la escritura, realmente es solo un acercamiento a alguna letra y trazos similares (rectas, curvas…) para que, con 4 años, el niño ya tenga unas bases para comenzar a aprender a escribir, por lo que es realmente con esta edad cuando se enseña a los niños a escribir, aunque este aprendizaje no terminará hasta los 6 años.


En segundo de infantil, curso en el que los niños tienen 4 años, lo que se hace es enseñar a los niños los trazos básicos de las letras (líneas curvas, rectas, círculos) y las primeras letras en mayúsculas. Por eso, este aprendizaje va unido al de la lectura, ya que se suele enseñar a los niños a la vez el grafema o letra que el fonema o sonido. De esta forma, se les enseña a identificar y copiar algunas letras empezando, normalmente, por las vocales y su nombre, siempre en mayúsculas, ya que son más sencilla de reconocer y reproducir. Luego, con 5 años, aprenderán ya el alfabeto completo y a escribir palabras sencillas.

Miedos en niños de 4 años

Miedos en niños de 4 años

Los miedos son habituales en los niños pequeños, aunque estos miedos cambian y evolucionan a medida que lo hace el niño. A los 4 años, su imaginación desbordada les juega malas pasadas y, uno de sus mayores miedos, es el temor a los monstruos o personajes imaginarios.


Aunque los niños aprenden a escribir en el colegio, no está de más que desde casa le apoyes y estimules con unos sencillos consejos y ejercicios:


1- Dale lápices y ceras de diferentes tamaños para que se acostumbre a dibujar con todo tipo de materiales y aprenda a coger el lápiz correctamente desde pequeño. Al principio, déjale dibujar libremente para que suelte el trazo y aprenda a mover la mano por el papel.


2- Practica con tu hijo en casa lo mismo que esté haciendo en el colegio. Para ello, debes mantener una comunicación fluida con el profesor para saber qué está haciendo en clase e intentar hacerlo de manera similar para no liar al pequeño.


3- Empieza sobre por las mayúsculas. Puedes dibujárselas en una cartulina grande o una pizarra con diferentes colores y animarle a copiarte debajo. Es buena idea marcarle con un puntito dónde debe comenzar a trazar cada letra y decirle cómo debe hacerla. Por ejemplo, la D es una línea que se empieza de abajo a arriba y, al llegar arriba, se hace medio círculo. Y así con cada una. Cada letra tiene su truquito que el niño aprenderá y recordará a la hora de identificarla y escribirla.


4- Enséñale siempre de manera divertida y didáctica, nunca le obligues a practicar en casa si no quiere, o le parecerá algo aburrido que luego tampoco querrá hacer en clase. Si va a ser peor practicar en casa, entonces no lo hagas. Cada niño responde de una manera a este tipo de estimulación ya aprendizaje, aunque si lo haces de manera divertida y como un juego, seguro que quiere participar.


5- No te adelantes a su desarrollo. Si aún no conoce las vocales o las letras principales, no empieces a enseñarle a escribir sílabas o palabras. Es necesario que fije bien un conocimiento antes de pasar al siguiente.


6- Ten mucha paciencia y nunca le regañes ni te enfades con él, aunque no avance o lo haga muy lentamente. Realmente, cada niño tiene una ventana de desarrollo y aprendizaje y puede que ahora le cueste más, pero con 5 años aprenda todo en un momento. Respeta su ritmo.


7- Pregúntale qué palabras o letras quiere aprender y empieza por ellas para que esté más motivado e ilusionado. Si es algo que le apetece aprender, pondrá mucho más esfuerzo.


8- Apóyate en otros materiales para favorecer su aprendizaje, como cuentos, juegos interactivos, series de televisión, canciones, adivinanzas, puzles, cuadernos de preescritura, etc.


9- Aprovecha cualquier letrero o cartel para jugar con él a averiguar qué letras aparecen o jugar a juegos en los que haya que utilizar las letras para que se conviertan en parte de su rutina. Cuanto más acerques a ellas, más fácil le resultará todo.


10- Una vez se sepa todas las letras, probad a escribir cuentos, listas, canciones o lo que se os ocurra para que practique a menudo.


11- Alaba todos sus progresos y muéstrate orgulloso de cada avance y paso que da para que se sienta feliz y motivado a continuar aprendiendo. Y no le corrijas constantemente o se bloqueará y frustrará enseguida. Debes indicarle cómo hacerlo bien, pero sin comentar sus fallos todo el tiempo.


12- Enséñale a coger el lápiz correctamente para que le resulte más sencillo: con el dedo índice situado cerca de la punta y el pulgar por debajo de este; el corazón debe servir de apoyo en el medio y el resto dedos doblados hacia dentro.


13- Cualquier acercamiento al texto escrito es bueno, así que no te olvides de leerle libros o dejar que los lea él solo e impulsar en él el amor por la lectura.


14- No te preocupes de momento por las faltas de ortografía ni la caligrafía, eso llegará cuando sea mayor y ya sepa escribir todas las letras, palabras y textos sencillos. 


Fuente:

Fundación Rubio.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×