¿Qué hace a los niños japoneses tan independientes?

¿Qué hace a los niños japoneses tan independientes?
comparte

La respuesta es sencilla: la independencia que se les da. Uno de los ejemplos es que, en Japón, es común que los niños a partir de 4 años vayan y vuelvan solos o en pequeños grupos con otros niños, sin adultos, al colegio. Una costumbre que, en la mayoría de países occidentales, consideramos impensable.

Un reciente documental titulado Japan’s Independent Kids recogía una costumbre común en la sociedad japonesa: niños yendo desde pequeños solos al colegio o a hacer recados. Es una imagen común en Japón: niños solos o en pequeños grupos en el metro, autobuses, con su mochila a la espalda y de camino a su escuela.

 

Desde pequeños, a los niños japoneses se les da la independencia de que sean autónomos para recorrer el camino al colegio. En algunos casos a unas pocas calles andando, en otros, usando el transporte público por sí mismos. De hecho, para los niños más pequeños es común la existencia de puntos asignados en el vecindario en el que se reúnen varios niños para ir juntos al colegio.

 

En todos los casos el denominador común está claro: la supervisión adulta no está presente. Como explica una de las madres que aparecen en el documental, refiriéndose a su hija de siete años yendo por sí misma al colegio en metro: “Sus padres no estarán siempre con ella así que tiene que aprender a resolver cosas por sí misma”.

¿Qué hacemos con los niños durante las fiestas?

¿Qué hacemos con los niños durante las fiestas?

Llegan las vacaciones navideñas y cada vez es más difícil saber qué hacer con los niños, ya que ellos tienen dos semanas sin colegio, pero la mayoría de los padres apenas si tienen un par de días de vacaciones, por lo que es imposible cuidarlos. Las nuevas necesidades, tras la incorporación de la mujer al trabajo, han hecho que cada vez sean más los colegios que abren en las fiestas y los centros que organizan campamentos y talleres infantiles para cuidar de los niños durante la jornada de trabajo

 

En los estándares que tenemos en occidente, en cambio, es común que el padre o la madre acompañe y recoja a los niños del colegio hasta el inicio de la pubertad y adolescencia. Especialmente si no vive muy cerca. De hecho, la imagen de una pequeña de siete años sola en el metro seguro que nos extrañaría a la mayoría.

 

No cabe duda de que, entre las múltiples decisiones que hay que realizar como madre o padre, una de ellas es “ir soltando cuerda” con tu pequeño; ir dejándole moverse por el mundo, equivocarse, aprender…algo básico para que los niños aprendan una importante cualidad: la resiliencia.

 

Como nos decía la psicóloga Silvia Álava en esta entrevista, hay que dejar a los niños hacer aquello para lo que están preparados para dejarles adquirir autonomía, herramientas y recursos.

 

Y vosotros, ¿dejaríais a vuestro hijo de siete años viajar solo en el metro?

 

Imagen: SBS Australia. The Feed


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar