×
  • Buscar
Publicidad

Niños que hablan en tercera persona de sí mismos

Niños que hablan en tercera persona de sí mismos

Entre el año y medio y los 3 años es normal que el niño hable de sí mismo en tercera persona, pero pasada esta edad puede ser un síntoma de otros problemas neurológicos como autismo, ecolalia o psicosis.

Publicidad

Cuando los niños están aprendiendo a hablar, entre los 18 meses y los 2 años, es habitual que muchas veces se refieran a sí mismos por su nombre o que hablen de sí mismos en tercera persona. Por ejemplo, “Paula va a comer” en lugar de “Yo voy a comer”. Además, lo normal es que lo hagan de esta forma, empleando su nombre propio.


Esta peculiaridad, normal en niños de esta edad, puede durar incluso hasta los 3 años, ya que el desarrollo del habla y del lenguaje no se produce de la misma manera en todos los niños, y algunos empiezan a hablar antes y lo hacen mejor que otros.


Sin embargo, pasados los 3 años hablar de sí mismo en tercera persona puede ser una señal de un trastorno neurológico o del habla, por lo que deberás tener en cuenta otras señales para valorar si tu hijo tiene alguno de estos problemas o no:


Autismo


Es un trastorno neuropsiquiátrico que se diagnostica en torno a los 3 años ya que es cuando los síntomas se vuelven más notorios:


 - Alteración del desarrollo de la interacción social recíproca: al niño le cuesta relacionarse e interaccionar con los demás, aunque la severidad de este síntoma dependerá del grado de autismo que presente el pequeño. Algunos se aíslan totalmente y rechazan todo contacto, mientras que otros solo se muestran un poco más extraños que los demás (Síndrome de Asperger).

No te puedes perder ...

Mamá se vuelve a casar

Mamá se vuelve a casar

¿Cómo te sentirías si tuvieras 5 años y al llegar a casa tu madre te dijera “Cariño, este va a ser tu nuevo papá”? Esto se preguntan muchos padres cuando deciden iniciar una nueva relación de pareja y se plantean cómo presentar a sus hijos a la nueva persona que va a formar parte de su vida.

Y tambien:


- Alteración de la comunicación verbal y no-verbal: de igual modo, el lenguaje del niño dependerá del grado de autismo que presente. Algunos niños no son capaces de hablar ni de desarrollar ningún tipo de lenguaje, mientras que otros hablan perfectamente aunque presentan ecolalia, inventan palabras o hablan de sí mismos en tercera persona. Además, muchas veces les cuesta entender el lenguaje corporal y gestual.


- Repertorio restringido de intereses y comportamientos: su imaginación está restringida, por lo que les cuesta entender las emociones e intenciones de los demás. No suelen tener empatía, su conducta es repetitiva y los cambios les asustan.


No hay un tratamiento para el autismo, aunque hay muchas terapias que, combinadas, mejoran la calidad de vida del niño, aunque esto también dependerá del grado de autismo. Muchos niños tienen una vida normal, mientras que otros dependen totalmente de sus padres.


Ecolalia


La ecolalia es la repetición de palabras inmediatamente después de escucharlas. Estas repeticiones pueden darse con frases, palabras o palabras incompletas.


Este síntoma se da en los niños de manera natural mientras están aprendiendo a hablar, pero pasados los 3 años es síntoma de autismo, síndrome de Tourette u otras condiciones psicopatológicas.

 

Existen dos tipos de ecolalia, la inmediata, que es la repetición instantánea, y la retardada, que puede presentarse hasta mucho tiempo después de escuchar una frase.


La ecolalia puede mejorar con la ayuda de un logopeda, aunque dependerá de la causa concreta de este trastorno.


Psicosis


La psicosis en la infancia no es muy común, se cree que solo entre el 0,1% y el 1% de los menores de 10 años padece este trastorno.


Los primeros síntomas aparecen alrededor de los 3 años, y muchas veces se confunden con los síntomas de la esquizofrenia, el autismo u otros trastornos específicos del desarrollo. Aunque los síntomas pueden variar de un niño a otro, los más habituales son:


- Tener percepciones o experiencias sensoriales fuera de lo común.


- Percibir cosas que no existen o sospechar de todo.


- No reconocer su identidad propia ni diferenciarse de otras personas, lo que se puede manifestar hablando de sí mismo en tercera persona.


- Presentar trastornos del lenguaje pasados los 5 años, especialmente distorsiones, ecolalia e inversiones pronominales.


- Tener una gran resistencia a los cambios, les cuesta adaptarse a nuevas personas y situaciones.


- Preocupación excesiva por algunos objetos.


- Problemas en las relaciones sociales. Suelen ser niños que se aíslan del mundo, muy tímidos y que responden solo a frases cortas y concretas.


- Presentar manierismos, torpeza en los movimientos o adquirir tarde algunas habilidades motoras.


En este caso, el tratamiento sería la terapia psicosocial combinada con el uso de medicamentos antipsicóticos.


Fecha de actualización: 04-04-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.