×
  • Buscar
Publicidad

Los beneficios del juego

Los beneficios del juego

En una sociedad en la que los niños se hacen “adultos” cada vez más pronto y abandonan el juego infantil, todos los expertos señalan la importancia de evitar el abandono prematuro del juego por sus ventajas para el desarrollo físico, mental y social

Publicidad

Indice

Abandono prematuro del juego con juguetes

Los miembros del Observatorio del Juego Infantil (OJI) ponen de relieve que la mayoría de niños de 9 años abandona el juego y que la población infantil dedica menos del 20% de su tiempo a jugar.

En el estudio “Juego y Familia”, Petra Mª Pérez Alonso-Geta, Catedrática de la Universidad de Valencia y miembro del OJI, pone de manifiesto que “la cantidad de juego de los niños en España es claramente insuficiente, cada vez empiezan a jugar más temprano (entre los 3 y 5 años) con dispositivos electrónicos y más de un tercio juega solo”. Y considera que el descenso de oportunidades de juego entre iguales impide que los niños desarrollen competencias esenciales para su futuro como adultos.

“Los niños necesitan jugar con otros niños para su desarrollo integral y no sólo para divertirse como manifiestan los padres (78,7%) porque el juego socializado es el que permite mayor desarrollo de sus competencias emocionales y sociales” explica Petra Mª Pérez Alonso-Geta. El bajo índice de juego infantil en España se debe al estilo de vida de las familias españolas influida por el avance de la cultura urbana, con hijos únicos o de edades distantes, que supeditan el juego a las actividades extraescolares y en cuyo entorno se han reducido tanto los espacios de juego como los amigos y vecinos de la misma edad para jugar.

No te puedes perder ...

Cardiopatías congénitas: la lucha de los corazones con cicatrices

Cardiopatías congénitas: la lucha de los corazones con cicatrices

Las cardiopatías congénitas son una asignatura pendiente para la sociedad. Apenas se conocen ni se oye hablar de ellas, pero los datos nos hablan de una media de ocho niños afectados por cada mil nacidos vivos. Y, aunque hoy en día gracias a los avances médicos los porcentajes de supervivencia rozan el 95%, sigue siendo imprescindible el apoyo social y el desarrollo de cauces que mejoren la situación de los niños enfermos y de sus familiares.

Y tambien:

Asimismo, los resultados del estudio Juegorama 2011, del pasado noviembre, también indican que los niños españoles dedican sólo el 20% de su tiempo a la alimentación, a las actividades extraescolares, a ver la televisión y al juego, entre otros; mientras que el 50% del tiempo duermen y el 30% están en la escuela. Por su parte, el estudio “La marca en el sector del juguete” realizado por la consultora PAC Research & Education, revela que el juguete es el rey entre los niños hasta los 7 años. A partir de  esta edad, se reduce su presencia a favor de la electrónica (53%) y el juego físico con los deportes (25%), y se produce un abandono prematuro del juego con juguetes a los 9 años.

En cuanto a juguetes, los más usados por los niños españoles son los juegos de mesa y sociedad, bicicletas y puzles, y rompecabezas. Por sexo, puntúan más las niñas en peluches, muñecas bebé y muñecas maniquí. Los chicos, en los juegos electrónicos.

El juego es un derecho universal de los niños, y está en nuestras manos reconocerlo y garantizarlo. Por eso, España lanzó el Plan Nacional de la Infancia y la Juventud (2006-2009), que la ONU valoró positivamente pero consideró insuficiente. Ahora, ha impulsado un nuevo plan para que escuelas y familia amplíen sus espacios, tiempos y recursos dedicados al juego.

 

La importancia de jugar

Imma Marín, miembro del OJI y Presidenta de IPA España, señala que “jugar es un derecho, fundamentalmente porque la vida infantil no puede concebirse sin juego. Es una de las fuentes más importantes de progreso y aprendizaje a lo largo de toda la vida, y de una manera especial, en la infancia”. Y, añade que “es un impulso primario y gratuito que nos empuja a descubrir, explorar, dominar y amar el mundo que nos rodea, posibilitando un sano y armonioso crecimiento del cuerpo, la inteligencia, la afectividad, la creatividad y la sociabilidad”.

Además, Marín destaca que “a través de la acción, los niños y niñas exteriorizan sus miedos, angustias y preocupaciones más íntimas. Esto les permite elaborar sus emociones y sentimientos, recreándolas a través de muñecos, animales, monstruos, disfraces… Así inventan historias, ensayan nuevos finales a situaciones penosas, se ponen en la piel de otros o repiten hasta la saciedad situaciones placenteras”.

Otra ventaja del juego tradicional, sobre todo al aire libre, es que ayuda a disminuir los problemas de peso, tan frecuentes entre nuestra población infantil. Por eso, es necesario recuperar algunos juegos tradicionales que promueven la actividad física de una forma divertida y que minimizan el sedentarismo de los pequeños. Las canicas, la peonza, las chapas, el pilla-pilla, el escondite, entre otros juegos de siempre, son propuestas que invitan a salir a la calle con el buen tiempo, y que además educan físicamente. El niño, sin ser consciente de ello, corre, salta o camina, es decir, se mantiene activo.


Te puede interesar:

Conocer el percentil del bebé por meses, tanto en talla como peso, permite realizar un control continuo de cómo se está desarrollando en comparación con otros bebés de su misma edad.

Fuente: Observatorio del Juego Infantil. Cayro.

Fecha de actualización: 31-03-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad