La música en los niños

La música en los niños
comparte

La música es una gran herramienta para educar a los niños. Gracias a ella podemos desarrollar en los más pequeños las conexiones neuronales que le prepararán para adquirir, de manera más eficaz y con menos esfuerzo, aprendizajes posteriores. La música permite mejorar aspectos como el lenguaje, la motricidad y la expresión de los sentimientos.

Parece que es una moda el que todos los niños vayan a clases de música o de algún instrumento musical pero es necesario saber que realmente es muy importante para ellos y que tiene sentido.

 

Desde antes de nacer, con la música se consigue desarrollar su cerebro y estimularle. De ahí,  la importancia de ponerles música ya desde que están en la tripa. Además, es bueno ofrecerles diferentes registros, no hay que limitarles. La música clásica es muy rica y aconsejable en las primeras edades y les aporta a los niños armonía, favorece su concentración y les relaja. Sin embargo, no sólo debemos recurrir a este estilo sino que les enriquecemos más cuanta más variedad les ofrezcamos. La música moderna tiene también grandes beneficios para los niños, ya que sus ritmos, frecuencias y tonalidades pueden ser buenos para estimular y relajar.

 

Se ha demostrado científicamente que la música es una buena ayuda en niños prematuros, ya que sus ondas sonoras ayudan a compensar la presión sanguínea, alivian tensiones musculares y favorecen el buen funcionamiento del sistema inmunitario. 

 

Además, la formación musical aporta beneficios para fomentar la escritura, lectura, matemáticas y el habla de diferentes lenguas.

 

Contamos con una gran ventaja con la música: la motivación. A todos los niños les encanta; por tanto, les resulta atractiva y tienen ganas de enfrentarse a cualquier actividad musical. Por esto, se puede utilizar la audición musical como herramienta. Gracias a ello, no sólo tendrán un desarrollo cognitivo sino que, además, desarrollaremos en ellos una gran sensibilidad. Aprenden a disfrutar de las cosas que son bellas por sí mismas sin necesidad de más, aprenden a valorar una buena composición y a apreciar lo bello.

 

También, se puede enseñar a que reproduzcan o creen música. Aquí, entra a formar parte del juego y a desarrollarse una gran cantidad de capacidades: desde la creatividad, lógica, relación, lenguaje, expresión corporal, coordinación… hasta la comunicación del cuerpo por medio de la música.

 

No se pueden olvidar los grandes logros que se obtienen por medio de la música en la educación en valores. Aprender a tocar un instrumento musical es mucho más que llegar a ser un buen músico o un excelente pianista, violinista… Es crecer y hacerse persona gracias a ello.

 

Virtudes que se pueden potenciar en el aprendizaje de un instrumento musical:

 

-          Educación en el esfuerzo: como cualquier aprendizaje el tocar un instrumento musical requiere mucho esfuerzo por parte del alumno. No siempre sale todo a la primera y hay que repetirlo, volverlo a intentar hasta que se logra el objetivo. Deben aprender a luchar y esforzarse por lograr hacerlo bien.

 

-          Constancia: ningún instrumento musical se puede llegar a tocar si no se practica todos los días. Esto ayuda a que los niños desde pequeños adquieran hábitos diarios y sean personas constantes.

 

-          Fortaleza: aunque les motive mucho y les guste tocar el instrumento que han elegido o ir a clase de música, no todos los días va a ser el mejor plan que tengan. Probablemente les surgirán ideas o propuestas tentadoras y tendrán que saber rechazarlas y hacerse fuertes. Deberán ser responsables y cumplir con su deber.

 

-          Paciencia: la música es fácil disfrutarla pero muy difícil reproducirla. Hay que desarrollar mucha paciencia para aprender a tocar un instrumento musical, no se aprende a tocar en un día.

 

-          Tolerancia a la frustración, afán de superación y crecimiento: por muy bien que se le pueda dar tocar un instrumento musical siempre hay alguna nota más difícil de reproducir o una partitura que se cruza. Pero debemos enseñarles a no tirar la toalla a la primera de cambio, sino ser capaces de tener fuerza e ilusión por superarse y lograr hacerlo bien.

 

Con todos estos aspectos (hay otros muchos que se podrían seguir enumerando), tenemos motivos suficientes para querer que la música forme parte de la vida de nuestros hijos. No olvidemos que lo importante no es que sean buenos músicos, sino que la música les ayude a ser buenas personas.

 

Redacción: María Campo Martínez. Escuelas Infantiles Kimba

Artículos relacionados

Cómo fomentar la creatividad en niños

Cómo fomentar la creatividad en niños

Fomentar la creatividad en los niños desde que nacen les ayuda a expresarse por sí mismos, desarrollar su pensamiento abstracto, resolver problemas, relacionarse mejor con los demás… La clave está... (tipos de musica para estimular la lectoescritura)

Cómo introducir a tu hijo en la música

Cómo introducir a tu hijo en la música

El oído musical es algo que se puede estimular desde la infancia para beneficiarse de los positivos efectos de la música para los niños. Puedes enseñarles desde pequeños a hacer ritmos y jugar con la música.... (importancia de la musica en el desarrollo psicomotor del niño)

¿qué enfermedades de la piel son más comunes en los niños?

¿qué enfermedades de la piel son más comunes en los niños?

Hasta los seis años, la piel de los niños cuenta con un manto protector más débil que el de los adultos, lo que resulta en una piel más sensible y delicada. A esto se suma la exposición con otros niños... (como ayuda la enseñana de algun instrumento musical en el desarrollo psicomotriz del niños)

0 Comentarios

Escribe tu comentario

Para comentar este artículo debes iniciar sesión con tu cuenta o registrarte.

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.