Música para el desarrollo de tus hijos

Música para el desarrollo de tus hijos
comparte

La música no acaba en su poder de amansar a las fieras, sino que también sirve para un mejor desarrollo del niño en su primera etapa vital. La psicóloga infantil María Luisa Ferrerós nos explica qué tipo de música permite un mejor desarrollo del bebé para desarrollar sus capacidades futuras.

Durante los primeros años de vida cada estímulo que llega a las conexiones neurológicas que se están creando es importantísimo y la música, por su carácter multisensorial, puede ser la herramienta perfecta para un buen desarrollo en la primera etapa de vida.

La psicóloga infantil especializada en neuropsicología Maria Luisa Ferrerós defiende la música como parte clave en la infancia ya que, además de los beneficios que aporta en términos intelectuales, verbales y motrices, puede crear vínculos afectivos entre padres e hijos.

En su libro Inteligencia musical, Ferrerós enseña a estimular el desarrollo de los niños por medio de la música aprovechando los beneficios de las frecuencias musicales.

El primer sentido, el oído

En una entrevista concedida, la especialista confirma que, dado que el oído es el primer sentido que se desarrolla –“al cuarto mes de gestación”, apunta-, es importantísimo conocer los beneficios de la música desde los primeros pasos.

“Si llevas la música desde el embarazo, se convierte en algo fundamental, porque va ligada a una experiencia vivida que se une al recuerdo. Sin este estímulo intelectual, el impacto es mucho menor”, asegura.

Cuida la salud visual de tus hijos

Cuida la salud visual de tus hijos

A pesar de que la vista es uno de los sentidos más importantes para el desarrollo de nuestra vida, el 47% de los padres no toma ninguna precaución para proteger los ojos de sus hijos de la radiación solar, una de las más dañinas para la visión. Además de resguardarnos del sol, hay que llevar a los niños a revisión ocular frecuentemente, ya que de esta manera se pueden detectar a tiempo posibles anomalías en la vista

Desarrollo global

La multisensorialidad de la música provoca que el niño, en su etapa de formación, pueda unir con una única herramienta todas las funciones necesarias para su desarrollo: no sólo sensibilidad, también afectividad e intelectualidad.

“Se ha comprobado que con la música se activan diferentes partes del cerebro según las frecuencias, porque es un estimulante muy potente”, asegura.

Y con esto y el paso del tiempo, el niño puede obtener unos beneficios futuros mucho mejores, ya que podrá solucionar sus posibles problemas “con más música y menos pastillas”.

El papel de los padres

Como en todos los aspectos de los primeros pasos del niño, el papel de los progenitores es fundamental para el desarrollo posterior.

La implicación de los padres es fundamental, pues los pequeños aprenden y crecen en los campos intelectual, emocional y físico en función de la motivación y el cariño que reciban.

La portada del libro de Ferrerós, por tanto, muestra la necesidad de compartir el momento musical con los padres, porque esto también permite conocer los intereses del niño de primera mano y satisfacer sus necesidades de la mejor forma posible.

Y es que no hay un único método de desarrollo por medio de la música, ya que cada niño tiene sus propios biorritmos que demandarán un tipo u otro de frecuencias musicales para cada momento del día y estado anímico.

No todo es música clásica

“La gente que está acostumbrada a escuchar música clásica tiene otro estado de ánimo, es más difícil que entren en depresión porque tienen otros recursos, y este hábito sólo se consigue con una educación en edad infantil”, afirma Ferrerós.

Lejos de caer en el tópico de que la clásica es la única válida para la educación musical, Ferrerós apuesta por todo tipo de música ya que, en su opinión, cada una tiene su propia función.

Por eso apuesta por la música moderna de Queen, Elvis Presley, Michael Jackson o Madonna como “música muy buena y que puede ayudar mucho en la formación del niño”.

Aun así, Ferrerós reconoce que “música como el rock duro o el heavy irrita y fomenta la agresividad y la excitación, por lo que no es nada recomendable para el niño. La música, al igual que puede ayudar, también puede perjudicar”.

No obstante, Ferrerós afirma que la música moderna es clave en la actualidad, pues complementa el desarrollo más analítico de la clásica con la incorporación del aspecto psicomotriz.

“La diferencia de la música moderna es que te hace bailar. Con Mozart no quieres bailar, sino que oírlo te concentra y te hace pensar. La música moderna es muy positiva para los bebés que empiezan a deambular, porque les ayuda a coordinar cuerpo y mente”, concluye.

Una canción, un momento

La psicóloga afirma que lo ideal es combinar todo tipo de música para un desarrollo global y la propia psicóloga explica un posible modelo de educación y desarrollo por medio de la música, detallado por franjas de edad y momentos del día.

Así, el “We are the Champions”, de Queen, es perfecto para transmitir emociones y motivar a los niños a realizar cosas, mientras que “Love me tender” de Elvis Presley es ideal para momentos de relajación.

 

 


Fuente:

Ferrerós, Mª Luisa (2008), Inteligencia musical, Barcelona, Libros Cúpula. 

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×