¿El estirón del verano es real?

¿El estirón del verano es real?
comparte

Seguro que has oído muchas veces que, durante el verano, los niños pegan un estirón y, al volver al cole en septiembre, han crecido más en dos meses que en los 6 meses últimos del curso escolar. ¿Es esto cierto? ¿En verano los niños pegan un estirón?

El crecimiento de los bebés y los niños pequeños no es lineal. Así, en los primeros 3 meses de vida duplican su peso y crecen unos 18 cm, mientras que en los 6 meses siguientes tanto el peso como la talla se ralentizan ligeramente. Después, el niño sigue creciendo bastante hasta los 3 años de vida, pero, desde esta edad hasta la pubertad, apenas crecen 5 o 6 centímetros al año. Y, de nuevo, llega el estirón de la pubertad, en el que pueden crecer hasta 12 centímetros en un año.


Por supuesto, la talla final de un niño o niña depende de muchos factores, aunque el principal es la genética. Si sus padres son altos, lo normal es que él también lo sea. El sexo, la raza, la alimentación, el ejercicio, los hábitos de vida, las enfermedades sufridas e incluso el afecto influyen también en la altura final de una persona.


En cuanto a los picos de crecimiento asociados a la fiebre o el verano… ¿son reales o solo un mito? Para empezar, la percepción que tenemos puede llevarnos a creer que es totalmente cierto. Así, tras varios meses de pantalones cortos y faldas, llega la hora de volver a ponerle el uniforme o los pantalones largos y nos damos cuenta de que le quedan pequeños. Y nos da la sensación de que el niño ha crecido mucho en solo 3 meses, pero es posible que sea solo eso, una percepción porque llevamos mucho tiempo sin usar esa ropa que, durante el curso, se usa a diario, por lo que los cambios se notan menos.

No te puedes perder ...

¿Qué influye en la duración del parto?

¿Qué influye en la duración del parto?

Aún se desconoce con exactitud qué es lo que desencadena un parto, pero lo que está claro es que el organismo de una mujer embarazada sabe, de alguna manera, cuándo el bebé está listo para vivir fuera del útero y pone en marcha una serie de mecanismos que permiten el nacimiento del niño. Se inicia así el trabajo del parto.  


Sin embargo, los cambios que se producen en estas épocas son muy leves, los niños no crecen de repente 5 o 6 centímetros en unos meses como puede pasar en la pubertad, pero sí se puede producir un incremento un poco superior a los meses previos debido a varios factores:


1- El mayor tiempo de ejercicio y actividad física. En verano, en general, los niños hacen mucho más deporte y actividades físicas al ir a la playa, la piscina, correr por el campo, etc. Y está demostrado que el ejercicio físico contribuye al crecimiento.


2- Cambios en la alimentación. Hay investigaciones que afirman que durante el verano los niños suelen engordar más debido al desorden en las rutinas que se siguen en estos meses, lo que hace que se coma a diferentes horas y, muchas veces, alimentos con más grasa y menos sanos como snacks salados, helados, etc.


3- El calor. Diversos estudios y expertos afirman que el calor influye en el crecimiento de un niño y que la velocidad de crecimiento se acelera ligeramente en primavera y verano, y disminuye en los meses de frío. Además, la luz solar nos ayuda a sintetizar la vitamina D, esencial para el crecimiento y salud de los huesos, lo que podría explicar, al menos en parte, este estirón veraniego. De hecho, hay estudios que demuestran que las personas que viven en zonas más cálidas y tienen más horas de luz y de sol tienen los huesos de las piernas y de los brazos más largos.


4- El descanso. Dormir y descansar adecuadamente estimula la hormona del crecimiento (seguro que has oído muchas veces a tu madre decir que durmiendo se engorda y se crece), lo cual puede favorecer ese estirón que se produce en verano, ya que, durante las vacaciones, los niños suelen dormir más horas, incluso siesta, y estar más descansados.


Por lo tanto, es cierto en parte que, durante estos meses de calor, tu hijo puede dar un pequeño estirón y crecer más que durante el invierno, pero estamos hablando de variaciones muy pequeñas ya que los grandes picos de crecimiento se dan antes de los 3 años y en la pubertad. Así que es posible que tu hijo haya crecido un poco más tras el verano, pero también que la gente te lo diga más porque lleva tiempo sin verle o que te dé esa sensación porque le intentas poner ropa que lleva meses sin usar.


Respecto a si los niños crecen cuando están malos o tienen fiebre, es cierto que los procesos febriles estimulan la hormona del crecimiento en fases de desarrollo y, por eso, tras haber estado enfermos, los pequeños pueden haber aumentado un poco su talla. Pero esto solo pasa en enfermedades puntuales que duran poco, como un resfriado, no si el niño tiene enfermedades más graves o crónicas.


En definitiva, lo importante para que tu hijo alcance su talla final, determinada por su herencia genética, es proporcionarle una alimentación sana, descanso, ejercicio físico regular y mucho amor.


Fuentes:

Blog EnFamilia de la AEP: "Crecimiento en los niños", https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/crecimiento-en-ninos

Moreno, Basilio (1996), Retrasos del Crecimiento, Madrid, Díaz de Santos. 

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>