×
  • Buscar
Publicidad

Consejos para enseñar a tu hijo a cuidar su cuerpo

Consejos para enseñar a tu hijo a cuidar su cuerpo

Enseñarle respeto a tu hijo no se trata solo de enseñarlo de cara a los demás. Los niños deben aprender a respetarse a sí mismos y a sus cuerpos. Cuidarse no solo es cuidarse físicamente, hay otros aspectos que muchas veces hasta los adultos descuidamos. 

Publicidad

¿Los hábitos que tiene ahora mi hijo marcarán alguna diferencia en la edad adulta?

 

Es indudable que los hábitos que sigue un niño tendrán sus consecuencias en la edad adulta. Alrededor del 65% de las muertes en personas adultas son causados por cardiopatías, cáncer y accidentes cerebrovasculares. Muchas conductas pueden causar estas enfermedades que empiezan a temprana edad, pero que, por supuesto, se podrían prevenir.

 

¿Y a corto plazo?

 

Las principales causas de muerte en niños, adolescentes y jóvenes adultos son enfermedades congénitas, accidentes de tránsito, lesiones no intencionadas, homicidios o suicidios. A estas edades el cáncer y las enfermedades cardíacas no son muy comunes pero lo cierto es que los malos hábitos sí pueden afectar al niño a corto plazo y aparecer, por tanto, obesidad, dependencia (tecnologías, alcohol, drogas, etc.), infecciones de transmisión sexual, etc.

 

¿Cómo le enseño a cuidarse físicamente?

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Enseñar a cuidar su cuerpo es lo más fácil, lo más obvio. Para ello los padres deberán recalcarles lo importante que es:

 

-ejercitarse con regularidad: es importante realizar actividad física diaria, sobre todo en el caso de los adolescentes. Algunos expertos recomiendan como mínimo sesenta minutos de ejercicio diarios en ejercicios físicos de intensidad moderada a vigorosa.

-seguir una dieta saludable: enseñar la importancia que esta tiene para su crecimiento y desarrollo. La importancia de la fruta, vegetales, cereales integrales, etc. También es importante realizar todas las comidas del día y crear un horario para esto.

-mantener un peso saludable: los niños y adolescentes con obesidad tienen más probabilidades que los demás en ser también obesos en la edad adulta. Además, tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades crónicas, depresión y de sufrir acoso escolar.

-dormir lo suficiente: los niños y adolescentes necesitan entre 9 horas y 9 horas y media de sueño por noche. Dormir menos que esto reduce la concentración y el rendimiento escolar.

-cumplir con el calendario de vacunación: es importante la vacunación anual de la gripe. También es muy importante la vacuna del Virus del Papiloma Humano (VPH) que puede prevenir también el cáncer de cuello uterino.

-cepillarse los dientes y usar hilo dental: enseñarle esto desde que son pequeños es vital porque si se convierte en un hábito a temprana edad se pueden prevenir problemas dentales y gingivales en la adultez.

-usar protección solar: quemarse en la niñez o en la adolescencia, aunque sea sólo una vez, incrementa las posibilidades de padecer cáncer de piel de adulto.

-no escuchar música demasiado alta: esto puede conllevar a problemas de audición irreversibles.

-darse un baño o ducha diaria: es fundamental para el cuidado del aspecto físico al igual que lavarse el cabello.

-mantener una buena postura corporal: los niños deben aprender a sentarse correctamente en las sillas y a coger peso flexionando las rodillas.

-llevar un peso adecuado en la mochila: los padres deben enseñarle cuáles son las mejores opciones de mochila (tiras anchas, acolchadas y con ajustes firmes) y a cómo llevarla (por encima de la cintura y siempre colgada sobre ambos hombros para repartir el peso a partes iguales).

-cuidar de sus propias heridas: enseñarle dónde está el botiquín y los cuidados básicos para una herida que no sea muy grave.

-beber agua: el 70 % de nuestro cuerpo es agua. Su cuerpo necesita de este líquido para eliminar toxinas e hidratarse adecuadamente.

-lavarse las manos con frecuencia: así se evitarán las transmisiones de enfermedades infecciosas.

 

¿Cómo le enseño a mi hijo a cuidar su mente?

 

Esto es algo más complejo, pero con los siguientes consejos tendrás por donde comenzar:

 

-aprender a manejar el estrés: como el estrés es algo inevitable hay que enseñarles a manejarlo. Así el niño aprenderá a mantener la calma y a no bloquearse en situaciones demasiado estresantes.

-estudiar y tener buen rendimiento en el colegio: existe un vínculo muy cercano entre salud y éxito académico.

-tratar de mantener una buena relación materno y paternofilial: enseñarles que deben querer lo mejor los unos para los otros. Analizar para que entiendan el porqué de las reglas que se le imponen.

-enseñarle la importancia del equilibrio entre la escuela, el trabajo y la vida social.

-no intentar abarcar demasiado, limitaremos a los niños a las actividades más importantes para dedicarse a ellas de lleno. Exigirse demasiado a uno mismo puede producir frustración, estrés o agotamiento.

 

¿Cómo enseñarle a mi hijo a cuidar de su salud emocional?

 

Este es, quizás, el punto más complicado. Algunos de los consejos para enseñarle a tu hijo a cuidar de su salud emocional son los siguientes:

 

-indicarle los signos de enfermedades mentales como son la ansiedad, la depresión, el cansancio excesivo, la pérdida de la autoestima, la pérdida del interés de las cosas que antes le interesaban, la pérdida del apetito, los aumentos o las pérdidas de peso repentinas y los cambios extraños de la personalidad.

-buscar ayuda si algo le preocupa. No tiene que dar por sentado que sus sentimientos o pensamientos negativos son siempre parte de la adolescencia.

-enseñarle a no tener miedo y a pedir ayuda en caso de que sea necesario, que siempre hay alguien con quién hablar, pero que si no quiere hablar de algo con los propios padres tiene otras opciones a las que recurrir (un profesor, por ejemplo, u otro familiar) y que siempre sea una persona adulta. Si está muy triste y piensa en hacerse daño lo ideal es pedir ayuda inmediatamente.

-aceptarse a uno mismo: si tiene algún problema o complejo que hable con alguien al respecto. En este punto no es necesario que sea un adulto, hablar con un amigo puede ser muy útil.

-no permitir el acoso: debemos enseñarle a no hostigar a otros niños y a pedir ayuda si es él el que está sufriéndolo por parte de otros. Darte también la importancia que merece al acoso en Internet o por teléfono.

 

¿Qué hay de la salud conductual?

 

Cuidar la seguridad propia y seguridad conductual siguiendo estas conductas:

 

-evitar el consumo o el abuso de sustancias. Aquí entra el alcohol, las drogas, los medicamentos con receta de otras personas y el tabaco (y sus variantes). Los padres tendrán que recordar que son un espejo para sus hijos.

-conducir de manera responsable: los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte en adolescentes. Hay que darle importancia, por tanto, al cinturón, al casco y a no subirse a un automóvil si el conductor ha bebido.

-alejarse de la violencia.

-si decide practicar sexo que sea de forma segura.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.