¿A partir de qué edad los niños pueden jugar con plastilina?

¿A partir de qué edad los niños pueden jugar con plastilina?
comparte

La plastilina es un material plástico empleado para moldear. Esta es de colores variados, está compuesta de sales de calcio, vaselina, y otros compuestos como el ácido esteárico, que es un ácido graso saturado de dieciocho átomos de carbono presente en aceites, y grasas animales y vegetales. Y sí, es apta para que jueguen los niños con ella, pero hay que tener en cuenta una serie de aspectos importantes antes de dejarles jugar con ella. ¿Sabéis a qué edad podrían comenzar a jugar con plastilina? Te lo contamos.

Actualmente, la plastilina la podemos utilizar para desarrollar la motricidad fina (o incluso hacer las manos más capaces en el caso de agilidad), aunque esto se hace en los niños menores de doce años. A partir de los dos o tres años será cuando ya los bebés comiencen a desarrollar el sentido del equilibrio y a mejorar la destreza manual, motivo por el cual en estos momentos lo más adecuado será jugar con construcciones de plástico o madera, puzles, pinturas, instrumentos musicales y también con plastilina, pero no antes.


Es decir, que entre los dos y los cuatro años ya es una edad adecuada para que los niños jueguen con la plastilina porque jugar con este material no solamente les divierte y estimula su creatividad, sino que también mejora su capacidad para concentrarse, facilita sus procesos de lectoescritura, les permite fijarse metas a corto y largo plazo y además les tranquiliza. Ablandar y moldear la plastilina, mezclarla con otras y hacer pequeñas piezas hasta crear mundos de plastilina contribuye significativamente a su desarrollo, aunque siempre contando con la supervisión de al menos un adulto.

No te puedes perder ...

¿A partir de qué edad los niños pueden hacer yoga?

¿A partir de qué edad los niños pueden hacer yoga?

A medida que los niños van creciendo, los padres buscan actividades para sus hijos que, además de divertirles, tengan beneficios positivos para su desarrollo físico y psíquico y para su salud. El yoga para niños puede ser una buena opción para unir juego con relajación, concentración y equilibrio.


Para algunos expertos, por ejemplo, “la plastilina es un material con el que los niños tienen contacto directo e inmediato, ya que el hecho de que puedan moldearla como ellos deseen y de forma rápida hace que se desarrolle mucho mejor su sistema propioceptivo, que es el que hace posible que la información que el niño recoge a través de su cuerpo la pueda interiorizar y expresar".


Existen algunos padres y algunas madres que consideran que el desarrollo de su bebé es superior al de, por ejemplo, otros bebés con los que están frecuentemente a lo largo del día, que la utilización de la plastilina no tiene ningún tipo de riesgo para su hijo “ya bastante desarrollado” y que podría utilizarla en cualquier momento sin problema alguno. Sin embargo, por norma general, se recomienda que los menores de tres años, en caso de utilizar plastilina, mejor usen la plastilina casera que es mucho más blanda que la comercial.


¿Cómo se prepara la plastilina casera?


La plastilina casera se puede preparar con harina y agua, se amasa un poco hasta que tenga una buena consistencia para que no se les pegue en las manos a los peques, y posteriormente se le echa un poco de colorante comestible y unas gotas de aceite para que el niño la conozca, la manipule y pueda divertirse con ella. Trabajar además con este tipo de plastilina permite, por ejemplo, a los niños de muy corta edad que se familiaricen con ella, que mejoren su motricidad fina y que los padres y las madres tengan también la oportunidad de mantener con ellos un contacto físico. Por último, sus progenitores deberían también tener en cuenta que, al tratarse de una masa mucho más blanda, pero mucho más compacta que la plastilina comercial, resulta complicado partirla en pedazos pequeños y llevarla a su boca.


Beneficios de jugar con plastilina


Al tratarse de una tarea que permite desarrollar la motricidad fina (al trabajar constantemente con dedos y manos), cuando llegue el momento de iniciar los procesos de lectoescritura los niños van a tener mayor facilidad para manejar los lápices, hacer los trazos de las letras y concentrarse.


La plastilina también resulta beneficiosa al aumentar y desarrollar la creatividad de los niños porque les está dando la oportunidad de hacer cualquier tipo de creación con un material que no es tóxico y, finalmente, esta les brinda la oportunidad de socializar con otros niños al trabajar en grupo porque se ayudan mutuamente, se hacen preguntas, comparten sus avances, aprenden a trabajar en grupo y tienen además la posibilidad de explorar sus capacidades artísticas.


No olvidéis, por último, enseñar siempre a los niños a que después de jugar hay que recoger siempre la plastilina, guardarla para otro día y lavarse correctamente las manos.


Y si preguntan… ¿sabrías decirles quién inventó la plastilina?


Fue Frank Kolb, el dueño de una farmacia en Múnich (Alemania), quien inventó la plastilina en el año 1880. En aquella época industrial la capital alemana era un centro de las artes, y entre los amigos de Kolb había bastantes escultores que se quejaban constantemente de que la arcilla que usaban para moldear sus esculturas se secaba demasiado pronto, y que, en especial en la época de verano, era bastante difícil trabajar con ella. Fue en 1887 cuando Kolb para comercializar su invento lo dio a conocer en Faber-Castell, fábrica de útiles escolares y, además, una de las empresas más antiguas puesto que fue fundada en 1761.


A lo largo de la historia, la plastilina ha tenido muchos usos y, aunque en la actualidad comúnmente es utilizada por los niños para jugar, esta se usa también para la realización de maquetas. En algunos estudios, además, se ha observado que la plastilina podría ser un buen desestresante para niños hiperactivos. La plastilina es utilizada por algunos artistas plásticos contemporáneos como recurso pictórico a modo “pintura” como textura maleable y, en la Segunda Guerra Mundial, los alemanes quisieron sustituir el caucho con este material, pero fue algo que finalmente fracasó.

 

Foto: Freepik.com


Te puede interesar:
Cuanto antes se puedan detectar a los niños con altas capacidades mayores serán las posibilidades de que escuela y familia puedan trabajar en conjunto para facilitar un entorno donde puedan alcanzar su potencial.


Fuentes:

Frank Kolb y Faber Castell http://www.faber-castell.es/

Toxicidad de la plastilina en función de su contenido de Cd, Cr, Pb, Ti, V, Fe y Mn. Posibles riesgos de su uso en educación Preescolar http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1010-29142010000300012

Fecha de actualización: 28-01-2019

Redacción: Ana Ruiz

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>