No quiere probar nuevos alimentos

No quiere probar nuevos alimentos
comparte

La base de una alimentación sana y equilibrada es la variedad. Llevar una dieta variada, en la que quepan todos los grupos de alimentos es asegurar todos los nutrientes necesarios para el adecuado desarrollo y funcionamiento de los órganos del cuerpo.

Ofreciendo al niño diferentes comidas, no sólo con diferentes alimentos, sino con diferentes presentaciones, texturas, etc. le acostumbraremos a probar nuevos sabores y a comer de todo.

 

Los niños hasta alrededor de los seis meses, se alimentan exclusivamente de leche (materna o fórmula), pero a partir de esta edad se recomienda ofrecerles nuevos alimentos, distintos en sabor y consistencia a la leche. Comienza un nuevo camino a explorar por el pequeño: el de la alimentación complementaria. Un camino que en muchos casos puede resultar asombrosamente sencillo y en otros hacerse cuesta arriba. Por ello la introducción de alimentos sólidos (cereales, verduras y frutas) debe hacerse de forma gradual, de manera que el niño vaya asimilando poco a poco los sabores, olores y texturas. Muchos bebés se negarán a comerlos o ni siquiera probarlos. Es normal, y si el niño crece y engorda de forma correcta no debe alarmarnos. Durante este tiempo y hasta llegar al primer año de edad la leche materna le aporta prácticamente todo lo que su cuerpo necesita, con la alimentación sólida simplemente trataremos de acostumbrarle a los nuevos sabores de una dieta variada, necesaria cuando crezca. A esta edad, darle trocitos de comida para que juegue con sus manitas y empiece a experimentar será muy útil para dar el paso definitivo a la alimentación sólida.

 

Es importante, por lo tanto, que desde pequeños se habitúen a comer de todo, teniendo en cuenta que es totalmente normal que, especialmente al principio, rechacen los alimentos nuevos. Ante esto: paciencia y perseverancia.

 

Algunos consejos:

 

- Da ejemplo. No es un secreto que los niños actúan por imitación. Si os ve comer querrá hacer lo mismo. Además le servirá para saber cómo se come lo que tiene en el plato. Ver a otros niños comiéndolo también le ayudará.

 

- Prepara un mismo alimento de distintas formas y de manera atractiva para los ojos de los más pequeños.

 

- No es necesario que coma o le guste todo, pero sí que coma de todos los grupos alimentarios. No comer nunca determinados alimentos no tiene por qué afectar a su salud, privarle de un grupo entero sí puede acarrear consecuencias negativas. Por lo tanto si no le gustan las judías verdes, puede que prefiera el pimiento o la lechuga o tal vez no le guste la carne de cerdo pero sí coma la de conejo.

 

Edúcale y hazle saber los beneficios de una dieta variada. Un niño puede estar comiendo todos los grupos alimentarios pero consumir una variedad muy restringida de alimentos. Esto no tienen por qué ser prejudicial nutricionalmente para su salud, pero está perdiéndose muchos sabores y oportunidades para disfrutar de la comida. Igualmente cuantos más alimentos distintos consuma más probabilidades de obtener todos los nutrientes tendrá.

 

- La hora de la comida debe ser un momento de relajación y disfrute, no un campo de batalla. No fuerces al niño a comer si no quiere o no le gusta la comida, pero tampoco cedas a sus exigencias, por temor a que no coma nada. Pídele que al menos pruebe una cucharada y si no le gusta lo deje.

 

- Ármate de paciencia. A los niños a veces les cuesta asimilar un nuevo sabor a la primera. Si es así, no desesperes, retíraselo sin regañarle y ofréceselo pasada una semana. ¡Prepárate a ofrecérsela 10 o 20 veces!

 

Cambia la presentación de un alimento que rechazó para comprobar que es el sabor y no la textura o la apariencia lo que le desagrada.

 

- Déjale comer todo aquello que por iniciativa propia desee probar (siempre que no sea peligroso, obviamente).

 

- Permite que te ayude en la preparación de la comida, implícale tanto durante la cocina como en la compra.

 

- No le des a probar varios sabores nuevos a la vez.

 

- Comer en la mesa junto a los adultos contribuye a que los niños aprendan a comer de todo, ya que copian los patrones de los mayores.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar